Mujer iroqués

martes, 10 de agosto de 2010

EL DARWINISMO Y LOS ÍDOLOS DEL MERCADO (I)


Siempre que mantengo una conversación sobre evolución o veo alguna noticia relacionada con el darwinismo me viene a la cabeza una duda ¿Porqué resulta tan difícil de explicar? Quiero decir que no estamos hablando de algo tan abstracto como las hipercuerdas o el bosón de Higgs: la Selección Natural es una de las teorías científicas más sencillas, elegantes y fáciles de comprender que conocemos así que ¿dónde está el problema?

Tras darle algunas vueltas he llegado a la conclusión de que no es uno, sino una serie de problemas relacionados con el lenguaje y las ideas preestablecidas. Estamos ante un ejemplo excelente de lo que Francis Bacon llamó ídolos, entendiendo por tales los obstáculos que impiden el pensamiento racional y científico. Bacon habló de cuatro tipos de ídolo y uno de ellos se ajusta como un guante a nuestro problema. Los idola fori o ídolos del mercado son los obstáculos motivados por el lenguaje y sus carencias y, por desgracia, nos encontramos ante una larga serie de problemas con el lenguaje.

El primer error afecta al propio concepto de base, ya que los medios y la gente dicen que Darwin descubrió la Teoría de la Evolución, pero la evolución no es una teoría, sino un hecho, observable y comprobable: todas las especies vivas están estrechamente emparentadas entre sí y descienden a su vez de especies más antiguas igualmente emparentadas. Darwin observó ese hecho y buscando su explicación desarrolló la Teoría de la Selección Natural, es decir, el mecanismo que hay tras la evolución, su cómo y su porqué. Eso no tendría demasiada importancia de no ser por el segundo error, que esta vez es de puro vocabulario: Y si la evolución (o la selección natural) es cierta ¿porqué es sólo una teoría?

En este caso se trata de una confusión entre Teoría (conjunto de leyes que relacionan una serie de fenómenos) e Hipótesis (suposición que se establece provisionalmente como base de una investigación). La ciencia trabaja según una secuencia lógica: primero observa un hecho específico, después establece una hipótesis sobre ese hecho y, en base a esa hipótesis, hace una serie de predicciones o desarrolla un experimento. Si las predicciones no se cumplen o los experimentos la desmienten, la hipótesis queda invalidada, pero si la confirman, la hipótesis pasa a ser un modelo descriptivo refrendado por pruebas, es decir, una teoría. Y los seguirá siendo hasta que nuevas pruebas o nuevos experimentos la invaliden, porque la ciencia puede probar la falsedad de una teoría, pero no validarla al 100% ya que no es posible saber qué nuevos datos podemos encontrarnos en el futuro (uno es Popperiano, nadie es perfecto).

Así que el que la selección natural (que no la evolución, insisto) sea solo una teoría no es ningún problema, porque todo el conocimiento científico se basa en teorías: la gravitación universal, el heliocentrismo, la física cuántica, la relatividad… todo son teorías y seguirán siéndolo hasta que se vean refutadas. O ampliadas, ya que Einstein no invalida a Newton, sino que lo amplía.

Lo malo es que en castellano hay una ambigüedad entre ambos conceptos, ya que teórico significa aquello que no está comprobado en la práctica lo que se da de bofetadas con el concepto científico. Y a fecha de hoy no parece que nadie en la RAE esté por la labor de corregir ese problema.

14 comentarios:

Paranoica empedernida dijo...

Me encanta leerte, ya echaba de menos una entrada.
Se ve que Agosto es un mal mes para los bloggers, nadie publica.

Por muchas palabras que soltemos, es evidente que no todos sabemos hablar.

Por cierto, eso de ser Popperiano leído por una mente calenturienta como la mía tiene cierta gracia.

José Antonio Peñas dijo...

Chica, yo no esperaba ni siquiera una entrada, así que ya me has alegrado el día.

Oye, pues es una idea interesante para ligar ¿no? "Hola, nena, soy un popperiano estricto ¿te van las emociones fuertes?"

Conun poco de suerte para cuando agarre un diccionario (qué antiguo soy, mejor para cuando pille la wiki) ya la (o lo, que esto vale para ambos bandos) tienes en el bote

xino dijo...

Yo creo que otro de los problemas es como se ha "explicado" tradicionalmente la teoria de la evolucion. Muchas veces parece mas algo lamarckista que algo relacionado con el simple azar como en realidad es.

José Antonio Peñas dijo...

En efecto, yo he podido ver ese problema en más de una ocasión. La gente tiene la vaga idea de que, ante una crisis, los seres vivos "mutan", como si lo hicieran a voluntad, no entienden que lo que hace una crisis es seleccionar a los que, por azar, estaban en condiciones de superarla. Y si ningún miembro de una especie tiene las cartas necesarias para jugar esa mano, fin del juego y otra rama que se extingue.

