Mujer iroqués

jueves, 28 de mayo de 2020

BIBLIOTECA ALTERADA (II)




Terminamos aquí con nuestra selección de títulos alterados. Al igual que en la anterior entrada, se trata de un trabajo a muchas manos, y las portadas son obra de Accelina Jolie.


El Senior de los anillos. Un anciano joyero decide jubilarse a los 80 y no pudiendo superar lo de no trabajar decide irse de aventura con gente más joven y bajita y probar comida de todo el mundo.

Atar un ruiseñor. Bondage y ornitología en la América Profunda.

El Señor de las Hoscas. Un grupo de colegialas inglesas muy brutas naufragan en una isla y se lían a lanzazos con un pobre jabalí.

La Conjura de los Pecios.Recopilación de las historias más jugosas de naufragios

Cincuenta sombras de Gey. Con un sorprendente giro argumental.

Los mimos de Tchulhu. Se puede ser la encarnación de la destrucción, y aun así necesitar un abracito.

Roleo y Julieta. Manual del jugador.

Cinco semanas en Glovo. Un joven repartidor en bibicleta debe entregar unas pizzas en pleno corazón de África por un sueldo de miseria.

Las dos Torpes. Una par de elfas manazas están a punto de cargarse a Gandalf de un flechazo.

Divina Come Mía. Sexo Sáfico en el Renacimiento.

El Olor que Cayó del Espacio. Un meteorito deja una granja apestando como el sobaco de Thanos tras un duro día de exterminio.

Alguien voló sobre el nido del culo. Un fontanero tiene que arreglar un monstruoso atasco en las letrinas de un frenopático.


20.000 lenguas de viaje submarino
. El Nautiluxxx sigue su travesía.

El Puerro del Hortelano. Había muchas otras hortalizas, pero sólo esa recibía los más amorosos cuidados.

El Club de los Petirrojos
. Holmes se enfrenta a una siniestra sociedad ornitológica.

El barón campante. Un noble italiano corre contento y tranquilo.

Los tés cerditos. Infusiónes de panceta, jamón y chorizo.

Malicia en el país de las maravillas. Una jovencita victoriana se siente muy intrigada por el conejo *guiño guiño*, se mete a fondo en el agujero *codazo, codazo*, y hay unas pastillitas que hacen crecer las cosas *risas adolescentes*

El nombre de la rusa. Irina

5 Horas con Wario. Carmen vela el cuerpo de su esposo, ignorando que todo ha sido un engaño. En el ataud yace el gemelo malvado de Mario, mientras él huye para vivir la vida loca con una princesa y ponerse ciego de setas alucinógenas

Cantar de Mío Cis. Un guerrero medieval canta feliz porque se siente conforme con su género.

Un Vago de Terramar. El Joven Ged no da ni un palo al agua en la Universidad de la Magia. Al final se lo come un dragón o qué se yo.

Las Timbas de Atuan. Tras fracasar en sus estudios, Ged acaba cayendo en la ludopatía.

Cuentas. El maravilloso mundo de las matemáticas, de mano de los hermanos Grimm.

Los virajes de Gulliver. Intentando huir de Lilliput, Gulliver corre en zig zag esquivando andanadas de flechas diminutas.

Rebelión en la Franja. Si pensaban que se iban a llevar los Bienes impunemente, estaban muy equivocados.

Un porreta en Nueva York. Porque la doble erre cuenta como una única letra.

El Decamelón. Diez consejos que te permitirán elegir el melón perfecto, en su óptimo grado de maduración

La Histeria Interminable. Actas de las sesiones del Congreso de los Diputados.


Malena es un nombre de Mango. A los 12 años, Malena recibe de manos de su abuelo, sin razón y sin derecho alguno, el último tesoro que conserva la familia : un documento que acredita la propiedad de una plantación de Mangos.

El Clon del Oso Cavernario. Tras el experimento de la oveja Dolly, los científicos intentan repetir el éxito con una raza extinta de oso encontrado en un glaciar.


Cumbres bordascosas En su solitaria y victoriana mansión, Cumbres interpreta el arte y la cotidianidad mediante un bastidor e hilo de colores.

Príncipe y Wendigo. Intentando huir de una vida monótona y opresiva, el hijo de Enrique VIII se da de bruces con la demoníaca bestia de los bosques canadienses

La Fuerte en Venecia. Una campeona de Halterofilia vive un tremendo Crush con una jovencita en la ciudad de los canales.

El viejo y el bar. Nueva edición actualizada con un 50% de ocupación para la fase III

Tolón. En el ocaso de su vida, Hercules Poirot presume de la enormidad de su miembro viril ante un asesino insidioso

Aventuras de Miguel Strochoff. El correo del Zar, intentando llegar a Irkustk, pisa una enorme mierda de oso.

Fundición e Imperio. Segunda parte de la mítica trilogía de los hacedores del metal.

Huckleberry, fin. La breve historia de un golfillo.

Confusiones de un vampiro. El noble vampiro Louise concede una entrevista a un periodista, pero se lía y acaba contándole su vida a Doña Francisca, la de la pescadería. Que si quiere bolsa, insiste ella, harta de oír tontadas.

Cojo. la historia de un san bernardo con muy mala ostia al que le falta una pata.

La insoportable levedad del Sir. Un inaguantable caballero inglés es incapaz de hacer nada productivo con su vida.

Los tres mosquiteros. Todos para uno, y aun así le picó la mosca.

El Club de la Hucha. Unos fontaneros participan en un concurso de talentos, compitiendo por ver quién tiene la bajada de pantalones más sexy al agacharse

El Club de la Ducha. La clásica excusa de se me ha caído el jabón, como rito iniciático

El Último Tanga en París. La capital del Amor se ve amenazada por una terrible carestía de lencería

Y, para rematar...

Don Quijote de la Marcha. Un hidalgo se va de juerga con un colega labrador, se toman unos tripis, y ven gigantes y otras cosas raras.





BIBLIOTECA ALTERADA (I)



Anteayer se planteó un reto en las rrss: destroza un libro cambiando, quitando o añadiendo una letra del título. Decidí seguirlo en Facebook y algunas personas se animaron a participar. El resultado fue un hilo inesperadamente largo y muy, muy creativo, con el que nos hemos reído a gusto a lo largo de todo el día. Por desgracia los temas que se publican en Facebook se pierden enseguida, así con permiso de lxs participantxs, he decidido publicar un extracto en el blog con los mejores títulos.

Han intervenido muchas personas y ha habido cientos de títulos, pero me he ceñido a aquellos que respetaran la norma de una sola letra. Inevitablemente algunas personas han quedado fuera de la selección porque, como digo, esto ha sido una avalancha de ideas. Agradeciéndoles su buen humor y vuestra paciencia, aquí tenéis nuestra muy particular biblioteca alternativa.

Los títulos pertenecen a Accelina Jolie, Alvin Blasco, Carlos Melgares, Javier Jimeno, Eva Martínez, XCar Malavida, Igua Gamboa, Victoria Subirana, Laura Márquez y un servidor. 
Agradezco especialmentes a Accelina Jolie las portadas con las que ha acompañado alguno de sus títulos. Y a Alvin por la imagen de las loras. 

Espero que la disfrutéis con salud y una sonrisa.


Crónicas de la Dragón Dance: en el pequeño pueblo de Solace todo el mundo sabe bailar... Menos el pequeño Tanis. Cariacontecido porque se va a celebrar un gran concurso de baile y va a ser el hazmerreír de todos, es animado por su grupo de amigos a superar su miedo y su torpeza.

Cinco horas con Larios. Una viuda se coge la cogorza del siglo para celebrar que por fin se ha librado de su pedante marido.

Moby Duck. La obsesión del capitán Aqab le lanza a la frenética persecución del pato que devoró su pierna.

Los pilates de la tierra. Todas las mañanas, los canteros hacen gimnasia antes de seguir construyendo la catedral.

Dráculo. un aristocrático vampiro transilvano entra en los dormitorios de jóvenes victorianas de buena familia que le esperan en negligée. Ellas le ofrecen su cuello pero él prefiere morder zonas más... carnosas.

Guarra y Paz. Paz y su querida amiga G desatan pasiones en la Rusia de la era Napoleónica.

La última Tena, el drama de la incontinencia.

Capos de Castilla. Poemario de Machado dedicado a la mafia.

Mi Ducha. Harta de la falta de higiene personal del Führer, Eva Braun le da un ultimátum.

