Mujer iroqués

miércoles, 20 de octubre de 2021

INTENTANDO PENSAR

Por casualidad, por una desgraciada casualidad. lo que escribo hoy enlaza con lo que publiqué hace un par de semanas.

La tragedia que hemos vivido la pasada semana fue tan inesperada, y nos pareció tan... injusta, tan incongruente, que apenas tuvimos espacio para reaccionar. Ahora, unos días después, soy capaz de mirar hacia ese momento, entender alguna de mis reacciones y analizar su razón de ser.

Del momento de recibir la noticia, sólo soy capaz de recordar el mazazo, la incredulidad. La sensación de que tiene que ser un error, que no es posible. Que, por espantosa que sea esa esperanza, seguramente hay un equívoco en los nombres y no es ella sino su madre quien ha muerto.

Y el frío, helador, por todo mi cuerpo al comprender que no hay ningún error.

Tras ello, la inmediata necesidad de comunicárselo a las personas que deben saberlo, fuera de hermanos y hermanas. Y ahí es cuando puedo hacer mi primer análisis. De inmediato acuden tres nombres a mi mente. Una de ellas está conmigo, la otra está lejos. Telefoneo y se lo explico, apenas soy capaz de hablar pero lo logro, y ella me tranquiliza, detiene mi primer impulso, que es correr, y me recuerda, no puedes hacer nada, permanece ahí con ella, te cuidará. Y mientras me lo dice sé que la tercera persona, nuestro hijo, la cuidará a ella, y ella a él. Y comprendo que estamos cuidados.

Me reúno con ella, y en efecto, me cuida, y pese a lo inesperado de todo encuentra las palabras y la forma, y me envuelve. Protegido, puedo dejar que el dolor me inunde. Y respirar. Porque hasta ese momento no he sido consciente de que no estoy respirando, apenas estoy metiendo aire en mi cuerpo

A la mañana siguiente, pienso en los demás nombres, en vosotres, que debéis saberlo, y debéis saberlo de mí, no de otras voces. Y comprendo que sois pocas, muy pocas personas. Nuestra familia, por supuesto, y ocho nombres más. 

Sólo ocho nombres.

Hace años yo no era capaz de establecer un límite, y mi energía se dispersaba en personas que, en realidad, no importaban. Pero ahora miro a esa mañana y sólo hay ocho nombres fuera de la red (y no están fuera, varias de esas personas son tangencias)

Sumando toda la red con esas personas, no llegan a dos docenas. Son los nombres que de verdad cuentan. Los únicas en quienes pensé en ese momento. Parece que, como diría mi otra pareja, por fin he aprendido a distinguir entre lo urgente y lo importante. Que lo que escribí en mi anterior entrada no fue una parrafada vacía. Es real y tiene consecuencias reales.

En una emergencia, sólo vosotres. Fin del análisis.

Pero hay otro análisis, y ese sólo empieza a brotar al regresar, unos días después, hablando juntos en el coche. Cuando comento que lo sucedido es, de alguna forma, antinatural. Que las madres no deberían enterrar a los hijos. Y ella me dice, no, en realidad eso es lo natural, lo antinatural somos nosotros.

Y es verdad. Una verdad que no queremos mirar, pero que está ahí. La muerte no se ajusta a nuestras expectativas. Simplemente sucede. La gente muere, sin importar su edad, su condición o sus sueños. 

Nos parece aberrante que un niño muera, porque hemos aprendido a proteger a los niños de las amenazas más inmediatas. Pero hace menos de 100 años los niños morían por cien causas y se convivía con esa posibilidad. Los cementerios antiguos están llenos de tumbas de niños. Los ataúdes pequeñitos eran habituales.

La muerte de mi padre me devastó porque sentí que mi padre murió joven, pero apenas una generación atrás, llegar a los 60 y tantos en sus condiciones hubiera sido casi un milagro.

Creemos que las cosas así ya no suceden, porque ya no las vemos a diario. Y nos engañamos. Hasta que llega el golpe y nos coge por sorpresa. Y nos forzamos a recordar que somos frágiles, que puede sucedernos a cualquiera, en cualquier momento, en cualquier situación. Nuestro hijo sintió dolor, sí, al conocer la noticia, pero además sintió miedo, al comprender que eso mismo podría sucederme a mí, o a su madre. 

Y yo sumo mi propio miedo: podría sucederle a él. 

Por supuesto que hay circunstancias agravantes. La pobreza, la enfermedad, la inestabilidad... todo eso abre caminos a la muerte, pero la persona más rica, más saludable y más protegida del planeta puede atragantarse con un hueso de albaricoque y morir antes de llegar a pedir auxilio. Puede resbalar en la escalera y matarse al golpear el suelo unos segundos después. Puede desplomarse, y estar muerta antes de tocar el suelo.

No hay nada antinatural en la muerte. Simplemente sucede. Y al fingir que no es así no nos hemos hecho ningún regalo. Al creernos inmortales no vemos qué merece la pena de verdad y qué no la merece, porque pensamos que siempre habrá tiempo para todo. Que no hay diferencias entre lo urgente y lo importante.

No vemos quién importa y quién no importa. 

En mi caso, apenas dos docenas de personas

La próxima vez que nos veamos, os pediré permiso para abrazaros, y, si no os incomoda, os recordaré lo importantes que sois para mí.

Porque podría suceder. La muerte sucede. Y no quisiera que mañana os llegara esa noticia sin haberos dicho, mirándoos a los ojos...

... que os amo

jueves, 7 de octubre de 2021

DESPUES DE MUCHOS AÑOS

Me ha llevado demasiados años llegar a entender esto. Hay una línea de tiza a mi alrededor, irregular. Se adapta a lo que contiene. Las personas que de verdad me importan están dentro de esa línea.

Los que estáis fuera me podéis caer mejor o peor, pero mi tiempo, mi atención y mis energías son limitados, y se los dedico a las personas de dentro de la línea. 