Irene dijo...

Creo que tanto la teoría de la evolución como los hallazgos de la paleontología sobre la extinción de las especies debería debilitar el egocentrismo humano, de sentirse responsable del cambio climático (que ya ha ocurrido antes, varias veces, y con consecuencias catastróficas) y de la extinción de las especies en sí, que también ha ocurrido antes, por acciones de depredadores, por efectos de cambios ambientales o por algún accidente (o simplemente evento) cósmico. Los humanos somos la especie dominante porque hemos evolucionado de tal forma que podemos imponernos y adaptarnos en todo el planeta (por todos lados hay gente, hasta en la Antártida). El oso panda es lindo, pero no merece sobrevivir, porque siendo carnívoro por diseño, decide comer puro palo, y además no le da la gana de follar en el único día del año en el que la hembra ovula... Debe el huano intervenir para salvar una especie tan tarada?
Saludos

José Antonio Peñas dijo...

Bueno, creo que acabas de ganarte el odio de todos los grupos tipo "Admiradores de osos panda bonitos y guapos"

Los pandas no me caen muy allá (son los seres más aburridos del planeta, junto a las hidras y los percebes) pero tienen un doble valor: son la única excusa que impide que se talen los últimos bosques de bambú en China (porque los merluzos que opinan que hay que clonar pandas deberían pensar dónde van a ponerlos) y son un excelente testigo anatómico de la selección natural

Irene dijo...

Por qué dices que el panda es testigo anatómico de la selección natural? Es ignorancia genuina

Irene dijo...

La ignorancia es mía, por si se presta a mala interpretación mi redacción anterior...

José Antonio Peñas dijo...

Léete el ensayo de Gould "El pulgar del panda": es uno de los artículos divulgativos más amenos que he visto nunca

(si no puedes hacerte con el libro, busca en google "pulgar del panda pdf"

S.Belizón dijo...

La palabra Teoría es tan apropiada para hablar de la idea que tiene el hombre frente a un hecho observable, como inexacta cuando el "populacho" la emplea.
La palabra Teoría posee la misma raíz etimológica que teatro, es decir, ambas quieren significar la escenificación de un hecho. Es verdad! Stephen Jay Gould lo explicó muy bien (no sé en cual de sus libros), pero existe un gran desconocimiento en cuanto al uso vernáculo de la palabra Teoría que puede ayudar a dudar cuando se habla de la Teoría de la evolución..., que dudan por creer que es algo no "comprobado" o no suficientemente refutado..., sin entender que la evolución es un hecho..., y la teoría una "escenificación" del hecho.

Sobre el panda y el ensayo de Gould, el pulgar del Panda..., solo apuntar que,...una obra maestra!

Saludos!

Moni dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Moni dijo...

Llego un poco tarde a este debate.
Como bien apuntáis, el problema de la "teoría" es que, en lenguaje coloquial, "teoría" equivale prácticamente a "hipótesis". De ahí que muchos que oyen "Teoría de la evolución" piensen que, realmente, es sólo una hipótesis.
Un problema añadido es que, en el sistema educativo, prácticamente no se trabaja la evolución (hoy por hoy, sólo los alumnos que escogen la asignatura de Biología y Geología en 4º de ESO, que no son una mayoría, desde luego).
El otro día hablaban de evolución en el programa "El Intermedio": parece ser que los bacalaos de no sé dónde, son ahora menores y llegan antes a la madurez sexual. Se decía en el programa que esto contradecía la Selección Natural, porque no sobrevivían los más grandes y fuertes, como Darwin sostenía, sino los menores. Sin darse cuenta de que, justo eso, apoya nuevamente los argumentos de Darwin: son los menores los que están, hoy por hoy, mejor adaptados a su ambiente, ya que no son pescados tanto como los grandes. Igualmente, sólo sobreviven los que llegan tempranamente a la madurez, ya que los otros son eliminados antes.
Creo que es un perfecto y precioso ejemplo para ilustrar la evolución y cómo sigue teniendo lugar continuamente.
Gracias por tus entradas, me parecen geniales. Me encantan las relacionadas con sexo (que he conocido por un amigo) XD

José Antonio Peñas dijo...

Gracias, Moni, aunque llegues, como dices, un poco tarde al debate, me alegra mucho que te hayas tomado la molestia de retroceder en el blog. Sé que los temas de sexo venden más, pero es un alivio ver que también interesan otras cosas.

Un beso y bienvenida.

Anónimo dijo...

el darwinismo no esta probado ciéntificamente es una teoría lo siento.