El Fuego de Ender. Sensuales y tórridos encuentros en una academia militar del Espacio.

Las Edades de Lula. fanpic BDSM dobre la biografía del presidente brasileño.

El Rey Arturo y Los Caballeros De La Masa Redonda, una historia sobre la creación de un holding panadero y la búsqueda de la levadura perfecta.

Cacas y barro. Una novela de intensos tonos marrones.

El mago de Coz. Una niña se lía a patadas con una bruja, dejándole los tobillos desmochaos con sus botines esmeralda.

La Guarra de las Galias. Célebre relato pornográfico publicado por Julio César con el seudónimo "Biggus Dickus".

La Guarra Civil. Aclamada continuación de la anterior.

El meón, la bruja y el armario. Cuatro niños y un señor con problemas de próstata, salen del armario y descubren un mundo maravilloso.

El viejo y el MIR Le costó 45 años de esfuerzos, pero por fin acabó Medicina.

El Arte de la Guarra. Sun Tzu nos revela  la secreta sabiduría china en los asuntos del amor carnal.

Justino o los infortunios de la Virtud. Un cándido señor de Soria se ve envuelto en todo tipo de aberraciones masoquistas en la decadente Francia del XIX.

Lazarillo de Torpes. Un niño huérfano va ayudando a señores que no saben hacer la O con un canuto.

Tías sin ti. Unas chicas se montan una fiestecita sáfica y no te invitan.

Sweetie Todd o un collar de perlas. En esta entrega de nuestro cariñoso barbero de la calle Fleet, un cliente se deja el regalo de aniversario de su mujer y se ve envuelto en una extraordinaria aventura para evitar su divorcio.

50 sobras de Grey, la historía de alguien que no se le puede llevar a un buffet libre.

La rebelión de las Majas. Hartas de que les digan "sonríe, que estás más guapa" un montón de chicas sacan las tijeras de castrar.

Coñas y barro. La gente de la albufera se descojona cada vez que alguien se cae en la marisma.

Tus zonas Herróneas. Cuando tu amante comete faltas de ortografía, la libido se resiente.

Estadio en Escarlata Holmes y Watson intentan averiguar quién ha pintado el estadio del Chelsea de chillones colores. Todo apunta al malvado profesor Moriarty.

Ruego de tronos. Se piden las cosas por favor y no muere nadie, cancelan en la segunda temporada.

FrankEinstein. Un hombre creado con restos humanos es rechazado por su creador y por la sociedad hasta que demuestra ser útil a la misma con su portentoso cerebro y su pelazo.

El Falo del Fin del Mundo. Naufragios y porno gay.

Juego de Tronas ¿Quién logrará llegar primero al baño?

Festín de Cuernos. Mientras todos pelean por el trono, Tiryon se jarta a follar con señoras casadas.

El retorno del Grey. Tras casarse con Aragorn, Arwen descubre que su marido tiene aficiones... peculiares.

Danza de drogones. ¿Quién quiere otra rallita?

Diarea de una Geisha. Cosas que no quisiste leer y leíste de todas formas.

El Señor de las Roscas. Un señor se enriquece fabricando donuts en una factoría que emplea niños como mano de obra.

5 Loras con Mario (el título lo dice todo)

Episodios Necionales versión revisada.

El Bobo Estepario. Un señor alemán muy gruñón hace tontería tras tontería.

El Parón de Munchausen. Descontentos con el trato del patrón, los trabajadores de la fábrica de Munchausen inician una huelga.

La conjura de los recios. Un grupo de fanáticos del crossfit deciden conquistar el mundo, pero se lían a hacer burpees y se les olvida.

La conjuga de los necios. Peleas ortográficas en twitter.

Lunes de Bohemia. Max Estrella empieza una semana más, con resaca y ganas de suicidarse.

El Principuto
, autoexplicativo.


Danza de Tragones. Sam Tarly se mete entre pecho y espalda un jabalí asado. Nadie se atreve a decirle nada, joder, que se cargó a un caminante blanco


martes, 21 de abril de 2020

54 (y 10) AÑOS


10 años ya.

Los muy asiduos ya lo sabéis, abrí Episcophagus hace justo una década como autoregalo de cumpleaños, así que me es fácil recordar la fecha. Y aunque no suelo hacer celebraciones, este año esperaba escribir una entrada por la efeméride.

Llega con un día de retraso, pero tengo una buena excusa. Ayer esperaba pasar un día tranquilo y, porqué no decirlo, anodino. Dada la situación que estamos atravesando, esperaba recibir un par de llamadas y unos cuantos wassaps, y celebrarlo con una copa de vino con mi chica y nuestro hijo. Y debo decir que soy un privilegiado, porque estar con ellos es en buena parte lo que hace que el encierro sea llevadero

Pero ya sabéis lo que pasa con los planes de ratones y de hombres. cuando abrí los ojos tras la siesta (para qué mentir, dos copas de lambrusco y ya busco la horizontal, soy fácil y baratito de embriagar) me encontré un mensaje de S, que me decía que tenía un enlace en el correo. Entré en mail, le di al enlace, instalé una aplicación...

Me esperaba un videochat con nuestra hija y S, pero fue mucho más. Me habían tendido una emboscada con nuestras personas queridas, que según vieron mi cara de pasmo empezaron a partirse de risa y, para acabar de ponerme colorado, me cantaron un cumpleaños feliz antes de iniciar una charla animada.

Y fue genial. Ver a la gente que te importa (M, no sabes lo feliz que me hizo ver tu sonrisa y luego al gruñoncete de Bl), notar cómo ha crecido L (sé lo poco que te gustan los chats, Es; y eso hace que verte fuera un regalo doble), lo blancas que están C, E y So (os como a besos) y la cara de gato que se comió al canario de S (no me engañas, esto lo has planeado tú)

Ayer no esperaba tener regalos y me encontré con dos, el de mi chica y el vuestro, y ambos fueron coincidentes: una tonelada de afecto y una oleada de calor en mi pecho.

También varias llamadas además de las previstas, algunas muy especiales. debí estar a lo largo del día casi tres horas al teléfono (CHORPRECHA, LOCH MOVILECH CHIRVEN PARA HABLAR). Y de remate, docenas de personas felicitándome en las redes, aunque creo que si me ha parecido una avalancha puede ser porque estamos todos en casa y tenemos más tiempo para las redes, no porque me haya vuelto de repente un foco de atracción.

En cualquier caso, fue un cierre genial para un año que ha sido bastante duro (sí, cuento los años de 20 en 20 de abril) y es un buen comienzo para uno que se ve con muchísima incertidumbre.

En los pasados 365 días he salido del todo del armario, me he llevado buenas sorpresas y algún desengaño (muchos más de los primeros que de los segundos), he aprendido a mirar con crudeza las partes de mí que no son buenas y comprobado que sigo siendo vulnerable al chantaje emocional, pero que eso sólo funciona una vez (y como las personas chantajistas se empeñan en repetir la jugada, les sale como el culo)

A nivel íntimo, nuestra red, nuestro afecto y nuestro compromiso siguen vivos. Y algunas personas tangentes me han regalado confianza, calidez e incluso intimidad.

Tangencias. Es una hermosa palabra. La amistad es una tangencia muy bella, y a veces una bellísima intersección.

(A otras personas probablemente las habré decepcionado: como dije antes, hay partes que no son buenas y sería absurdo fingir que no están ahí)

A nivel familiar, los hermanos hemos estrechado lazos entre nosotros y con nuestra matriarca, tuvimos una sesión de catarsis en la arterocon y hemos funcionado muy bien como equipo, pese a nuestras diferencias.

A nivel más cercano aún, mi chica está estupenda, de ánimo y de físico, y encima ha dado rienda suelta a una creatividad gráfica maravillosa (como prueba, su tarjeta de felicitación, que podéis ver en cabecera) y D ha crecido en estatura, confianza y madurez. Incluso con la que está cayendo, que para él y So sospecho que es especialmente dura, por todos los presentes truncados.

Profesionalmente, ahora me centro en proyectos personales que, afortunadamente, me dan para vivir. Creo que podría sobrevivir a lo que viene, pero eso prefiero no pensarlo. Cruzaremos ese río cuando lo alcancemos.