Como digo, me ha llevado años verlo. Años en los que me han parasitado, muchas veces de forma inconsciente, pero eso no hace menos agotador el parasitismo.

También hay quienes lo hacen conscientemente, y afortunadamente he aprendido a cortarlo en cuanto reconozco el patrón.

Eso no significa que mi criterio sea siempre acertado. En los dos sentidos.

A veces alguien a quien he dedicado esos recursos demuestra no merecer ese esfuerzo, y cuando lo comprendo, automáticamente va fuera de la línea.

A veces conozco a alguien que de verdad lo merece, y pasa hacia adentro. Y la línea se redibuja.

Si lo analizo, por paradójico que resulte, las personas que sí merecen la pena, usualmente no son demandantes. Hacen todo lo posible, en la medida de sus posibilidades, por sostenerse a sí mismas, y siempre están dispuestas a compartir, ayudar, apoyar. 

Por el contrario, quienes van para afuera, siempre están tomando, te vacían, y cuando les sacas del círculo se dicen injustamente tratadas. 

Supongo que las sanguijuelas, cuando son arrancadas de la piel, se sienten igual de desdichadas.

Pero la línea de tiza no puede crecer sin más: si entra alguien, no puede ser de forma forzada. Todo debe adaptarse, todo debe encajar. El nuevo dibujo debe ser coherente.

Así que forzosamente habrá gente valiosísima que quedará fuera.

No es justo, pero es lo que hay.

No es metafísica, ni se trata de una idea demasiado original. Pero llegar a este punto me ha llevado una vida

No puedo ni quiero recuperar lo que di inútilmente. Lo di de forma voluntaria.

Pero si puedo centrarme en quienes de verdad me importáis. Y procurar no volver a derrocharme.

Porque no es justo para mí, ni para vosotros, dado que también me cuidáis.

No voy a dar nombres. Quienes estáis dentro, lo sabéis.

viernes, 10 de septiembre de 2021

JARRI POTTER (VI) Un mundo fosilizado


Ya he mencionado que, económicamente, el Mundo Mágico sólo se sostiene gracias a la esclavitud, y eso, históricamente, trae aparejado un estancamiento a todos los niveles. ¿Para qué vas a molestarte en intentar encontrar formas más eficaces o racionales de hacer las cosas, si hay esclavos que se encargan de todo, o si a las malas puedes chapucearlas agitando una varita?

Pues bien, eso también se nota en el aspecto sociocultural. 

La sociedad del mundo mágico es, lisa y llanamente, un asco. Hay algunas familias aristocráticas, celosas de su abolengo y privilegios, ningún tipo de ascensor social (a lo más que aspiran la mayor parte de los magos es a trabajar para el Ministerio de la Magia) y un gobierno vagamente elegido. Porque en ningún momento se habla de sufragio universal, así podemos suponer que el derecho al voto está limitado a determinados estamentos. 

Desde luego los duendes no votan, ni los centauros, ni las gentes del agua, ni los gigantes. Y, si me apuráis, probablemente los enanos banqueros tampoco. lo que me lleva a suponer que sólo votarán los magos de cierto nivel económico, y probablemente sólo los hombres, dado que en ningún momento de la obra se da a entender que las opiniones de las mujeres cuenten para nada. 

El sistema político mantiene a la sociedad mágica en estado de tutelaje, no se acepta ninguna crítica, no hay nada parecido a una prensa independiente (salvo los fanzines magufos como el que dirige el padre de Luna) y no hay un estamento que establezca un equilibrio de poder. Lo que dice el ministro mágico, va a misa, y punto pelota. Y así, basta que el ministro diga que Voldemort no existe y Dumbledore quiere dar un golpe de estado para que toda la prensa siga servilmente esas consignas.

La prensa, si nos atenemos a lo que vemos, vive para el cotilleo, y la carencia de medios de comunicación globales es absoluta. Si algo no sale en el Daily Prophet, nadie se entera jamás de que ha sucedido. Por eso un estafador como Lockarth puede labrarse una reputación insigne, porque no hay forma de comprobar la veracidad de sus afirmaciones.

Tampoco hay un poder judicial independiente. Los juicios son un auto de fe inquisitorial en el que los acusados carecen de derechos y las condenas son absurdas y desproporcionadas. El concepto redención por pena no existe: si eres declarado culpable, a Azkaban de cabeza y allá te pudras.

Eso sí, a la hora de impartir justicia hay una cierta tendencia a hacer recaer el peso de la ley sobre los que no tienen recursos o amistades poderosas. Tras la primera caída de Voldemort, la mayor parte de sus acólitos, todos gente adinerada y con apellidos compuestos, se limitaron a aducir que algún hechizo les había quitado la voluntad y sólo los fanáticos fueron a prisión. El Fue un mago elevado a la enésima potencia*

También tenemos la justicia personalizada de los duelos mágicos, porque quien tiene la razón y la justicia de su parte, mágicamente alcanza la victoria. O puede que en esa sociedad de paniaguados y analfabetos se asuma que quien gana un duelo automáticamente tiene razón y la justicia de su parte porque para eso es el más fuerte. Después de todo los magos no se caracterizan por su solidaridad ni filantropía. Nicolas Flamel descubre la piedra filosofal y ¿se la ofrece a la comunidad, para mejorar la vida de todos los magos? No. Se la queda para ser inmortal él. Los demás se la pelan muy fuerte. Y ojo, se supone que ese mago es de los buenos. La consigna entre los magos es que se jodan los demás.

Lógicamente, esa estructura petrificada no se caracteriza por su dinamismo cultural: tenemos una sociedad con características económicas del medievo, y un barniz de modernidad que se quedó anclado en los primeros años del siglo XX. Los magos, supuestamente, son capaces de crear cualquier cosa, pero ese cualquier cosa siempre acaba siendo algo demasiado parecido a artefactos muggle de esa época: autobuses de aspecto anticuado, trenes de vapor, cámaras fotográficas de las de trípode y magnesio... mágicas, sí, pero claramente anticuadas. Son capaces de simular la tecnología muggle con su magia, pero sólo la más burda y anticuada ¿Un ordenador? ¿un teléfono? ni siquiera serían capaces de entender esos conceptos, no tienen ni las palabras necesarias para intentarlo. 

