Mujer iroqués

miércoles, 4 de abril de 2012

GEORGE LUCAS ES UN MENTIROSO (I) O por qué aborrezco la precuela de SW


Sé que no estoy solo. Por mucho que lo neguéis, sé que los que crecimos con la trilogía original de Star Wars abominamos profundamente de la precuela perpetrada por el supuesto genio jolibudiense. Sin embargo mis motivos para el odio van más allá.

Ojo, estoy de acuerdo con vosotros. Las incongruencias de la precuela con la original son cantosas a más no poder. JarJarBinks merece una muerte lenta, el niño Anakin necesita una buena azotaina y el joven Anakin es un llorica. Meter con calzador a R2D2, a C3PO, a Chiguaca y a Bobafett resulta patético. Yoda dando brincos ninja causa risa cuando nó lágrimas y el abuso de escenas dedicadas en exclusiva a vender videojuegos deja muy a la vista el poquito dinero que se dejó el amigo George en el apartado argumento. Sólo por eso Lucas merece una paliza a manos de dos negros ciegos de crak con un soplete. Sí, deberían ponerse medievales con su culo, y se quedarían cortos.

Algún irreductible fanático me ha intentado justificar su aprecio por la saga con el argumento de que las dos primeras son malas ¡pero en la tercera Anakin se convierte en Vader! ooooohhhh, qué sorpresaaaaa... Sí, cae en el Lado Oscuro. ¿Y? ¿Acaso te pareció inesperado, es que no suponías que iba a suceder? ¿Te desmayaste de la impresión? ¿No habías deducido ya quien era el malo?

Pero al margen de eso, e insisto, no es poco, yo tengo otra objeción. Y es que la historia que nos vendió Lucas en la trilogía original era falsa. Una puñetera mentira. Recordemos los hechos. La galaxia vive oprimida bajo el dominio imperial, y unos animosos jóvenes han formado una alianza para romper el yugo del tirano Palpatine, recuperando así los valores de la antigua República, esa edad dorada que el señor Kenobi nos describe como una era más noble

Estupendo ¿no? Las cosas están claras: Imperio = caca, República = chupilandia. Pero entonces llegó la precuela, y descubrimos la amarga verdad. La República era un truño.

Veamos los hechos y comparemos las cosas bajo uno y otro sistema político. Al comienzo de La Amenaza Fantasma una asociación de comerciantes bloquea el planeta Naboo porque sí, porque le sale de los pezones. Llegan dos jedis a solucionarlo ¿Y cual es el plan de esos sabios guerreros? Correr de un lado para otro agitando sus bonitas espadas. Resultado, los comerciantes invaden el planeta.

¿Qué hace el senado republicano ante la invasión? Monta una comisión de estudio para analizar el problema con calma y saber qué ha pasado. Bravo y hurra. Pero veamos qué sucede en el pobre Naboo.

El planeta está gobernado por una quinceañera. No seré yo quien se ponga a hablar mal de las monarquías pero ¿no debería haber al menos un consejo de regencia, un parlamento, un jefe de gobierno...? Una adolescente a la que le han salido las tetas hace poco toma las decisiones sobre la vida y la muerte de los habitantes del planeta. Llamadme quisquilloso, pero no suena muy democrático ¿no?

Un momento, no sobre todos. Resulta que hay una población nativa, el pueblo Gungan, los habitantes originales del planeta. Viven escondidos en un puto pantano, porque no tienen otro lugar donde vivir. Los humanos se han quedado su mundo y ellos, a la reserva. Y NO TIENEN NINGÚN TIPO DE REPRESENTACIÓN POLÍTICA. Eso sí, al final de la peli, cuando se requiere que alguien luche con el ejército robótico de los comerciantes, entonces sí cuentan con los nativos, vamos, mejor ellos muertos que los guapos humanos ¿no? En cambio, en Una Nueva Esperanza vemos que Tatooine es un crisol de razas, y no hay una dominante. Es más, en las calles de Mos Eisley todos conviven sin problemas. Parece que al menos en lo referente a los temas raciales, el imperio no es tan tiquismiquis como la República. 