Físicamente he arrastrado varias lesiones desde el pasado junio y algunas no se han recuperado hasta este puñetero encierro. Pero he logrado mantener una forma aceptable y ahora mismo me encuentro muy bien, y con ganas de volver a dejarme arrastrar por M y E a alguna otra locura del tipo por Dios qué hago aquí si podría estar tan a gusto en mi sofá? porque pasado el momento de me quiero morir lo que sigue es muy, muy de disfrutar, y sobre todo de disfrutarlo en compañía

A nivel personal, creo que soy mejor ahora que hace 12 meses. Pero aún hay mucho por delante y espero (necesito) poder decir lo mismo el próximo 20 de abril. Aunque aprenda tropezándome y abriéndome la cabeza.

Y eso es todo lo que hay. Ni grandes revelaciones, ni consejos, ni humor, ni un texto demasiado elegante. Pero como este resumen es más para mí que para quien me lea y a mí me sirve así, así se queda.

Buenas noches a todo el mundo. Cuidaos, sobrevivid y, además, vivid.

sábado, 11 de abril de 2020

SOBRE GITANOS, MURCIANOS Y LA SEMANA SANTA ANDALUZA (y II)


Empecemos por Murcia. Hay una conexión entre los murcianos y una de las dos preguntas originales. Hasta bien entrado el siglo XX se hablaba de una Pragmática Real (atribuida a Carlos III) que decía que las personas de honor debían abstenerse de tener relación con gitanos, murcianos y otras gentes de mal vivir.

Algunos intelectuales dicen que esa norma es un bulo, y que la frase original debía decir gitanos, murcios y otras gentes de mal vivir, siendo murcio un germanismo para ladrón. Es posible que tengan razón. Pero a mí se me ocurre otra posibilidad: la frase decía originalmente Murcianos y es, probablemente, de la época de Felipe III o Felipe IV.

En esos años en Murcia tuvo lugar un acontecimiento trascendental: la expulsión de los moriscos. Españoles cuyos antepasados adoptaron la fe musulmana y, tras la caída de los reinos andalusíes, se convirtieron al cristianismo.

Los conversos musulmanes y judíos, eran mirados con desprecio y desconfianza por los cristianos viejos, y se les acusaba de relapsismo (falsa conversión) y de practicar ritos heréticos a escondidas. En el caso de los moriscos murcianos eso se veía agravado por ser buenos agricultores cuyas tierras eran ricas y bien cuidadas, deseables, y mantener costumbres, vestimentas e incluso lengua propia. Ese habla rara que sonaba a castellano pero no era del todo comprensible por los verdaderos cristianos era vista con desprecio e incluso aborrecimiento.

El destino de los moriscos fue trágico. Primero se les convirtió a la fuerza (durante los desórdenes del alzamiento comunero, bautizos forzados en medio de matanzas). Después se les estigmatizó y señaló socialmente. Finalmente fueron despojados de todo salvo lo puesto y expulsados masivamente por orden de Felipe III. Sus bienes fueron rapiñados por la Iglesia y por el Duque de Lerma, como compensación por las pérdidas que suponía la expulsión de tanta gente trabajadora y productiva (que lo eran, y mucho)

Y así se limpió la región de Murcia, donde eran moriscos la inmensa mayoría, sobre todo en el medio rural. pero quedó en el imaginario la idea de que los murcianos eran gente extraña, de escasa confianza y hablar bruto. Si alguien venía de ahí, poco bueno podía esperarse de él. También hubo expulsiones masivas en el reino de Valencia, pero allí ya había una amplia población cristiana implantada, y no hubo estigma.

Por esas fechas los gitanos llevaban más de un siglo en nuestras tierras y ya se habían decretado leyes en su contra y persecuciones abiertas (edicto de los RRCC en 1499) así que tal vez simplemente se les asoció en el estigma con los murcianos-moriscos, dando lugar a la supuesta pragmática. Hoy el prejuicio religioso ya no existe y sólo queda la frase a modo de chiste, pero en su momento no era asunto de risa.

En cuanto a Andalucía, la exageradísima religiosidad de su gente tiene un origen temporal muy concreto: la Contrarreforma.

En tiempos de Carlos I en el antiguo Al Andalus la Inquisición aún se dedicaba a extirpar con crudeza los restos del judaísmo, perpetuado por los marranos (judíos conversos que mantenían su antigua fe) pero ya dedicaba también sus cuidados a los moriscos andaluces. Esa presión fue creciendo hasta estallar en tiempos de Felipe II en la rebelión de las Alpujarras, sofocada a sangre y fuego. Además sería en Sevilla donde se manifestaron algunos brotes luteranos y calvinistas en el siglo XVI, contra los que se ejerció la consabida represión.

Para la Inquisición, Andalucía era tierra de sospecha y su población, que en su mayor parte eran descendientes de judíos y musulmanes conversos (buena parte de los judíos hispanos acabaron refugiandose en Andalucía hasta su expulsión por los RRCC), vivía bajo su atenta mirada. Los judíos habían sido expulsados en el S. XV, los protestantes sevillanos fueron quemados en la hoguera en 1559 y los moriscos granadinos fueron masacrados en 1568 por las tropas al mando de Juan de Austria*. Para los cristianos nuevos había pocas dudas de lo que podía pasar si se les señalaba como falsos cristianos.

Pero en Trento, en 1563, se decretó una nueva forma de religiosidad basada en rituales que debían despertar el fervor popular y una nueva iconografía que era un canto al éxtasis y el martirio, con especial devoción a la Virgen y al santoral, convertidos por designio del Concilio en custodios e intermediarios de la fe del pueblo ante Dios, frente a la iconoclastia de los protestantes.

Esa religiosidad extrema era una forma de ponerse a cubierto de sospechas. Hoy puede parecernos ridículo, pero no debemos olvidar que la Inquisición era una realidad muy presente en las vidas de los españoles del XVI y el XVII. Para un castellano o leonés no había riesgos, pero si eras andaluz y persona de apellidos dudosos y/o antepasados heréticos, debías demostrar públicamente la fe, y no de forma comedida, sino prácticamente a grito pelado, porque tus vecinos harían lo mismo, y si no exagerabas lo suficiente, quizás alguien podría verte con sospecha**.

En una sociedad obsesionada con la limpieza de sangre ¿qué mejor forma de demostrar tu devoción que con ofrendas, fundaciones y donaciones? Así, cada iglesia andaluza se convirtió en un escaparate de la religiosidad de sus parroquianos, de los ricos y de los pobres. Porque nadie estaba a salvo de sospechas, pero si donas una custodia repleta de filigranas de plata y fundas una capilla, puede que ganes un certificado de Limpieza. Eso, en pleno auge del barroco, se convertiría en una explosión desmesurada de imaginería cuyos resultados podemos seguir viendo hoy en día.

Y si no tienes más que tu miseria, mejor cantar muy alto y muy fuerte, y emocionarte ante la virgen, y llorar a su paso como si fuera tu propia madre, y desmayarte entre convulsiones, incluso.

Esa fe inflada e inverosímil que ahora nos hace reír e incluso nos lleva a mirar a sus partícipes con cierto desprecio, no nació de la ignorancia. Sino del miedo y de la necesidad. Fue un escudo contra la persecución, y al final acabó convirtiéndose en una seña de identidad.

Y de nuevo aparecen aquí los gitanos. Porque tan exagerada como la devoción andaluza es la gitana. El cristianismo caló en Andalucía es como una versión amplificada del payo, por ser la tierra donde más gitanos se asentaron, y ser estos incluso más sospechosos de herejía y víctimas de persecución que los cristianos nuevos (recordemos el horrendo edicto de persecución de Fernando VI) pues además se les acusaba de brujería. Así que, ante un mismo peligro, se forjo la misma defensa: religiosidad escandalosa y florida.***

¿Qué tienen en común, entonces, andaluces, murcianos y gitanos? que eran en su origen pueblos conversos, se les señaló como cuerpos extraños y la inquisición y las autoridades se cebaron en ellos.

Luego la respuesta última a ambas preguntas es la misma. Los murcianos son señalados como estúpidos y de poca confianza, y andaluces calós y payos son tan exagerada y públicamente religiosos, por el fanatismo y la intolerancia de la Iglesia, la Corona y el propio pueblo español, que no dudó en pisotear e incluso aniquilar a buena parte de sus vecinos por ser diferentes.

 * Tras la matanza, las familias moriscas de Granada fueron dispersadas por Castilla, de ahí que Sancho, en el Quijote, tenga un amigo morisco. El propio Juan de Austria comentó con tristeza la desgracia de ese pueblo y lo injusto del trato que se les daba.