De hecho, no tienen demasiadas palabras, porque los magos carecen de una cultura propia. Se limitan a tomar algunas cosas aquí y allá de la sociedad muggle, mucho más vibrante y dinámica que la suya, y luego fosilizarse en torno a esos vestigios robados. Por eso vemos algunos ornamentos que nos recuerdan al siglo XVIII (la mayor parte de los cuadros de Joguarts parecen de ese periodo) ciertos detalles de tipo renacentista (esas túnicas solemnes y pomposas que lucen en las grandes ocasiones) y, principalmente, elementos de la vida cotidiana en la Inglaterra (Joguarts) o Francia (BeauxBaton) de los años 20.

¿Porqué los años 20? Porque esa debió ser la última vez que la sociedad mágica estuvo más o menos expuesta al mundo exterior y, una vez cerrado el contacto, sus miembros se han limitado a perpetuar esos detalles superficiales sin criterio, copiando una y otra vez de la copia anterior. Luego, si económicamente la sociedad de los magos parasita a los duendes, culturalmente parasita a los muggles. Cualquier objeto cotidiano de nuestro mundo es visto por los magos como una suerte de rareza asombrosa e inexplicable ¿una bombilla? ¿un objeto que da luz SIN MAGIA? ¡Eso es incomprensible!

Si hablamos de arte el panorama es aún más desolador. Las pocas obras de arte que vemos son refritos del clasicismo o el romanticismo. La escultura de los hermanos mágicos o La Magia es Poder son simples copias del academicismo de finales del XIX. El realismo edulcorado es la máxima aspiración de los artistas mágicos. Su arquitectura tampoco va mucho más allá de comienzos del XX y sus ilustradores, si nos atenemos a lo que vemos en sus libros de texto, no han pasado de lo que hacían los monjes del siglo XII. La música... seamos piadosos y digamos  que Strauss les debe parecer el colmo de la modernidad.

Puede que esa sea una de las razones por las que los media sangre son vistos con recelo. No se trata de que tengan sangre muggle (a la fuerza todas las familias mágicas debieron empezar como muggles) sino de que traen perniciosas influencias del mundo exterior. Hermione, por ejemplo, encabeza una cruzada de una sola persona para liberar a los duendes, y sus esfuerzos nos son presentados por la autora como risibles y patéticos porque quiere cambiar el orden establecido.

Imaginemos el terremoto que supondría en esa burbuja asfixiante la llegada del Punk. Seguramente había una expurgación general y todos los sospechosos acabarían en Azkaban ¿El expresionismo? ANATEMA ¿El neorrealismo italiano? bueno, eso no supondría un peligro porque aún no han descubierto el cine. Si acaso, cuando les proyecten en una sábana el regador regado considerarán que es imposible superar ese alarde narrativo.

Por no haber, NI SIQUIERA TIENEN LITERATURA**. No sabemos que nadie haya publicado una novela, o un poemario. A lo sumo oímos hablar de alguna leyenda antigua, como la de los tres hermanos. ¿Dramaturgos? ¿Teatro? NADA DE NADA. El mundo mágico es un páramo cultural, todo lo que se hace o escribe se centra exclusivamente en la magia. Y sólo en plan, recetas mágicas para hacer crecer las flores. No hay ensayos sobre el sentido de la magia, ni intentos de construir una teoría unificada de los hechizos, para buscar cuales son sus elementos comunes, depurarlos y librarles de toda la parafernalia inútil que les rodea.

Tampoco hay apenas hechizos nuevos. Los estudiantes de joguarts se limitan a memorizar los mismos trucos y recetas que llevan repitiendo generación tras generación. Y, si alguien encuentra algo novedoso, como el encantamiento borra memorias de  Lockarth, se lo queda para su propio provecho (véase lo dicho arriba sobre la insolidaridad de los magos)

Hasta en los temas mágicos los magos viven a remolque de los muggles, ya que todos los hechizos se recitan... en latín. Ni siquiera han sido capaces de crear un vocabulario propio.

En suma tenemos una sociedad petrificada, gobernada por una élite totalitaria y endogámica, poblada de adultos egoístas, crédulos e incapaces de asumir ni una sola responsabilidad social, donde la vida transcurre en la total ignorancia de lo que sucede, no ya en el otro mundo, sino unos cuantos kilómetros más allá, que recicla una y otra vez unos conocimientos heredados y nunca cuestionados ni actualizados, más el escaso brillo cultural que le llega del mundo exterior, dado que no existe ni se incentiva la creatividad***. 

Y no hemos rascado detalles como el racismo hacia las otras especies inteligentes, consideradas de segunda.

¿De verdad esa es vuestra utopía? Pues toda para vosotros.

Yo no sería capaz de vivir en ese agujero. Los agujeros hobbits, al menos, son limpios y decorosos: el agujero del Mundo Mágico, en cambio, huele a cerrado.

* El caso de Bartemius Crouch Jr. es una notable excepción, y aun así su papaíto encontró el modo de sacarle de prisión.

** Salvo que consideremos literatura el montón de mentiras de Lockahrt sobre sus hazañas, claro.

** El epílogo de la ultima novela no da a entender que las cosas hayan cambiado demasiado tras la guerra civil mágica. Simplemente ahora los amigos de Harry están arriba, pero no se nos dice que se haya cambiado el modelo económico, político o social. Ni siquiera que los duendes hayan conseguido algo parecido a unos derechos laborales. El inmovilismo no se cambia agitando una varita mágica, sino con trabajo duro, y eso nunca será el fuerte de los magos.

lunes, 6 de septiembre de 2021

JARRI POTTER (V) Vaya birria de mundo mágico


Como sabéis (y si no lo sabéis, no tenéis más que marcar la etiqueta "Potter") no soy precisamente un gran fan de la obra de la señora Rowling. En su momento disfruté mucho con La Piedra Filosofal pero a partir de ahí mi placer e interés fueron decayendo título tras título y sólo me llegué hasta el final por pura cabezonería. O quizás, confiando en que en algún momento la autora lograría levantar el listón.