Tatooine también aparece en La Amenaza, y muestra algunas curiosas diferencias con el mundo que vimos en Una Nueva Esperanza. Hay un niño, hijo de una esclava que... un momento ¿esclava? Vaya. Resulta que en los nobles tiempos de la República, la esclavitud está bien vista. Pero no vemos esclavos bajo el Imperio ¿no? Se diría que alguien pensó que a lo mejor es preferible usar androides para trabajar en vez de ponerle grilletes a los pobres.

Hay otro detalle interesante al comienzo de la (para mí soporífera) carrera de vainas. Jabba el Hutt preside los juegos y es aclamado por la multitud. Un puñetero capo domina un mundo como si tal cosa. Pero en El retorno del Jedi Jabba vive escondido en un agujero. Sí, ahí es amo y señor, pero no se aventura fuera de él. Parece que el Imperio no tolera demasiado bien los gobiernos mafiosos.

¿Porqué existe semejante dejadez administrativa? La galaxia está en manos de delincuentes, los capitalistas tienen ejércitos privados y nadie mueve un dedo para hacer nada. Las pistas las tenemos en El Ataque de los clones. Nadie hace nada, porque no hay nadie. NO EXISTE NINGÚN ORGANISMO ENCARGADO DE HACER VALER LA LEY. ¿Cómo que no? Me direis ¡Están los jedis! Bueno, a eso vamos.

Los jedis no están al servicio del senado galáctico. Ni del pueblo. Ni de nadie. Sólo de ellos mismos. Les va bien, eso está claro, pueden ir por la galaxia en sus chulísimas naves llevándose niños de aquí y allí para follarselos* entrenarlos y, en el planeta Coruscant, tienen un templo que hace que el propio Senado parezca una choza. Vamos, que no les falta el dinerito, luego podemos suponer que viven a costa del erario público (¿nos quejábamos del 0'5% de la Iglesia? la casilla de los jedis debe ocupar la mitad del impreso del IRPF) y complementarán sus ingresos con desinteresados donativos, por ejemplo de la asociación de comerciantes, es un suponer.

¿Como es la relación de los jedis con el senado? Como mínimo tirante. Dado que el senado no dispone de una fuerza militar que le permita imponerse, los jedis no tienen que obedecer a nadie y pueden interpretar las leyes de acuerdo a sus ideas. Pero los jedis son sabios y pacíficos caballeros rebosantes de nobleza, así que no hay problema, más allá de su sospechosa afición por los niños muy, muy muy jóvenes.

O no tan pacíficos, ya que pronto vemos que los caballeros se pasan el día sacando el sable a las primeras de cambio y sin preguntar se lían a mandobles. En cuanto a su sabiduría y nobleza, en La Amenaza escuchamos a Yoda decir que los Siths fueron exterminados. No dice, desaparecieron, o se fueron. No. Exterminados. Eso no suena muy zen. Y la única prueba que tenemos de la maldad de los shit es que los jedis dicen que eran malos. El mismo argumento esgrimido por la Iglesia de Roma al referirse a los gnosticos, los cátaros, los arrianos, los monofisitas y todas y cada una de las herejías que amenazaron su autoridad, así que a lo mejor resulta que lo único malo que hicieron los Siths fue negarse a encular reclutar niños, o puede que no creyeran que una secta fanática debiera estar por encima del poder del senado. O simplemente rezaban una versión distinta del padrenuestro jedi.

Por cierto, que cuando aparece el único Sith al que vemos en toda la peli, los dos jedis se lanzan contra él. Los dos. Qué valientes y nobles ¿verdad? Dos contra uno. Y casi pierden.

(Continuará)

*No exagero: cuando los jedis conocen a Anakin, le encuentran demasiado mayor. Es un criajo y les parece demasiado mayor, se ve que les van más las delicatessen, que son unos refinados conneusseurs.

15 comentarios:

Adrián Paredes dijo...