** Tal vez uno de esos mismos vecinos: la Inquisición generó un clima de sospecha y delación, ya que no se publicaba el nombre del denunciante y éste podía recibir una parte de los bienes del denunciado

*** Y FUNCIONÓ: hay oficios del Santo Tribunal contra los gitanos, pero en proporción son mucho menos que los que hubo contra la población judeoconversa, y en general las penas fueron leves, sin autos de fe con condenas a muerte. A partir del XVI los gitanos sufrieron persecución de las autoridades pero no inquisitorial****.

**** Si os interesa el tema, recomiendo la lectura del magnífico ensayo Los Gitanos y la Literatura en el siglo de Oro, de Antonio Solano Cazorla

SOBRE GITANOS, MURCIANOS Y LA SEMANA SANTA ANDALUZA (I)


Hace mucho que no escribo en el blog. Y hace mucho más que no escribo sobre religión. Pero esta extraña Semana Santa, caracterizada por la ausencia de procesiones, me ha hecho pensar un poco sobre dos hechos aparentemente inconexos.

En Aegypto, de John Crownley, se plantean dos preguntas: ¿Porqué en el dolar hay una pirámide? y ¿porqué se creía que los gitanos eran magos y brujos?

La pirámide del dolar representa al Gran Sello de los Estados Unidos, y es un símbolo masón, elegido por los Padres Fundadores, que eran masones. Cuando los masones adoptaron el símbolo de la pirámide se proclamaron herederos de la sabiduría secreta y milenaria de Egipto, recibida a través de los textos de Hermes Trismegisto. Éstos, en realidad fueron redactados hacia el siglo II y no tienen ninguna relación con el antiguo Egipto, pero la atribución se mantuvo y prosperó en la Edad Media, ya que todo el mundo sabía que era la más antigua de las civilizaciones, y que sus textos estaban llenos de secretos, dado que era imposible leerlos (hacía siglos que se había perdido el conocimiento de los jeroglíficos) Cuando apareció la masonería, se creó el mito de la sabiduría perdida de los atlantes, transmitida a los egipcios y por estos a los constructores del templo de Salomón que a través de la orden del Temple... (aquí sigue la inacabable colección de paridas sobre las que se sustenta el supuesto legado de masones, rosacruces y similares)

En cuanto a los gitanos, se les creía dotados de misteriosos poderes porque, cuando llegaron a Europa, parecían extraños a ojos de sus habitantes: tenían costumbres nómadas, relaciones de tipo tribal, una lengua ajena al griego y al latín, ropas peculiares y unas características étnicas exóticas para los europeos (piel bronceada, cabellos y ojos oscuros, facciones sensuales). La explicación que se dio fue que gentes tan misteriosas debían venir del misterioso Egipto*.

Por eso se les llamó en España
egitanos (egipcios, ya que Egipto se escribía Egito en el S. SV) que luego derivaría en gitano, y en Inglaterra Egyptians que se convirtió en Gypsy (sí, ambos términos derivan de la misma palabra) Y, puesto que eran egipcios, debían tener poderes y conocimientos secretos.

Así que en el dólar hay una pirámide, y los gitanos eran acusados de practicar la brujería, porque hasta el S. XIX (y a veces, todavía) todo el mundo
sabía que los antiguos egipcios tenían conocimientos y poderes misteriosos**.

Bien, pues en estos días, normalmente, la televisión estaría repleta de imágenes de las procesiones de la Semana Santa, con especial hincapié en las procesiones andaluzas y, por encima de todas, de la Semana Santa Sevillana. Y veríamos a todas horas a las gentes de Sevilla chillando con histerismo, azotándose hasta el éxtasis, deshaciéndose en lágrimas copiosas, gritando piropos atronadores a sus vírgenes, llegando a las manos cada vez que una cofradía chocase con el recorrido de otra, y por supuesto defendiendo que SÚ CRISTO (o virgen, o santo...) no tiene por qué ceder el paso a otro de inferior categoría. Y, en caso de semana santa lluviosa, imágenes de cofrades llorando desesperados por no poder sacar sus pasos y proclamando entre hipidos que llevan todo el año preparándose para ese momento.

Podemos ver escenas similares o incluso de mayor nivel histérico en los festejos del Rocío, con ese asalto multitudinario a la reja que hace parecer las vueltas a la Kaaba en La Meca una tranquila excursión campestre. Y, si nos damos un paseo por las iglesias y catedrales andaluces, saldremos mareados de la cantidad de santos, ángeles, custodias, ornamentos, tapices y dorados que las recubren.

La religiosidad de los andaluces, a ojos de una persona crecida en, pongamos, Valladolid o Huesca, parece totalmente fuera de proporción. Y esas son tierras con profundas raíces culturales cristianas, pero las celebraciones como la Semana Santa se viven con bastante austeridad, y los templos, incluso las grandes catedrales góticas, resultan sobrias por comparación con sus recargadas homólogas al sur de Despeñaperros. Eso nos lleva a preguntarnos ¿porqué? ¿Qué pasa en Andalucía para que allí la religión se viva tan, tan exageradamente?

Pues por la misma razón por la que todo el mundo considera que los murcianos son brutos, cerriles, semianalfabetos y de poca confianza, y que su habla es una lengua de catetos e ignorantes. Sin embargo cualquiera que viva o visite Murcia no verá ningún signo de especial debilidad mental entre sus pobladores, ni costumbres bárbaras o arcaizantes así que ¿porqué se piensa que los murcianos son idiotas?

La respuesta, mañana. Qu
e ya es tarde y me voy a la cama

* En realidad el pueblo romaní viene de Asia, probablemente de la península del Indostán, y no tienen ninguna relación con Egipto

** Cuando Champollion descifró los jeroglíficos y se leyeron por fin papiros y grabados en piedra pudo verse que la cultura egipcia era vital, alegre, y su religión estaba muy alejada de misterios esotéricos y conocimientos ocultos. Pero a día de hoy la leyenda de la sabiduría secreta de la Atlántida y Egipto sigue circulando entre los fanáticos de la conspiración y el ocultismo, adaptada a los tiempos modernos con la inclusión de extraterrestres


domingo, 1 de marzo de 2020

CUIDADOS (III) Cuidados logísticos

Llegamos a la parte más ¿materialista? del tema. Puede ser una buena palabra, después de todo yo soy materialista, desde el momento en el que creo que las cosas que nos suceden tienen bases materiales.

¿Porqué llamo logísticos a este tipo de cuidados? La logística (cito al diccionario) es el conjunto de los medios necesarios para llevar a cabo un fin determinado. En nuestro caso, el fin es el bienestar de nuestras personas más íntimas y de nosotros mismos, y si bien muchos de los medios que llevan a ese fin son de tipo no material, como los reseñados en la anterior entrada, otros son mucho más físicos. Vamos a ver algunos ejemplos.

_ Mudanzas. Todas conocemos unas diez mil anécdotas graciosas sobre mudanzas, sobre el escaqueo, el follón... pero eso no debería esconder el hecho de que una mudanza puede ser un trastorno muy duro y que es un momento en el que no basta con hacer acto de presencia, además hay que hacerlo de forma útil y razonada. No se trata sólo de cargar cajas, hay que asegurarse de que cuando la mudanza acabe dejes preparado un espacio realmente habitable. Caso real: en la que hicimos hace dos años el primer porte fue colectivo, para llevar los elementos más grandes, y en los siguientes una parte de los asistentes siguió con los portes mientras la otra iba montando armarios y distribuyendo los elementos más básicos, de forma que esa noche se pudiera dormir ahí y empezar a hacer vida a la mañana siguiente. Hacer acto de presencia, saludar y marcharse no es una ayuda, como no lo es mandar corazones y abrazos.

_ Transporte. Caso real, persona lesionada necesita apoyo para llevar bombona de butano. En esta ocasión quien acudió fue alguien que es una intersección (maravillosa) con nuestra red. De nuevo es importante tener claro quienes son las personas que realmente están ahí y cual es su disponibilidad y eficacia.

Sí, suena de lo más frío, pero como dije al principio de esta serie me parece absurdo creer que la gente es intercambiable. Es tan simple como saber que yo no tengo coche, luego yo no podría ayudar en esa situación. Y alguien con una lesión de espalda no debería ayudarnos a mover muebles. Hay que saber siempre con quién puedes contar en cada situación*.