Espolier: no lo levantó.

En cualquier caso, me he encontrado muchas veces con potterheads que defienden a capa y espada cada párrafo escrito por su ídola, y es muy divertido ver cómo a medida que señalas las muchas inconsistencias de la obra (empezando por los muy sospechosos criterios de selección del puto sombrero) van aferrándose como pueden a los restos, hasta que sólo les queda el argumento de en cualquier caso Rowling nos regaló un maravilloso mundo de fantasía en el que conviven la magia y la realidad.

Bueno, cómo decirlo suavemente... si los personajes de Jarri y sus amigos son de lo más plano (sobre todo a nivel de encefalograma, con las únicas excepciones de Hermione y Luna) lo de su mundo de ficción es para echarse a llorar. Si el WorldBuilding es el gran valor de esa saga, entonces estamos apañados.

El llamado Mundo Mágico en el que trasncurren la mayor parte de las historias de Jarri parece ser una especie de plano oculto a los muggles mediante una serie de hechizos barrera (como el que permite atravesar o bloquear el andén 9 y 3/4), es decir, hay una parte del mundo que sólo es accesible a los magos, y en la cual viven criaturas como centauros, gigantes, duendes, sirenas, unicornios... etc y en la cual la ciencia muggle no funciona.

Ese punto, por desgracia, chirría mucho. La ciencia no se basa en pronunciar hechizos ni hacer juegos de manos, sino en aplicar las leyes de la física (la química, en esencia, es una rama de la física, que me perdonen mis amigos químicos) así que, si la ciencia no funciona ahí, debería ser porque en ese mundo no se aplican las leyes de la física. Y sin embargo vemos que cosas como la gravedad sí parecen funcionar, luego se trata de un mundo newtoniano ¿no?

Pero vayamos al caso más evidente. Las armas de fuego no funcionan en el mundo mágico. Pues bien, las armas de fuego no son, insisto, artefactos mágicos, sino que funcionan, como su nombre indica, por la combustión de la pólvora. Que yo sepa, si tú le acercas una cerilla en el mundo mágico a un papel, arderá, luego la combustión sí existe. 

Vale, argumentemos que se trata de cerillas y papel mágicos y que en consecuencia arden mágicamente porque patatitas (mágicas) Pues aún así, sigue siendo necesario que en ese mundo haya combustión, porque la respiración, la humana, la animal e incluso la de las plantas, se basa en la combustión (la oxidación no es sino una combustión muy lenta, o, si lo preferís, la combustión es una oxidación acelerada) así que, o hasta la última alga unicelular requiere un hechizo mágico para existir, o ese plano está sujeto a las mismas leyes físicas que éste.

Luego pegarle un tiro a Voldemort sería tan fácil como apuntar y hacer pum y la única razón para no hacerlo, en realidad es la absoluta ignorancia en la que el gobierno (bastante despótico) de ese mundo mantiene a sus súbditos en un estado de absoluta ignorancia a fin de que sean dóciles y manipulables. Como prueba, no hay más que ver las asignaturas que se cursan en Joguarts, que podéis consultar aquí. Los niños no reciben ni una sola noción de matemáticas, física, economía, lengua... y salen de la escuela como perfectos analfabetos funcionales, incapaces de dedicarse a nada que requiera un mínimo conocimiento práctico.

Puede parecer que eso no es tan grave porque SABEN HACER MAGIA, OH, OH, OH. Pero si nos atenemos a lo que vemos del plano mágico, no es que eso sirva de gran cosa. Los más pudientes (familias de la casa Slytherim, en su mayoría) viven rodeados de lujo, no porque ellos hagan nada con su magia para obtener esos lujos, sino porque mantienen esclavizados a los miembros de una raza (los duendes) que se encargan de todo. De hecho, el colegio de Joguarts funciona de la misma forma, duendes esclavos cocinan, limpian, y reparan todo lo que se rompa. Así que nadie tiene que preocuparse de cosas tan mundanas como hacerse un bocadillo: chasqueas los dedos y ya se encargará alguien (o algo, que los duendes no son considerados como seres con derechos) de ponértelo en la mano.

Pero quien no tiene un duende mágico vestido con un harapo a su servicio (y esa es la mayoría de la población) vive literalmente EN LA MIERDA. Como los Weasley, cuya madre se tira trabajando de sol a sol para mantener la casa en pie sin que ni uno solo de sus numerosos hijos (salvo la niña OH SORPRESA*) o su maridito muevan jamás un dedo para ayudar en las tareas. De hecho, no se queja de que esa panda de holgazanes cojonazos ronden por ahí sin hacer nada, sino de no tener un duende esclavo.

Pero ¿cómo es posible que los magos sean pobres? ¡SON MAGOS! Pues porque la economía del Mundo Mágico es, en esencia, otra enorme MIERDA. Las únicas actividades económicas que vemos a lo largo de la serie son los bares, donde la gente bebe cerveza de mantequilla (PUAJ) las tiendas de varitas mágicas, cacharretes mágicos, libros mágicos, escobas mágicas, chuches mágicas** y objetos tenebrosos, cuya principal clientela parecen ser los estudiantes de Joguarts, y la organización de torneos de Quidditch, que moverá dinero con merchandising varios y kits de pelotas mágicas.

Y la tienda de artículos de broma de los gemelos Weasley, que sin duda es un importante motor de la economía mundomagical

Ah, y el banco, Gringotts, donde unos duendes bastante arrugados y con cara de caricaturas de judíos (¿antisemitismo en el mundo mágico? NO POR DIOS) almacenan oro a raudales. Y digo yo ¿PARA QUÉ COJONES LO ALMACENAN, SI NO HAY UNA ECONOMÍA MONETARIA?