Jajajaja, muy gracioso!! De todas formas, no quiero parecer un lisonjero y defensor de Jorge Lucas (el pobre se hace sus pesos), pero la trilogía de la precuela transcurre en la Era del Alzamiento del Imperio; o sea: hace mil años que los Sith vienen envenenando la Galaxia, ocultándose entre las sombras, nublando y corrompiendo a los Jedi y Palpatine lleva varios años de estar pudriendo al Senado. Lo que se muestra en Episodio I, II y III no es el esplendor de la República (que quizá Obi-Wan vio de chico) sino la decadencia, los últimos días antes del surgimiento del Imperio.

Eduardo B. dijo...

Buenísimo!! Ya agregué el blog al lector de feeds!

Coltra dijo...

Me parece que te va a gustar este doc. sobre las cagadas de George Lucas:
The People vs. George Lucas (2010)

José Antonio Peñas dijo...

De los jedis hablaré en la segunda parte, Adrián. O sea ¿no eran tan guays u tan listos y tan intuitivos y tan poderosos? Porque lo que parecen es una panda de bobos con espada, es que no se enteran de nada, pero de nada, nada.

Y dado que obiguán es un padaguán al comienzo de la Amenaza, a lo sumo tendrá 20 años. Muy rápido decayó la república entonces.

José Antonio Peñas dijo...

De hecho es probable que el hundimiento de la república sea responsabilidad de los jedis, que han eliminado o anulado cualquier fuente de autoridad ajena a la suya

Andrés Diplotti dijo...

Esto con Palpatine no pasaba,

Fonso dijo...

Peñas, Tatooine es un mundo del círculo externo de la Galaxia fuera del control de la República. Normal que esté dominado por mafiosos y señores de la guerra.

En los puestos de responsabilidad de la República (Senado, Jedis...) siempre vemos alienígenas y humanos. Al mando del Imperio y sus tropas sólo hay humanos.

No seré yo quien defienda la codicia de Lucas que hizo una trilogía porque sí... pero hay que afinar aunque estemos de broma xD

Si la vieja hubiera tenido los efectos digitales de la nueva...

José Antonio Peñas dijo...

Cierto, FOnzo, pero en el Imperio Tatooine está sometido a la autoridad imperial, y no hay esclavitud. Inseguridad sí, Han pasado menos de veinte años y el control gubernamental no es completo. EN cuanto a la cuestión de las tropas, es lógico que sea así, te recuerdo que el ejército imperial, de partida, se basa en clones, lo que debe simplificar muchísimo las cuestiones logísticas.

José Antonio Peñas dijo...

Y algo que nos muestra tatooine en ambas trilogías es que los jedis, fuera de su área de influencia, no despertaban ningún respeto. Un puto comerciante le pilla el truco al primero que trata de timarle con artes jedis, y Jabba se descojona en la cara de Luke.

Iñaki Karras dijo...

Jose, tienes mucha razón, pero aún asi, le da mil vueltas a Star Trek. ¡¡ esa si que es infumable !!

PCO dijo...

Genial! Aunque siempre he sido un admirador de Star Wars por su espectacularidad, nunca he dejado de preguntarme por ciertas piruetas argumentales de Lucas. Por ejemplo, en "A New Hope" Kenobi niega de plano haber tenido alguna vez una unidad R2. El viejo Jedi miente descaradamente, o sufre de demencia senil. Perdona si no soy bueno leyendo los sarcasmos, pero aclarame esto: Lo de "Shits" es a propósito o pura equivocación? Igual, te felicito por tu análisis. Excelente.

José Antonio Peñas dijo...

ups, no, era una errata. Gracias por avisar, ya lo he corregido

Arnau Rodríguez Illamola dijo...

Me parece divertido. Yo creo que tres películas no son suficientes para contar como nace el Imperio. Sea como sea, fue una cagada y en muchos aspectos. Aunque la mayor cagada, en mi opinión es el personaje de Anakin Sywalker y lo menos malñ hecho fue el personaje de Obi Wan Kenobi. Es el único personaje que no desentona ni en la primera ni en la segunda trilogía.

Fonso dijo...

No es frikimente preocupante que en 13 comentarios no haya ni uno de mujer? XD

José Antonio Peñas dijo...

Lo sería, pero puedo atestiguar que anoche una atractiva morena (que dicgo atractiva ¡un cañón!) estuvo comentando conmigo esos puntos y mostrando su acuerdo. Y hubo público, no lo soñé.