_ Habitabilidad. Caso real, alguien necesita resolver una acumulación prolongada de caos en su casa. Esa persona podría hacerlo por su cuenta, poco a poco, pero ese mismo esfuerzo puede resultar menos gravoso si estamos disponibles para vaciar estanterías, mover, fregar, clasificar, empaquetar... y de nuevo calculando con frialdad cuantas personas debemos estar para no estorbarnos unas a otras y resultar lo más eficaces posible.

_ Planificación de actividades. En todo grupo hay una lamentable tendencia a descargar esas funciones en la persona que sabe. Pero como ya he dicho en varias ocasiones, si somos adultos funcionales, todos deberíamos ser capaces de planificar y no dejar que sea siempre la misma cabeza la que se coma ese esfuerzo. Y si de verdad sólo ella está en condiciones de hacerlo, procurad descargarla de todo el trabajo adicional que suponga esa planificación. Por muy capaz que parezca alguien de asumir peso, si lo asume todo, se romperá.

Todo lo que estoy diciendo de nuevo son lugares comunes, pero no por ello deberíamos dejar de machacarlos. Caso real, una conocida necesitaba ayuda para una reparación doméstica. Aunque nuestra relación no iba más allá de una simpatía mutua acudí a ayudarla porque NI UNO SOLO DE SUS VÍNCULOS SE OFRECIÓ. Debían estar demasiado ocupados fluyendo, no pensemos mal.

La cuestión es que estas ayudas que suenan tan banales son las que mejor encajan en la metáfora que vimos inicialmente, la de las cucharas. Si una persona se encuentra con situaciones como esas y no tiene ayuda, va a consumir una cantidad desproporcionada de cucharas. Y eso puede parecer intrascendente a quienes de partida tienen una buena reserva, pero hay quien va siempre muy, muy justa.

Y eso por lo que se refiere a situaciones puntuales, pero hay al menos dos formas de cuidados cotidianos que pueden ser básicos a la hora de apoyar.

_ Cocinar de forma cooperativa. Qué chorrada ¿verdad? Qué pedestre. Pero puede suponer una diferencia muy grande si cuando planificamos nuestras comidas lo hacemos de modo que esas comidas puedan compartirse.

Caso práctico. Si trabajas en casa puedes planificar bien tus tiempos de cocina. Si decides preparar croquetas, el trabajo previo (hacer la masa con el relleno y dejarlo reposar) es exactamente el mismo si preparas 50 croquetas que si preparas 90. La diferencia viene a la hora de envolver, ya que ahí sales a croqueta por minuto. Diferencia final, 40 minutos. Si le pasas esas 40 croquetas a alguien para que las congele y dosifique, a razón de 7 por vez tiene entre cinco y seis comidas resueltas, lo que supone facilmente unas 10 horas de trabajo suyo ahorradas por 40 minutos tuyos. Quien dice croquetas dice guisos, escabeches, empanadas, bollería... y de paso llenas tu instagram de fotos apetitosas

Y no se trata solo de guisar. Hablamos de cosas como planificar compras, organizar un grupo de consumo... insisto, sé que es algo muy básico, muy banal, pero es que el mayor gasto de energía, de cucharas, es el día a día, el agotamiento, el sentir que todo recae sobre nuestras cabezas. Si una persona llega a casa sin fuerzas, sin tiempo para respirar porque vivimos situaciones laborales que más parecen un paso por un exprimidor de limones que un modo de ganarnos la vida, el saber que no tienes que ponerte a cocinar en ese momento puede ser la diferencia entre consumir tu última cuchara o poder descansar un poco. Y más si esa comida es, además, un gesto de afecto, con todo lo que implica

La cultura del tupper, esa que vinculamos a nuestras madres y abuelas, debería ser parte integrante de nuestras relaciones. Si es que de verdad nuestras redes son nuestras familias elegidas, y no una distracción temporal.

_ Crianza. Y llegamos a la madre del cordero. Si entre tus vínculos hay personas con peques, y vuestra confianza mutua es la necesaria para algo tan importante, podéis colaborar en la crianza. Si no lo habéis vivido no podéis imaginar el desgaste físico y emocional que supone maternar.

¿Qué implica esto? que las personas de una red que vayan a colaborar en una crianza deben estar bien organizadas, de modo que siempre haya alguien disponible tanto para el día a día (ir y venir del cole, revisiones médicas, ocio) como en casos de emergencia (enfermedad, accidentes, puentes, festivos sólo lectivos...) de modo que esa persona a nuestro cuidado nunca se sienta dejada de lado y su padre/madre pueda respirar, e incluso dedicarse un poco a sí misma. Le estás dando lo que más falta le hace: TIEMPO

Eso es importantísimo, si nos involucramos en una crianza NOS COMPROMETEMOS. Hace unos años Alicia Murillo habló de lo dura que puede ser la vivencia poliamorosa para les peques, sobre todo si quienes están a su cargo se dejan llevar continuamente por la NRE y además toman sus decisiones en base a sus emociones del momento. Siento decirlo así, porque suena a que si hay menores en juego tu libertad se ve restringida, pero criar implica dar a esa persona que no puede defenderse una estabilidad emocional y presencial. No puede ser que une peque vea como sus personas de referencia, sus cuidadores, van cambiando cada pocos meses. Algo así le supone, por una parte, tener que adaptarse una y otra vez a situaciones nuevas y estresantes, y por la otra puede llegar a sentir que sus afectos son algo volátil y sus emociones carecen de valor para los demás.

Si te comprometes en una crianza ES PARA CUMPLIR. Si no va a ser así, no se te ocurra ni proponerlo ni pensarlo siquiera. Asume que no es para un día o una semana, que te comprometes a largo plazo. Y que en esa relación lo importante no vais a ser los adultos, que si hay que trocear un pollo, te vas a comer el pescuezo y lo harás asegurando que está delicioso

Si hay menores contigo, no sexteas, no fumas, no llevas drogas (ni una miserable pastilla) ni vas a recogerle oliendo a alcohol, hablas de forma correcta y, si conduces, vas en primera y con el freno de mano echado.

Y añadiré una dificultad más. No basta con que tu vínculo y tú esteis de acuerdo y tengáis esa confianza. Debes contar también con la confianza y la aceptación del/la menor. Si no cuentas con su confianza, con su permiso, NI TE ACERQUES.

Siento ponerme tan radical y tajante, pero he conocido al menos un caso muy doloroso y no quiero ver que se repite por la inconsciencia o la falta de compromiso de quien no sabe donde se está metiendo.

Ahora bien, si todo encaja, y si cuentas con esa aceptación, entiende que te están haciendo un presente valiosísimo y doble. Por una parte estás recibiendo un regalo de la confianza más elevada que puedes imaginar, y por el otro tienes la oportunidad de hacer algo muy valioso, un aporte real, quizás el más importante en términos de cucharas.

Se dice, hace falta la tribu para criar a un niño. Bueno, se supone que lo que hacemos no es pasar el rato, que estamos configurando algo diferente. Y no es mala cosa formar una tribu

Y aquí termino mi exposición. Sé que lo que he contado en estas tres entradas no contiene nada revolucionario, no ha sonado nada glamouroso y no se parece en nada a esa vida festiva y plena que se supone vivimos cuando entramos en las relaciones abiertas (y que existe, ojo, hay redes de afecto sin problemas de cucharas, benditos sean)

Como dije al comienzo de todo, sólo puedo hablar de lo que conozco, y no tengo los conocimientos necesarios para teorizar sobre nuevos marcos de referencia. Pero si vosotros los tenéis, no pasa nada si, mientras teorizáis, dedicáis parte de vuestro tiempo a lo práctico. A compartir vuestras cucharas, porque sin ellas no hay teoría que valga una mierda.

Anexo de última hora: si queréis leer más sobre este tipo de temas (lo que no te cuentan de las relaciones abiertas, o lo que creemos que sabemos, hasta que nos damos con la realidad) os recomiendo con fervor que visitéis https://31ninjas.home.blog/


* Hay casos muy evidentes. Si uno de tus vínculos necesita hospitalidad, sólo podrás ayudar si tienes espacio para acoger**. Si necesita un respaldo económico, como un aval para un alquiler, sólo podrás apoyar si tu situación económica es buena. Y no nos engañemos, vivimos en unos tiempos de precariedad que hacen que esos casos sean muy reales, no algo que vaya a pasar en lugares ignotos

** Y sólo podrás hacer eso si vuestra confianza y sobre todo vuestra flexibilidad y adaptabilidad es la adecuada como para convivir sin que eso se vuelva un lastre. Estamos hablando de una situación que puede ser muy problemática

sábado, 29 de febrero de 2020

CUIDADOS (II) Concretando los cuidados emocionales

Ya he definido los cuidados y sus circunstancias. Ahora toca revisar los diferentes tipos. Yo los divido en dos grupos: emocionales y logísticos. Podría decir materiales en vez de logísticos pero prefiero ese término, creo que una vez lleguemos a ese punto lo entenderéis.