Nadie se dedica a la agricultura, la ganadería o la pesca. No hay manufacturas, sólo algunas personas hacen artesanías***, como las varitas o la cerveza de mantequilla (PUAJ) y para lo demás, te buscas la vida o esclavizas duendes.

Y el detalle final que define la economía de ese mundo es la existencia de una monstruosa burocracia, cuya única justificación social (me parece) es la de tener a la gente ocupada rellenando papeles en vez de tirada por las calles preguntándose qué están haciendo con sus vidas. Pero ¿Cómo se sostiene ese behemot administrativo? porque aquí NADIE PAGA IMPUESTOS

Sorpresa, con el trabajo esclavo de los duendes

Luego la sociedad mágica, a nivel económico, es un sistema PARASITARIO, basado en la explotación de otra raza. Con la peculiaridad de que, si a esa raza le diera por decir A TOMAR POR CULO TODO, podrían comerse a los magos en un chasquear de dedos ya que, como se nos mostró en La Cámara Secreta, cuando Dobby coge al señor Malfloy y lo estampana contra el suelo y las paredes, mejor no meterte con un duende cabreado.

Y no es el único parasitismo del mundo mágico...

* Vease Jarri potter y el Armario sin Fondo, en esta misma serie de posts)

** Con escaso sentido del negocio, o sea ¿DE VERDAD LA GENTE MÁGICA ES TAN GILIPOLLAS DE COMPRAR CAREMELOS QUE PUEDEN SABER A MIERDA O PUS, POR LA EMOCIÓN DE QUE A LO MEJOR SÍ, A LO MEJOR NO?****

*** Y no demasiadas personas, porque parece que se valora mucho más la artesanía antigua: siempre tiene más poder una varita antigua que una moderna, como si se estuviera perdiendo el conocimiento de hacer esos artefactos

**** O quizás sí que entienden bien el negocio y la gente del mundo mágico sí es así de gilipollas, en cuyo caso retiro mis objeciones al negocio de las chuches

viernes, 9 de julio de 2021

NO DESVÍES LA MIRADA

De verdad, yo quería haber escrito algo ligero estas semanas, pero no me sale. Me salen otras cosas porque pasan otras cosas. Y esto que quiero contaros pasó ayer 

(lo expliqué un poco atropelladamente en tuiter, pero me parece que vale la pena explicarlo un poco mejor, así que allá vamos)

Como a las 20, estando en el saló, empecé a oír gritos desde la calle. Para situarnos, nuestra terraza da a un paso/parque entre dos calles. Salí a la terraza y vi a un chico y una chica. Ella intentaba alejarse, él (un chaval de veintitantos, bastante grande, por la ropa un pijohipster) no dejaba de cortarle el paso mientras iba arrastrando un patinete eléctrico. Ella le pedía que se fuera y la dejara, él no dejaba de berrear (eran los gritos que había escuchado) PERO ESCÚCHAME, SI YO SÓLO QUIERO EXPLICARTE, PERO HÁBLAME, PERO DIME DOS PALABRAS Y ME VOY, PERO NO TE VAYAS, PERO MÍRAME Ella le decía dos palabras, y hasta tres: QUE TE PIRES y QUE ME DEJES No vi a nadie más en el parque, estaban solos. Ella intentó seguir andando y el la agarró del brazo y empezó a tironear. Entonces grité yo desde la terraza, preguntándole a ella si quería que llamara a la policía. Lo hice para que ella pudiera pedir ayuda, si lo necesitaba, y para que él supiera que había alguien viéndole. Ella miró hacia arriba, me vio y me dijo SÍ Él hizo ademán de marcharse y ella se fue en la otra dirección, hacia la calle principal, pero él se subió al patín y volvió a seguirla. Siguieron los gritos.

Salieron de mi campo visual, pero por las voces supe que se habían acercado otras personas y estaban interponiéndose. Aumentó el tono de sus gritos, amenazó a un chaval que se había acercado, le persiguió gritando TE VOY A DAR UN NAVAJAZO, MARICÓN Sí, esa palabra. Maricón. Os suena ¿verdad? Parece que a los machitos, sea cual sea su edad, no se les cae nunca de la boca. La policía municipal tardó unos tres minutos en llegar desde mi llamada. En Alcobendas ese tipo de intervenciones tienen prioridad. Cesaron los gritos y a él le vi salir huyendo. Pasó de nuevo por el parque (supongo que para que no le siguiera el coche patrulla) en su patinete, a toda velocidad. De no ser por todo lo anterior, y porque si cualquier persona hubiera doblado la esquina en ese momento se la habría llevado por delante, me habría hecho gracia porque resultaba una imagen ridícula. Alguno podría decir que yo no tendría que meterme en una discusión de pareja (por los gritos de ella, si habían sido pareja, ya no lo eran, y esa era la razón de que la persiguiera) Algún otro (señor) saldrá diciendo que ahora ya no se puede ni acercarte a una chica, que los hombres están criminalizados, que sólo eran voces, que no había pasado nada, etc. Mira, NO. Tengo 55 años, y he visto demasiada mierda ene se tiempo como para saber que NO. Y si piensas eso es porque cuando pasa cerca de ti haces como que no va contigo y miras para otro lado. No voy a aceptar el comodín de sólo estaban hablando y no voy a esperar a que pase algo para llamar. Además SÍ había pasado algo. Desde el momento en el que ella le dice que deje de seguirla y él la persigue y le corta el paso, ya ha pasado algo. Desde el momento en el que él va gritando como un loco y la agarra del brazo, ya ha pasado algo. Y ese algo es muy chungo. Supongo que cuando ese niñato de mierda lo cuente en casa o con sus amiguitos, dirá que él no estaba haciendo nada, y que lo que pasa es que ella está loca. Y supongo que todos asentirán y le darán la razón. Como la cría, amiga de los detenidos en A Coruña, que dice que son chicos muy buenos y muy normales y que no entiende cómo ha podido pasar. Porque ese tipo de gente está acostumbrada a que a base de gritos, pataletas y amenazas, siempre se salen con la suya y nunca pasa nada. Hasta que pasa. Así que no hay que esperar a que alguien reciba un golpe para llamar a la policía. Ni hay que mirar para otro lado si ves a alguien que crees que puede necesitar pedir ayuda. Y entiendo que la tendencia de desviar la vista es muy grande, porque ver una situación así es muy incómodo, incluso resulta agobiante. Y a lo mejor no pasa nada y esa gente deja de dar gritos y puedes seguir a lo tuyo Pues si verlo resulta agobiante e incómodo, imagina lo que debe ser sufrirlo. Y ese "a lo mejor no pasa nada" no es ninguna garantía. Así que, por favor, no miréis para otro lado Nadie te pide que vayas de héroe, ni que te arriesgues a recibir una paliza o un navajazo* Simplemente LLAMA. A urgencias o a la policía. Pide ayuda a quien tiene los medios para ayudar**. TRES MINUTOS, es todo lo que tardaron en acudir. Y entretanto, SIGUE MIRANDO. Que el agresor vea que le están viendo la cara, que le están señalando. Eso puede ser suficiente para que no pase nada. Símplemente NO DESVÍES LA MIRADA *Bueno, sí, alguien ha dicho en tuiter que por qué he sido tan cobarde de no bajar a plantar cara. Y en efecto, no me pareció buena idea bajar a enfrentarme a un tío que me dobla en tamaño y además está fuera de control. Si tú crees que puedes hacerlo, es tu decisión, y es posible que en una circunstancia que me pareciera desesperada, hasta yo lo hiciera, aun a sabiendas de que me romperán la cara o algo peor. ** La misma persona me ha acusado de cómplice con el sistema por llamar a la policía. En efecto, cuando vemos a los antidisturbios apalear a alguien en el suelo o sacar a una anciana a rastras de su casa no dan ganas de confiar en ellos, pero sucede que esos no son policías, sino gorilas de uniforme: no es gente que cuida la polis, sólo son matones. Por desgracia su imagen salpica a todos los demás.

