Mujer iroqués

martes, 8 de mayo de 2012

EL ATEO SE HACE (por eso molamos tanto II)



Se oye a menudo entre los voceros religiosos que los ateos, en realidad, somos incoherentes porque A: el ateismo es una religión y B: los ateos no deberían preocuparse por la religión. En cuanto al punto A, yo no veo en qué modo caminar descalzo con los pies sintiendo la hierba puede considerarse similar a ponerse unos zapatones con suela de seis dedos. Y en cuanto al punto B, no necesito ser creyente para interesarme por el origen de las creencias. La religión es un producto cultural, y eso la convierte en objeto de estudio, con interesantes ramificaciones económicas, sociales y psicológicas. Por ello es bastante usual que atraiga nuestra atención, y de ahí deriva la leyenda de que los ateos estamos obsesionados por la religión. Y digo leyenda, porque es al revés: lo que sucede es que las personas religiosas, en realidad, no muestran el más mínimo interés por el hecho religioso. Entre otras muchas cosas, la fe es enemiga de la curiosidad. Si alguien con mitra (o túnica azafrán, o barba de imán) ha dicho que algo es de una determinada manera, es que es así y punto pelota, y el buen creyente no debe plantearse preguntas al respecto.

La incoherencia, de hecho, es una característica del creyente. Muchos cristianos convencidos de serlo dicen que no se sienten representados cuando los obispos vomitan alguno de los exabruptos a que nos han acostumbrado en las últimas décadas. Es más, afirman que los mitrados sólo hacen uso de su derecho a la libertad de expresión a título personal, y no expresan la posición oficial de la iglesia. No está mal como argumento de una sitcom, pero es una profunda muestra de ignorancia en una persona que se considera creyente.

Un católico, por el hecho de serlo, acepta la obediencia a la jerarquía eclesial, Y cada vez que recita el credo afirma su conformidad con esa autoridad*. Si el obispo de Granada anima a violar a las mujeres que han abortado, o el de Tenerife estima que los adolescentes están deseando que alguien les encule, hacen esa declaración como obispos, con la autoridad que emana de su posición. Y si la Conferencia Episcopal no desautoriza explícitamente esas declaraciones, las avala. Luego cuando ese señor gordo de Alcalá arremete contra la homosexualidad acusándola de todos los males, expresa la posición eclesial al respecto y lo que dice, a ojos de cualquier católico VA A MISA. Si un feligrés no se siente representado tiene un problema muy serio, porque ese señor habla en su nombre y él está obligado a aplaudir y seguir sus recomendaciones.

Para ser coherente con la fe hay que suscribir todas y cada una de las afirmaciones de la jerarquía. Punto por punto y sin discusión. Dado que en general no es así, está claro que hay una epidemia de incoherencia entre los creyentes. Como si las ovejas tuvieran derecho a opinar ante el pastor.

Lo mismo sucede si obviamos los dogmas de la Iglesia y vamos directamente a la fuente, después de todo muchos cristianos dicen que lo son por el mensaje de Cristo, no por las decisiones o interpretaciones de la clerecía ¿no?

Pues, cuando el joven de familia acomodada preguntó a Jesús que debía hacer para ganar el reino de los cielos, el Mesías no se anduvo con rodeos: ve, vende todo lo que tienes y dalo a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo. Después, ven y sígueme. Llamadme puntilloso, pero a mí me parece que esto no admite matices ni interpretaciones. Y en otro pasaje añade No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Luego, hablando en plata, un buen cristiano, para serlo, debe regalar todo lo que tiene y tocarse los güevos con fe, que ya le llegará alguna ayudita celestial.

Ah, y pagar sus impuestos religiosamente, porque también está ese párrafo admirable de ¿Es o no es lícito pagar tributo al César?. A lo cual Jesús, conociendo su malicia, respondió: ¿Por qué me tentáis, hipócritas?. Enseñadme la moneda con que se paga el tributo. Y ellos le mostraron un denario. Y Jesús les dijo: ¿De quién es esta imagen y esta inscripción?. Respóndenle: Del César. Entonces les replicó: Pues dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.  