Los cuidados emocionales nos ayudan a sobrellevar los momentos difíciles. Situaciones que nos ponen al límite de nuestras fuerzas y nos llevan al borde de la desesperación. Y no se trata sólo de acontecimientos extraordinarios, de hecho la mayor parte de nuestro agotamiento y nuestra tensión provienen del día a día, de situaciones que hemos normalizado de puro cotidianas, pero nos desgastan y nos llevan poco a poco hacia abajo.

Voy a desarrollar algunos los cuidados de este tipo que me parecen más importantes.

_ Escucha activa. Parece fácil, pero implica mucho más que oír lo que esa persona necesita decir. Implica atención, empatía y diálogo constructivo. Aunque el tema te parezca trivial, para tu vínculo no lo es, así que no intentes verlo desde tu perspectiva, sino desde la suya. Y, por supuesto, eso significa que debemos centrarnos en lo que necesita compartir, no compararlo con nuestra propia situación ni desviar la conversación ni mucho menos interrumpirle para mirar mensajes. Igual que hay tiempo de calidad, hay escucha de calidad.

_ Atención. Debemos ser capaces de notar cuándo nuestros vínculos se encuentran mal. En demasiadas ocasiones las personas tienden a ocultar sus problemas, porque sienten que deben afrontarlos solos, así que es preciso estar atentos a los síntomas. Y si vemos indicios de que algo no va mal, no debemos callar. Creo que en esos casos lo mejor es ser directos, no preguntar ¿Cómo estás? sino decir lo que estamos notando y expresar con claridad nuestra preocupación. Si pese a todo esa persona prefiere sobrellevar la situación a solas debemos respetar su decisión, recordándole que si cambia de idea estaremos ahí.

Acogimiento/abrigo. En ocasiones no necesitamos escucha o consejo, sólo un paréntesis, un espacio seguro para dejar a un lado la carga, vaciar la cabeza y recuperar fuerzas. Puede ser salir, ir de fiesta, pasar unos días juntos aislados de todo, pasear, o tan sólo disfrutar de unas horas calmadas debajo de una batamanta. Se trata de ayudar a construir ese espacio seguro y disfrutarlo, sí, pero sin olvidar que estamos cuidando, que no se trata de nuestra diversión, sino de su reposo. Quiero decir, que si vais a una rave, será porque te ha propuesto explícitamente ir a una rave, no porque a ti te apetezca mucho asistir.

Respetar el espacio. Esto es algo que en demasiadas ocasiones pasamos por alto. A lo mejor lo que necesita nuestro vínculo es su propio tiempo, su propio espacio y su propio aire, y en ese caso tan importante como saber estar es el saber NO estar. Si estoy agotado y tengo por delante unos días libres, a lo mejor lo último que necesito es que aparezcas en mi puerta para animarme. Puede que no necesite animarme, sólo tener ese tiempo para mí, para recoger, limpiar, disfrutar de una lectura, darme un baño relajado, masturbarme, mirar el techo LO QUE SEA. Sarah Anderson lo explica mucho mejor que yo.


Por supuesto, como dije en la primera entrada, ni somos telépatas ni adivinos, pero como medida preventiva nunca deberíamos dar por hecho que hay que rescatar a alguien de su soledad. Y la manera de hacer las cosas es muy simple: preguntar. No es tan difícil, sólo decir ¿te apetece que vaya a verte, o necesitas intimidad?*.

_ Acompañamiento. Justo lo contrario de lo que acabo de plantear. Hay situaciones en las que es es preciso acompañar físicamente porque afrontarlas en solitario puede ser muy duro. Y debemos estar ahí sí o sí. Por ejemplo, pruebas médicas, intervenciones quirúrgicas, poner una denuncia, hospitalizaciones, exponer un TFC, una charla en público, presentar un libro... algunas de esas situaciones pueden parecernos banales, pero la diferencia entre vivirlas con angustia y pasarlas con calma, puede ser tu presencia y tu apoyo.

Y lo mismo cabe si nuestro vínculo sufre una crisis de ansiedad, un ataque de pánico... si no puedes estar ahí en ese preciso momento, usa el móvil: habla, que escuche tu voz, que te sienta, no intentes solventarlo con un chat.

Cumplidos. Es una palabra que me encanta. Se refiere a decir a esa persona las cosas buenas que pensamos de ella y recordarle todo lo positivo tiene. Sí, suena a obviedad, pero muchas veces se nos olvida lo obvio.

_ Amabilidad. Con este término me refiero a la forma de decir las cosas. Si crees que alguien está actuando equivocadamente no debes mirar para otro lado: debes ser sincero y explícito. Pero también creo que es muy importante ser amable. La sinceridad sin amabilidad puede ser treméndamente cruel. Yo he sido cruel y me he autoengañado diciendo que estaba siendo sincero, que me estaba protegiendo, que no estaba preparado para una situación así... pero son sólo excusas. Fui cruel porque no vi nada malo en serlo, y es un error horrible.

Hay muchas otras formas de cuidar emocionalmente. Algunas, como veis, no son necesariamente presenciales, pero salvo que se trate de relaciones a distancia no es mala idea tener en mente cosas como, en caso de una emergencia ¿cuanto tardaría en llegar hasta ti? Vale, eso suena un poco a paranoia pero quiero decir que es bueno tener un protocolo. Por precaución y por respeto, hacia tu tiempo y hacia el de tus vínculos. Por poner un caso menos exagerado, conviene establecer y respetar una agenda, saber cuando no podemos centrar nuestra atención (por ejemplo por motivos laborales) porque, como hemos visto, estas situaciones requieren ese nivel de atención.

Y aunque no haya ninguna situación mala, tener pequeños espacios dedicados específicamente a nuestro vínculo es algo muy positivo. Reservar, quizás, unas horas al día para simplemente charlar, o mandarnos mensajes moñas, o contarnos chistes bobos... lo que nos apetezca, eso también es cuidar, y cuidarnos. Si no es posible establecer esa, digamos, rutina de afecto (no todos tenemos una vida razonablemente ordenada y previsible, de hecho en nuestro entorno lo imprevisible es más normal) sí reservar parte de nuestro espacio libre, y ofrecérselo cuando surja, nunca como una obligación, sino como una opción. Y si no puede o no desea aprovecharlo, aceptar eso igualmente con una sonrisa, porque tan importante como facilitarle a alguien los momentos duros es facilitarle el poder decir No.

Un último punto antes de terminar: los cuidados no son terapia. Si alguien está mal podemos ayudarle a sobrellevarlo, pero si necesita ayuda más cualificada, salvo que seamos profesionales de la psicología (y tampoco, ya que estaríamos implicados emocionalmente) debemos animarle a buscar esa ayuda.

No esperaba alargarme tanto con el tema de los cuidados emocionales, pero una vez más me ha perdido mi logorrea (¿Hay una palabra equivalente para el concepto "extenderse demasiado al escribir"?) así que dejaremos los cuidados logísticos para otra entrada.

 Y, por favor, si creéis que podéis añadir o corregir algo, no lo dudéis, como dije en la primera entrada esto es sólo mi opinión y mi experiencia, y puedo ser muy ignorante o estar muy equivocado.

* Y, por supuesto, preguntar las cosas de una forma no agresiva , no es lo mismo decir ¿no quieres verme? que ¿necesitas espacio?


jueves, 27 de febrero de 2020

CUIDADOS (I) conceptos básicos

En las últimas semanas he leído bastantes comentarios sobre el tema de los cuidados dentro de las relaciones abiertas. En algunos momentos la conversación derivaba hacia detalles que, personalmente, se me escapan, por demasiado teóricos o demasiado abstractos. Pero creo que vale la pena hablar del tema, por eso me he decidido a desarrollarlo en esta mi (no santa) casa virtual.

Vaya por delante que no tengo la formación ni la experiencia precisas para teorizar, por eso voy a limitarme a opinar sobre lo que conozco de primera mano. Hoy expondré el contexto y en la siguiente entrada iremos a lo concreto, los tipos de cuidados.