viernes, 11 de junio de 2021

DESAHOGO

Quería escribir esta semana alguna cosa ligera y divertida, pero ahora mismo, tras las noticias de ayer, en Canarias, noto el pecho lleno de rabia y prefiero soltarla aquí. Sobre todo cuando leo a la turba de machitos que han saltado, como siempre, a protestar porque, al parecer, se acusa a todos los hombres de asesinato y se ven en la necesidad de defenderse aduciendo que se están sacando las cosas de contexto y tratando de hacer política con un asesinato. Ý alguno habrá diciendo que no se está respetando la presunción de inocencia de los hombres.

Y, como siempre que hay un asesinato machista tras el cual el asesino se suicida, no han faltado quienes argumentan ya podía haberse suicidado antes, con lo que me demuestran que no han entendido de qué va esto

No, este tipo de personas no son suicidas que asesinan. Son asesinos que se suicidan, y aunque puede parecer lo mismo, es algo muy diferente. El miserable de ayer no tenía previsto suicidarse, y ninguno de los que lo hacen lo habían decidido antes del asesinato. Porque en sus cabezas, lo que hacen...

... es LO NORMAL, es LO QUE TIENEN DERECHO A HACER

Un maltratador, un abusador, un acosador no piensa que lo es: piensa que está siendo un hombre, que está dejando las cosas claras, que está demostrando quien manda

Después de todo, sus colega, que son hombres como se debe ser, entienden lo que hace. Esos que vemos ya en la televisión diciendo no entendemos como pudo pasar él no era así, era un padre ejemplar, le ha debido pasar algo (dejando entender que , sin duda, TODO ES CULPA DE ELLA) son los mismos que hace unas semanas le decían, ES QUE NO HAY DERECHO A COMO TE TRATAN, TU SI QUE SABES PONERLA EN SU SITIO, HAY QUE ENSEÑARLES QUIEN LLEVA LOS PANTALONES, LA CULPA DE TODO ES DE LAS PUTAS FEMINAZIS y, por supuesto, le reían todos los chistes del chat. Porque eso son cosas de hombres.

Así que no, ese asesino no pensaba suicidarse, porque no hay motivos, lo que está haciendo es correcto y a él no va a pasarle nada, PORQUE NUNCA LE HA PASADO NADA, sí, la muy puta me puso una orden de alejamiento pero mira, yo soy un machote y me paso la orden de alejamiento por el forro de los cojones, que a mi no me va a venir un juez a decirme que puedo y qué no puedo hacer, que no estoy haciendo nada malo, a ver si no voy a poder ir a mi casa, a ver porqué voy a pedir permiso para recoger a mis hijas, a ver porqué tiene que meterse nadie a opinar de lo que hago.

Así que no, no está haciendo nada malo, está SIENDO UN HOMBRE.

Pero esta vez resulta que hay un cadáver delante de él. Y esta vez se da cuenta de que no, no va a salir de rositas. Se acabó la impunidad. Sus colegas no le van a reír la gracia, su familia no va a aplaudirle. Nadie va a escucharle cuando explique que él no estaba haciendo nada malo, es sólo que se le ha ido la mano.

Se suicida, porque no tiene valor para asumir las consecuencias de lo que acaba de hacer. No ha matado a sus hijas o a su mujer porque había decidido acabar con todo. Acaba con todo porque ha matado a sus hijas o a su mujer y eso ya no tiene salida.