O sea, regalarlo todo, confiar en que te llueva del cielo la comida y el vestido y, por supuesto, pagar tus impuestos marcando cuidadosamente la casilla de la iglesia (a Dios lo que es de Dios). Sin embargo no vemos muchos cristianos dispuestos a seguir el mandato de Cristo. Bueno, el de los impuestos, en general sí, pero obligados por ley, de mala gana, racaneando y murmurando cosas feas contra el César

Ojo, no es necesario ser cristiano, musulmán o budista para ser incoherente en cuestiones de fe. Muchos supuestos agnósticos suelen soltar memeces del tipo Yo no creo en Dios pero está claro que tiene que haber un algo, una fuerza, una energía, un llámalo X que vela por la vida porque el universo está lleno de belleza y blabliblú, blobliblá... Al margen de que yo nunca he considerado que las pilas Duracell merezcan una especial reverencia, tampoco veo demasiada coherencia en la actitud de estos comeflores, porque si hay un yenesecuá que vela amorosamente por el universo y la vida ¿porqué te molestas en cruzar cuando el semáforo está rojo? ¿Acaso LlámaloX es tirando a despistado, o te preocupa que en sus planes para el bienestar cósmico esté incluído que la diñes atropellado? 

En eso los teistas (palabra que engloba a todo tipo de tontolhabas) no difieren mucho del Papa. Si el vicario de Cristo cree sinceramente en la existencia de Dios, en la bondad de los dogmas eclesiales y en la promesa de que el martirio garantiza un puesto a la diestra de DIos ¿A que viene el cristal blindado del Papamóvil? Y, en general, la mayoría de los cristianos deberían preguntarse, si esto es un valle de lágrimas, y lo que cuenta es la promesa de la vida futura ¿porqué ese afanarse en aguantar aquí hasta el último aliento, yendo al médico al primer resfriado? ¿Qué no os esperan los gozos del Edén?

La realidad es que si nos fijamos en el modo de vida de los creyentes, del signo que sean, salvo una minoría de aborregados y fanáticos (que sí son coherentes), la grey vive su vida de una forma muy similar a los ateos: procuran buscarse la vida, follan siempre que pueden, tiran de condón (las ventas de Durex durante las JMJ se dispararon, jóvenes y cristianos: no gilipollas) y hacen lo posible por ser felices aquí y ahora, en este mundo supuestamente efímero. Pero, eso sí, acuden a misa en bodas-bautizos-comuniones-fiesta mayor (fuera de esas fiestas la feligresía usual es un puñado de ancianicas de negro arracimadas en mitad de una iglesia desértica) y aprovechan cualquier excusa religiosa para ponerse hasta arriba de panceta y vino*.

(to be continued...)

* Las palabras no son simplemente palabras: el credo es una profesión oficial de fe, sancionada por Roma desde Trento
** Lo de la abstinencia de cuaresma es cachondeo puro: incluso el que se toma un potaje de vigilia se lo aprieta a fuerza pan, y el tapeo tras la procesión de Viernes santo no se lo salta nadie.

4 comentarios:

Isapacheco dijo...

Me gustò la primera parte de "El ateo se hace" y me gusta mucho ésta también. La verdad es que me encanta tu blog.
Las acusaciones del tipo "el ateìsmo es una religiòn" o "estàis obsesionados con la religiòn" antes me cabreaban, ahora suelto un par de frases cortantes que dejan sentado al autor y amén.
Intento pensar analìticamente y reflexionar sobre las cosas, no digamos ya sobre temas trascendentes, el problema es ése. La fe es lo contrario de un anàlisis reflexivo de las situaciones. El catolicismo, ademàs, obediencia. El islamismo, ademàs, sumisiòn. Y el creyente que en realidad adapta su "LlàmaloX" a las costumbres de la zona geogràfica en la que le tocò nacer,aborregàndose, pues no tiene nada que enseniar y mucho menos que imponer.

HG dijo...

Desde luego, de leer la Biblia se sacan muchas conclusiones, y una de ellas es que la religión cristiana, como todas, tiene historia y a lo largo de esa historia ha ido cambiando. Si sus propagandistas, apologistas y otros -istas al menos lo reconocieran...

Irene dijo...

Hace poc una amiga me dijo que ahora que estaba leyendo la biblia se sentia mas cerca de dios... porque ahora no leia versiculos aislados, sino en su contexto...
Me pregunto si sera analfabeta funcional.

Fonso dijo...

Bueno Peñas tenías razón, lo que dice un obispo "va a misa" y es palabra de la Iglesia.

http://www.lne.es/sociedad-cultura/2012/05/19/sanz-montes-lamenta-persecucion-inclemente-obispo-alcala/1244219.html