Lo primero que debemos hacer es explicar qué son y qué no son los cuidados. Para mí son el conjunto de acciones que mejoran la vida de nuestras personas queridas, de modo que puedan superar mejor las dificultades del día a día y las de las situaciones inesperadas. Eso significa que, salvo en contadas ocasiones, cosas como salir de copas, ir de fiesta, echar un polvo... no son cuidados, sino ocio y diversión compartidos. Por supuesto puede haber momentos específicos en los que esa persona necesite esa diversión y ese ocio, pero la diferencia, a mi entender, radica en que no suponen en sí un esfuerzo para la otra parte.

He usado la palabra esfuerzo. De nuevo desde mi punto de vista, las relaciones y los vínculos implican un esfuerzo. En las relaciones laborales, docentes, familiares, amistosas... hay esfuerzo, no de forma continuada, pero sí en situaciones puntuales, y es absurdo plantearse que las relaciones emocionales no funcionen así.

He oído en demasiadas ocasiones (sobre todo dentro del entorno de la anarquía relacional, pero también en el ámbito poliamoroso) que en las relaciones no hay que esforzarse sino fluir. Llamadme escéptico o materialista, pero en general cuando alguien usa ese tipo de términos, sospecho que no estará ahí cuando sus vínculos realmente necesiten apoyo. Si estás agotado/a, has sufrido acoso en el trabajo, te encuentras en una mala situación económica, tu salud está por los suelos, te han duplicado el alquiler o se te ha caído todo el enyesado de la cocina, probablemente necesites algo más que un guasap con corazoncitos y caras sonrientes o un comentario del tipo cómo te comprendo, voy a hacer biodanza para enviarte mis energías positivas.

Eso no significa que la persona fluida sea un jeta o pase de ti. Puede que realmente piense que eso que está haciendo es cuidarte, igual que hay quien cree que rezar es hacer algo. El problema es que tú vives en la Tierra, y él en el Planeta de las Piruletas.

Otro término con el que no estoy de acuerdo es el de la reciprocidad exacta. Hay quienes requieren más cuidados, y quienes están en mejores condiciones para cuidar. Me gusta mucho el símil de las cucharas  porque asume de forma explícita ese desequilibrio. Algunas personas tienen una cantidad de cucharas muy reducida, y para ellos es tremendamente costoso compartirlas. Otros, en cambio, disponen de una reserva enorme de ellas, y pueden ofrecerlas con asiduidad. Es imposible ajustar las cuentas a cero, siempre va a haber un desequilibrio, porque nuestras circunstancias no son iguales.

Eso no implica que la gente cuidadora tenga un suministro inagotable de cucharas. Tienen más, eso es todo. Pero si en una relación, del tipo que sea, es una sola persona la que siempre aporta los cuidados, acabará viniéndose abajo*. Podemos encontrarnos con gente que toma y nunca ofrece nada, y por eso es importante plantearse la siguiente pregunta:

¿A quien debemos ofrecer o pedir cuidados?

Caso real. Hace años, una conocida con quien no tenía ningún vínculo emocional me solicitó cuidados. Esa persona tenía (tiene) pareja y relaciones, pero esos vínculos no le daban cuidados, así que me los pidió a mí. No se los di: por grande que parezca mi suministro de cucharas, tiene un límite. Y si lo derrocho  mis vínculos (y yo mismo) pueden quedar desatendido. Así que tengo que tener claras las jerarquías.

Hay quien opina que no debe haber ningún tipo de jerarquía en nuestras relaciones. Yo no estoy de acuerdo porque para mí las personas no son intercambiables. Por muy bien que me cayera esa conocida, y por mucho que la encontrase agradable, interesante e incluso atractiva, yo no era quien debía atender sus necesidades. Si no era capaz de pedirle esos cuidados a sus vínculos, o si sus vínculos no eran capaces de ofrecérselos NO ES MI RESPONSABILIDAD

Y llegamos a otro término que mucha gente le causa rechazo. La responsabilidad. Cito a Mosca Cojonera: El poliamor (y similares) no son una forma de tener menos ataduras: es una forma de tener más. (léase responsabilidades donde dice ataduras)

Soy responsable de mis vínculos. Aunque puedo apoyar o ayudar puntualmente a otras personas, mis vínculos son a quienes voy a dedicar mis cuidados de forma consensuada y estable. Y no quiero decir mis amantes o mis amores, porque puedo no tener sexo con una persona o no estar enamorada de ella y sin embargo establecer un vínculo afectivo real.

Esto es bidireccional. Tan responsable es quien cuida como quien es cuidado. Si alguien me ofrece sus cucharas, ni debo derrocharlas ni debo tomarlo como un derecho. Agradezco tus cucharas, me esfuerzo por aprovecharlas y, si más adelante estoy en condiciones de compartir las mías contigo, las ofrezco igual que me ofreces las tuyas.

Puede que os esteis preguntando porqué he escrito términos como ataduras o responsabilidades. Porque una relación de este tipo implica un compromiso, no un gesto ocasional. Si uno de mis vínculos sufre, por ejemplo de depresión, o de acoso laboral, o un problema grave de salud, eso no va a solucionarse mágicamente con unos abracitos, y va a ir para largo. He oído en más de una ocasión comentarios del tipo es que no se puede contar contigo para nada o parece que estés esperando a que me lo esté pasando bien para llamarme. Y yo los habré usado en más de una ocasión y ahora me daría de bofetadas por ello

Repito: bidireccional. Si estoy recibiendo cuidados de alguien, respeto sus espacios, su intimidad y sus tiempos. Puede haber situaciones de emergencia, pero si somos adultos funcionales no podemos descargar el peso de nuestro bienestar en otra persona ni reclamar constantemente su atención.

Esto se consigue acordando las cosas con claridad. Si necesitamos el cuidado de alguien, debemos expresarlo con claridad, no esperar a que la otra parte lo intuya. Cuando E y yo vimos que podíamos confiar y entendernos, me expuso con términos concisos el tipo de cuidados que podía requerir de mí y viceversa. Eso nos permitió establecer un mínimo de base, y ese mínimo es una atadura, un compromiso real que sigue vigente mientras no negociemos otro. Todo lo demás es un extra que nos ofrecemos porque lo deseamos, no una obligación.

Atadura. Compromiso. Obligación. Suena muy poco divertido. Pero es que la parte divertida la disfrutamos ambos, no supone un esfuerzo.

Para terminar, esto no significa que una relación sin compromisos ni cuidados sea mala en sí. Se habla mucho dentro del discurso poliamoroso del consumo de cuerpos, presentándolo como algo negativo por la carencia de vínculo emocional, pero en sí la promiscuidad no tiene nada de malo, siempre y cuando las partes implicadas sepan qué está pasando. Y sucede lo mismo en el caso del consumo emocional: hay gente que inicia una relación, disfruta del subidón inicial y, en cuanto se le baja el chute de endorfinas pasa directamente a la próxima. Y ni siquiera da por terminada la previa, porque se trata de una relación abierta y eso evita el conflicto de una ruptura, ya se encargará el tiempo. Ambas posturas son legítimas, insisto, una relación puramente hedonista es tan válida como cualquier otra.

Ahora bien, si eliges relaciones en las que no se te requieren cuidados, no tienes derecho a protestar y quejarte por no recibirlos: eres responsable de cómo decides relacionarte, y debes asumir las consecuencias de esas decisiones.

Un último punto: no puedes cargar con el peso del mundo. No hay nada vergonzoso en decir no puedo y tomarte un respiro, y tus vínculos deben ser capaces de entenderlo y respetarlo.

* la queja de mucha gente (hombres) sobre lo mucho que se divorcian las parejas ahora parece obviar el hecho muy descarado de que el peso de los cuidados en las parejas sigue gravitando desproporcionadamente sobre las mujeres. Y no es que ahora tengan menos paciencia, es que hoy en día tienen una salida

domingo, 23 de febrero de 2020

LOCURAS CHURCHILLIANAS

Demasiado tiempo sin escribir. Tenía el propósito de publicar más seguido en enero, pero ya sabéis lo que pasa con los planes de los ratones y de los hombres. Pero bueno, aquí estoy de vuelta, así que gracias a quienes sigáis por aquí por vuestra paciencia

Hace poco he acabado el trabajo para un nuevo monográfico de tecnología militar, esta vez centrado en los aparatos que no funcionaron como se esperaba, o que resultaban tan sofisticados que resultaba imposible producirlos e incluso usarlos, y dentro de ese proyecto he incluido una sección que se podría resumir en PERO ¿QUIÉN PENSÓ QUE ESTO ERA UNA BUENA IDEA?