¿Queréis pruebas? hasta los años 70, cuando se cambio la legislación franquista y matar a la propia esposa dejó de ser HOMICIDIO POR HONOR (máximo, 10 años de cárcel, usualmente sin pena de cárcel alegando enajenación transitoria) no había suicidas tras matar a su esposa. Salía muy barato matar a tu mujer*

Esa, por cierto, es la razón por la que no hay cifras de asesinadas por sus maridos en época de Franco. Claro que había asesinadas, pero bastaba aducir sospechas de infidelidad, ojo, no pruebas, bastaban las SOSPECHAS y, con eso, ya no era asesinato, luego no entraban en la estadística

Además, no había condena social para el asesino, que era visto como UN HOMBRE DE VERDAD, UN HOMBRE CON HONOR. Y así es como se sienten los maltratadores, HOMBRES DE VERDAD

Los que saltan en cuanto hay una noticia de este tipo con el eso NO ES UN PADRE o eso NO ES UN HOMBRE y lo justifican todo diciendo ES UN LOCO son los mismos que jaleaban a la manada, los del a ver si habrá que firmar un consentimiento para follar o es que te discriminan por ser hombre. Y esa última frase es la que lo condensa todo. Son los que creen que tienen derecho a hacer todo eso y todo lo anterior, los que le ríen los chistes al maltratador, los que dicen que hay que llevar los pantalones bien puestos.

Y, aunque delante de las cámaras digan estar horrorizados, en el fondo, piensan que no hay para tanto, que lo que pasa es que SE LE HA IDO LA MANO pero que lo que estaba haciendo ese señor era LO NORMAL, lo que pasa es que la muy puta le ha sacado de quicio.

Y les preocupa que alguien piense que LO NORMAL sea un delito, cuando es lo que ellos consideran su sagrado derecho. Y en cuanto se apague el ruido de este asesinato, volverán a compartir los mismos chistes, y a comentar que la culpa de todo la tienen esas histéricas que van por ahí manifestándose, que si no dieran tanto la murga con el feminismo no habría asesinatos.

Para cerrar el tema, yo soy hombre y soy padre, y sé, sobradamente, que los violadores, los maltratadores, los acosadores, los asesinos, son HOMBRES, y que quienes matan a sus hijes son PADRES.

Ni ser hombre es un mérito, ni ser padre te convierte en un ser de luz.

* En Manolo la Nuit, 1973 el personaje de Alfredo Landa ironiza sobre el tema. La ley estaba ya cambiando, pero, armado con una escopeta, encañona a su mujer y la hermana de ésta y comenta que se ha informado y matar a la esposa, embarazada de otro, son 15 años pero que si al mismo tiempo liquidas a la cuñada, ésa te sale gratis. En otra comedia, en la que se narran varios episodios separados, un amigo convence al protagonista de que asesine a su mujer y a su amante aprovechando ese truco legal, sin decirle que la ley ya ha cambiado, por lo que Landa va a la cárcel)

sábado, 1 de mayo de 2021

POBRES CANICHES (turra evolutiva)

Hace poco, escuchando un programa del podcast Semental Chihuahua (y si no lo escucháis ya tardáis en suscribiros ¿qué estáis haciendo desperdiciando así vuestras vidas?) surgió la pregunta ¿Cómo se llega desde un lobo hasta un chihuahua? y, más en concreto ¿con qué cruzaron a los antepasados del chihuahua para conseguir un chihuahua? ¿con una ardilla?

Claro, al escuchar esa pregunta, se me encendió la furia darwinista y, como no podía ser de otra forma, respondí con una larga y argumentada turra sobre la selección artificial. Como creo que no me quedó mal, me he dicho, vamos a darle forma en el blog, y aquí me tenéis, dispuesto a aburriros con la domesticación del perro.

Empecemos por lo básico. Es normal que mucha gente piense, oye, ese perro parece un zorro, eso debe ser que los antiguos cruzaron lobos y zorros y salió el samoyedo. O un argumento similar, como lo de la ardilla, pero más desarrollado. Pues bien, aunque eso pueda parecer como de sentido común, ya os adelanto que no es así. 

No hay cruces con otras especies en la historia de los perros. Los perros (Canis familiaris) descienden directamente de los lobos (Canis lupus) Si me apuráis, no hay diferencias genéticas* entre los perros y los lobos, se trata de la misma especie, sólo que domesticada. Y la prueba es que son perfectamente fértiles entre sí.

Exacto.

Es lo que estáis pensando.

UN CHIHUAHUA ES UN LOBO.

Si cogemos a un chihuahua macho y lo cruzamos con una loba, la descendencia es perfectamente viable y fértil. Y al revés también funcionaría, de no ser por ciertos problemillas físicos que no me molestaré en detallar.

Vayamos al comienzo. A la domesticación del lobo. Darwin observó, en el siglo XIX; que los animales domésticos (perros, vacas, ovejas, cabras...) presentaban una notable homogeneidad en cuanto a sus diferencias respecto a las variedades salvajes de las que descienden. Resumiendo mucho, todos presentan hocicos más cortos y menos angulosos, orejas más caídas y redondeadas, y libreas más variadas, con colores más claros, dispares y en ocasiones a manchas. En esencia podríamos decir que la vaca (Bos taurus) es una versión curvy, lavada y blandita del Uro (Bos primigenius)

Pues bien, en los finales 80, en una granja peletera de la URSS se decidió criar zorros más dóciles, a fin de facilitar el trabajo. Para ello se seleccionaron los cachorros más dóciles de cada camada, y se cruzaron entre sí. En pocas generaciones se llegó a un resultado sorprendente: zorros dóciles, que interactuaban con los humanos como perros, con hocicos cortos, orejas redondeadas y libreas de color manchadas y variadas (con lo que no valían para peletería, pero fueron adoptados como mascotas)

En 2018 se descubrió que esos cambios están asociados genéticamente. Una mínima modificación en la cresta neural del embrión lleva a que se reduzcan la producción de colágeno (que forma las estructuras de las orejas y de la nariz) melanina (con lo que los animales pasan a ser de colores claros y parcheados) y adrenalina (que dispara los mecanismos del estrés y las reacciones de fuga o ataque). Es decir, que al seleccionar a los lobos (o uros, cabras, ovejas...) más dóciles, sin saberlo, los antiguos humanos seleccionaron también una serie de cambios físicos que normalmente serían recesivos, pero a fuerza de cruces repetidos entre los animales dóciles acabaron por convertirse en estables. Y ese proceso no fue largo, sino que tuvo lugar a lo largo de relativamente pocas generaciones.

Centrémonos en los perros. Igual que se seleccionaron lobos dóciles, los diversos grupos humanos fueron seleccionando los perros en función de sus necesidades. Por ejemplo, los pueblos que crían ovejas seleccionaron dos tipos de perros diferentes. Por una parte, necesitaban perros que defendieran al rebaño de los lobos. Para ello seleccionaron los más grandes y fuertes, y llegaron a algo parecido a los actuales mastines. Esos animales, además, tienden a ser tranquilos, incluso pachones, y pronto se acostumbraron a moverse con las ovejas, a ser parte de ellas. A considerarlas su manada, con lo que no sólo no atacan a las ovejas, sino que se lanzan contra quienquiera que amenace al rebaño.

Por otra parte, se seleccionaron animales ágiles, más nerviosos y dinámicos, con un comportamiento más parecido al de los lobos salvajes, que ayudaran al pastor a manejar al rebaño, rodeandolo para evitar que se disperse, empujando a las ovejas en la dirección deseada y evitando que ningún animal se aparte del grupo. Los perros de pastor (como el collie) son, en esencia, lobos que acechan al rebaño, tal y como harían los salvajes, pero al final no lo atacan.

Ahora bien, también se empezaron a seleccionar características estéticas. Así, los westies son terrier blancos, cuyo color se seleccionó para que no fueran confundidos con conejos durante las cacerías. Los pastores alemanes son una variación del pastor del Ruhr, un animal muy similar de tamaño y aspecto, pero con el pelo rizado y las orejas redondas. Los criadores de finales del XIX quisieron mejorarlos estéticamente para obtener pastores más elegantes, de acuerdo a los criterios de la época.

Resulta que uno de los cambios estéticos más comunes consiste en que las razas, digamos, de prestigio social, los perros mascota de los poderosos, tienden a ser pequeños. Hay algunos antropólogos que creen que es para que parezcan bebés humanos, pero la verdad, si un carlino se parece a un bebé humano, debe tratarse de un bebé humano muy feo. Y llegamos por fin a los chihuahuas.

Los antiguos toltecas tenían una raza de perro denominada Techichi, que descendía de los perros que cruzaron el estrecho de Behring con los cazadores que colonizaron América. Los toltecas parecen haberlo criado como animal de prestigio, un perro de compañía para los ricos. Y, como en otras partes del mundo, eso llevó a un perro de tamaño mediano-pequeño. 

Por motivos que desconocemos a los sucesores de los toltecas les dio por criar perros cada vez más pequeños. Quizás porque eran más fáciles de alimentar (la carne era un lujo en la meseta centromexicana**) y así el Techichi dio paso al Chihuahua. El nombre, evidentemente, hace referencia al ladrido de esos perritos, una característica común a los perros pequeños, porque cuanto más canijos son, más nerviosos y ruidosos se vuelven (supongo que para que no los pisen)

Cuando los europeos llegaron a américa, ese perro pequeñajo (no tan pequeño como los actuales, ojo) les hizo gracia y lo llevaron al otro lado del charco. Allí fue cruzándose con otras variedades de perros pequeños hasta llegar al chihuahua escuálido pero aún saludable de comienzos del siglo XX. En ese momento estos pobres animales fueron víctimas de la moda. Las damas elegantes de principios de siglo se aficionaron a llevar esos perrillos diminutos y pelones y. a fin de que resultaran más graciosos, los criadores fueron seleccionando los más pequeños. Hasta que a finales del siglo XX una señora muy adinerada de la JetSet Neoyorquina empezó a dejarse ver con uno especialmente enano que le cabía en el bolso, y los criadores se lanzaron a satisfacer la demanda de chihuahuas miniatura de sus pijísimas clientas, obteniendo así el Chihuahua Toy.

Los criadores de perros son nazis NO TENGO PRUEBAS PERO TAMPOCO DUDAS.

Y así hemos llegado desde el lobo salvaje al pobre Chihuahua Toy, también conocido como Mátenme Por Dios Tengan Compasión de Mí y a otras razas igual de maltratadas como los Papillon, cuya gracia es que parezcan un copo de algodón y sean ligeros y etéreos. tTn ligeros y etéreos que sus patitas de palitroque tiemblan continuamente porque apenas les sostienen.

Y, tras terminar la turra evolutiva, va el mensaje final

_ Lo primero, si algún conocido os dice soy criador de perros, dadle con la piedra más grande que encontréis en la cabeza una y otra vez hasta que no se mueva. Le estaréis haciendo un favor a la humanidad y a la perridad.

_ Y lo segundo, NO COMPREIS PERROS DE RAZA, no sólo por lo asqueroso que es el negocio de la cría, sino porque, gracias a los criadores, están plagados de problemas genéticos. Los pastores alemanes sufren displasia de cadera porque los criadores pensaron que serían más elegantes con la espalda inclinada. Los Westies padecen problemas renales, los bulldog franceses se asfixian... NO LO HAGÁIS.

_ En resumen: ADOPTAD, SIEMPRE. Y no olvidéis lo de la piedra en la cabeza y los criadores.

Y ya me despido. Mis disculpas si me ha quedado muy largo, y no olvidéis seguirme para más exabruptos.

*No se trata de que sean identicos geneticamente, ojo: la frecuencia de genes de los perros es diferente a la de los lobos porque llevan aislados geneticamente muchos miles de años. Es el mismo caso que el del tan mentado e inexistente "gen vasco", no es que los vascos tengan un gen distinto al del resto del mundo, sino que presentan una frecuencia de genes ligeramente distinta que la de los pueblos vecinos.

** Según Marvin Harris es posible que el canibalismo religioso de los Aztecas fuera una manera de justificar el consumo masivo de carne humana por parte de las élites, a falta de otros recursos cárnicos, ya que la fauna mesoamericana estaba esquilmada y hasta la llegada de los españoles no conocían especies cárnicas domesticables, como sí conocían los incas y otros pueblos andinos, que domesticaron al guanaco y la vicuña para llegar a la llama y la alpaca.