Pues bien, dentro de ese apartado de Cacharros Majaretas, hay uno que no me resisto a comentar por aquí, ya que lo tiene todo: ideas imposibles, fantasía desbordante, esfuerzo tecnológico valdío y un rostro famosísimo detrás. Ni más ni menos que el ínclito, el inimitable, el único....*redoble de tambores*... ¡¡¡¡¡WINSTON CHURCHILL!!!!!, que cuando estaba inspirado era para echarse a temblar

Porque, como la Historia la escriben los vencedores, a veces parece que las ideas ridículas sólo se les ocurrían a los alemanes. Pero los aliados en general, y los ingleses en particular, tienen una buena cantidad de inventos absurdos, y el que voy a presentaros es digno, no sé ¿de Julio Verne?

Pues resulta que una mañana nuestro primer ministro británico favorito Winston se levantó así, como animado, y le comentó a su mayordomo ... porque yo me imagino a Winston con un mayordomo, así, muy serio, con su elegante traje negro y su plastrón, y siempre una bandeja a mano con una botella de brandy para el desayuno del señor... Bueno, pues eso, que Winston, se levanta murmurando, qué magnífico día para matar boches, y luego le dice al mayordomo

James, mi buen amigo, estaba yo pensando anoche antes de dormirme, con eso de que en nada tendremos una nueva guerra de trincheras como en 1914, sería una buena cosa que hubiera un tanque subterráneo. 

- Por supuesto, milord. Permítame decirle que me parece un pensamiento muy inspirado

- Nah, una fantasía imposible, mi buen James. Construir algo así sería complicado, costoso... probablemente no lograríamos llevar un proyecto así a buen puerto, es mejor centrarnos en las cosas prácticas

- Si me permite la osadía, milord, añadiría que para construir algo tan formidable hace falta tener los huevos bien puestos, los ingleses, le ruego me disculpe, ya se sabe...


(James, por si no lo habéis deducido, es un mayordomo escocés, y con su delicioso acento de las Highland diría... There aren't english eggs to build an underground tank, Mylord)

...Y Churchill, tomándose su brandy con colacao, le miraría frunciendo el ceño y diría...

_ That there aren't eggs? WHAT ISNT EGGS? HOLD ME MY BRANDY WITH COLACAO !!!!

Y luego cogería su teléfono y diría, Elizabeth, querida, páseme con la oficina de ideas chorras, digoooo, el Departamento de Vehículos Especiales

Y, dicho y hecho, a finales de 1939 estaba en marcha el desarrollo del primer y único tanque subterráneo del mundo, un proyecto que sería conocido como The White Rabbitt (por el conejo de Alicia), Nellie (apodo cariñoso dado por Churchill) o, en nombre clave, The Cultivator nº6.

Por resumir, os diré que se trataba de un vehículo excavador de 130 toneladas de peso y 24 metros de largo, formado por dos cuerpos articulados, el principal situado detrás, con un sistema de tracción oruga y dos motores, uno para mover todo el artefacto y otro para dar potencia a la parte delantera, una sección frontal con dos palas rotatorias a ras de suelo y presidida por una gigantesca reja de arado de 10 toneladas de peso. Éste aparato, en la mente de Winston, excavaría una zanja de algo más de dos metros de profundidad y otros tantos de anchura, avanzando sigilosamente hacia las líneas alemanas, y abriendo así un paso seguro a las tropas que le seguirían para saltar sobre los desprevenidos alemanes surgiendo de la tierra delante de sus trincheras. Aquí abajo podéis ver mi recreación del invento

La idea era que la reja iría abriendo el terreno para facilitar el trabajo de las palas rotatorias: estas recogerían la tierra y los escombros y los expulsarían por las tolvas laterales que se aprecian en la parte delantera. Todo el conjunto iría dirigido por su comandante, asomado a esa especie de torrecita cuadrada que hay en la parte superior, que sería lo único que sobresaldría del suelo. La máquina, por cierto, avanzaba excavando a razón de un kilómetro por hora.

Por increíble que parezca, Winston logró convencer al gobierno de su majestad y al gobierno francés, y se encargaron en firme ¡¡¡240 unidades!!! Es más, entre enero y marzo del 40 los observadores alemanes en la línea Sigfrido informaron de un inusual aumento de la actividad en las líneas francesas, sin poder encontrar una explicación, dado que las patrullas enemigas no parecían estar llevando a cabo nada parecido a un reconocimiento táctico. Lo que ignoraban los alemanes era que lo que hacían los franceses era tomar muestras del terreno, para ver por donde sería más fácil lanzar el ataque con las tuneladoras churchillianas, de las cuales Winston (que aquí vemos asistiendo a una demostración) estaba muy, muy orgulloso


Pero ya sabemos que los mejores planes pueden torcerse por circunstancias incontrolables, y sucedió que la guerra no se desarrolló como se esperaba, y no se formó un frente de trincheras con su tierra de nadie y sus líneas de alambradas, tal y como esperaban ingleses y franceses que pasara, y en su lugar hubo una guerra acorazada de alta velocidad que se llevó Francia por delante en un pis pas, y Nellie dejó de tener sentido antes de nacer

Ojo, por increible que parezca, Nellie FUNCIONABA. Aunque, como podéis ver en las siguientes fotos, no era lo que se dice un aparato de manejo sigiloso y discreto.





He mencionado que esta máquina hubiera tenido sentido en 1914. Sí pero no. Porque Nellie tenía un problemilla, o al menos yo creo que lo tenía, algo en lo que ni Churchill ni los ingenieros del departamento de vehículos especiales tuvieron en cuenta

Recordemos la idea: La maquina irá excavando una zanja seguida por la aguerrida infantería, que saldrá practicamente de debajo del suelo para tomar por sorpresa a los atónitos boches. Vale, obviemos que se les ha visto venir desde varias horas atrás. Imaginemos que todos los centinelas alemanes están ciegos de schnaps porque es el cumpleaños de una prima del Führer y no ha tenido lugar ningún diálogo del tipo Hans, oye, esa zanja de hace un rato sigue avanzando despacito hacia nosotros, lanzando chorros de tierra a gran altura, y el caso es que cada vez que caen cascotes en la cosita cuadrada que hay en medio se oyen como insultos en inglés. Qué raro ¿no?

Pues sucede que la incontenible furia de los infantes ingleses tiene un pequeño e insospechado obstáculo en su camino: La propia Nellie, con sus 130 toneladas y sus 23 metros de largo, QUE ESTÁ JUSTO EN MEDIO ¿O acaso va a asomarse el de la cajita y decirles a los alemanes, señores nazis malvados, que no nos vale ¿eh? cruci, que ahora tenemos que meter la reversa y volver a nuestras líneas, y ya si eso en un par de horas llega el asalto incontenible y sorpresivo. Ustedes, como si no nos hubieran visto ¿vale? y ellos Jawoll, jawoll, ustedes a su aire, hagan, hagan.

En fin, para rematar la historia, os diré el primer prototipo funcional fue presentado en 1941, un año después de la caída de Francia. Así que para unas prisas, pues tampoco era. Winston redujo el pedido a 33 unidades que al final se quedaron en 6, entregadas en 1942. Como excusa, y para justificar el coste de todo el proyecto, se adujo que en realidad esas máquinas eran excavadoras de trincheras (Trench-digger) y que su función era trazar líneas defensivas de emergencia en caso de una invasión paracaidista alemana. Al acabar la guerra las 6 máquinas fueron desguazadas y se corrió un tupido velo sobre el proyecto.

En cierto modo es una pena que no guardasen alguna. Yo, cuando veo las fotos, lo veo ideal para una distopía steampunk, sólo necesita una buena caldera de vapor con una fenomenal chimenea y un elegante ribeteado dorado en la hoja del arado.

Pero, aunque no queden las máquinas, tenemos las fotos y, sobre todo, el testimonio del propio Churchill, que mencionó el proyecto en sus memorias y lo comento con esta, a mi parecer, gloriosa frase, digna del viejo león:


ME DECLARO CULPABLE, PERO NO ARREPENTIDO (I'm guilty, but impenitent)