Mujer iroqués

miércoles, 12 de septiembre de 2012

¿POR QUÉ SOY ATEO? (II)


Ya he expuesto los motivos que pueden llevarte al agnosticismo. Pero yo no me describo como agnóstico, sino como ATEO.

¡Pero no puedes demostrar que Dios no existe!

He oído ese argumento mil veces, y me sigue pareciendo tan vacío ahora como la primera vez. Claro que puedo demostrarlo. Basta con demostrar que ese dios concreto es obra de los hombres, porque, por propia definición, un dios no puede ser una creación de sus seguidores. Y eso es fácil de hacer.

Yahvé, deidad de las tres grandes religiones monoteistas actuales. La evidencia de su existencia y, según los fanáticos, su grandeza, es la palabra revelada, es decir, el Libro. Pues si cogemos ese libro, sin más, no necesitamos mucho esfuerzo para entender que la palabra es falsa. Ni la Tierra tiene 4000 años, ni los humanos surgen de la nada, ni la Tierra es el centro del Universo, ni hubo un diluvio que  anegara el planeta por encima de las montañas, ni... es más, el texto, por si mismo, evidencia diversas etapas en su redacción y recopilación, y es posible seguir el origen de sus mitos y verificar que son préstamos relativamente modernos de religiones más antiguas y totalmente ajenas al dios de los judíos. Es decir, la Biblia es obra de los hombres, y ni siquiera es una obra demasiado sólida.

Podemos repetir el mismo proceso con cualquier deidad concreta, y llegamos al mismo punto: los dioses son obra de los hombres, ergo, son falsos. Del mismo modo que puedo afirmar que no existen Thor, Zeus o Anubis, puedo demostrar que no existen Aláh, Yahvé o Shiva

Bueno, pero es que los cristianos no creemos en el Dios del Antiguo Testamento sino en Jesus.

No, queridos, no. Sin el Dios bíblico, Jesús sólo es un hombre. Muy majete y buenrollista, pero sólo un hombre. Luego si el AT no es más que un montón de cuentos mal escritos, el cristianismo es un cascarón vacío.

Pero no puedes demostrar la inexistencia de una deidad no concreta, un poder benéfico del universo, una energía, un llámalo X, un algo...

Ahí os estaba esperando. Ese es el argumento más estúpido de todos. No, no puedo, porque no lo necesito. Para que la respuesta a una pregunta sea X, ésta debe ser igual de valida al menos que el resto de las respuestas posibles.

La reina Cretina de Grecia (perdón, Sofía de Grecia) dijo Se ha de enseñar religión en los colegios, al menos hasta cierta edad: los niños necesitan una explicación del origen del mundo y de la vida. No dudo que la necesiten, pero no necesito el concepto Dios para explicar esas cosas. El origen de la humanidad (y de las especies vivas modernas y extintas) se explica mediante la teoría de la selección natural. La inteligencia no requiere ninguna intervención milagrosa, sólo un crecimiento suficiente del cerebro y cientos de miles de años de evolución cultural. El origen de la vida se puede explicar mediante simple bioquímica. El de la Tierra es una cuestión de polvo estelar, masa y gravedad, y en cuanto al universo, los físicos han logrado llegar en sus cálculos al instante mismo de su inicio, hace 14000 millones de años. Sabemos qué ocasiona la luz. Sabemos qué son los colores. Estamos empezando a entender qué es la masa.

Nadie nace creyendo en Dios. NADIE.  La idea de Dios es inculcada en la mente de los niños por los adultos, igual que la de los Reyes Magos, Santa Claus o el Ratón Pérez. Luego bastaría con no hacerlo para que la religión se extinga como una vela, del mismo modo que si dejamos de hacer el paripé con los dientes y las almohadas el Ratón Pérez y el Hada de los Dientes se borraran de nuestra imaginación sin dejar rastro. Y ambas cosas sucederían en una única generación.

La explicación religiosa pudo tener sentido hace cientos de años, cuando no había otra. Pero hoy por hoy no es válida porque tenemos otras que sí lo son. Y, lo que es mejor, no es necesaria tragárselas ciegamente, porque podemos poner a prueba su validez. Y si nuevos datos reales invalidan una respuesta, a su vez el estudio de esos datos darán nuevas respuestas, del mismo modo que cada descubrimiento, en vez de fosilizarse y calcificarse como la religión, abre nuevas puertas y plantea nuevas preguntas que ni siquiera existirían si aceptáramos la validez de la respuesta Dios.

Todas y cada una de las explicaciones religiosas sobre el mundo han sido refutadas por la ciencia. Actualmente los teístas, los agnósticos perezosos y los fanáticos bíblicos se aferran no ya a sus creencias, sino a los puntos aún no explicados, en la idea de que si la ciencia no ha aclarado algún detalle de algo, por nimio que sea, ese detalle demostrará la existencia de Dios. Hace años presentaron ante un juez el flagelo de las bacterias como la prueba irreductible de la necesidad de un creador. Los científicos, en vez de aceptar ciegamente su explicación, se limitaron a explicar, paso por paso, cómo surge el flagelo bacteriano. Ahora dicen que no podemos saber que pasó antes del Big Bang luego tiene que haber un Dios. No sé si lo llegaremos a saber alguna vez, pero sí sé cómo no llegaremos a saberlo jamás: aceptando su respuesta y dejando de buscar la correcta.

La última trinchera de los religiosos es que el temor de Dios es necesario para sostener la moral y la honradez, pues sin su mirada amorosa (y la amenaza del sufrimiento eterno, ya de paso) el hombre cae en el barro. No voy a dar ejemplos de la moral y honradez de los ateos. Ni siquiera de la mía. Me basta con ser consciente de que hasta el siglo XIX no hubo ateos, luego todos y cada uno de los crímenes cometidos en los últimos cuatro milenios, desde el nacimiento de las civilizaciones hasta los comienzos del siglo XIX fueron cometidos por gente religiosa, que creía firmemente en un dios, o incluso en muchos, y los más atroces de esos crímenes contaron con el beneplácito (teórico) de esos dioses. Luego la idea de la deidad tampoco sirve de mucho como garante del bien.

Resumiendo, no necesito demostrar la inexistencia de llámalo X, porque no necesito a llámalo X para nada. No hay espacio para él: no explica nada, no aporta nada. Lo dijo Laplace, cuando Napoleón le preguntó porqué no nombraba a DIos al exponer su estudio sobre la gravedad y los movimeintos planetarios: Sire, nunca he necesitado esa hipótesis.

Nosotros tampoco la necesitamos. Y no necesitamos explicar algo innecesario. Si tu respuesta es Dios, tu pregunta simplemente está mal planteada.

Por eso soy ateo.

110 comentarios:

Phaskyy dijo...

Como siempre, muy bien explicado.
Ahh, pero esta vez te he pillado en un error. Antes del siglo XIX si hubo un ateo. Este:
http://www.santopedia.com/santos/san-ateo/
Jeje

Saludoss

José Antonio Peñas dijo...

Chica, estabas al quite ¿eh?
¡COmo mola, o sea que podrías bautizar a un niño "ateo" y el cura no podría negarse!

Irene dijo...

Pero, Peñas. Si le quitas la religion a las personas, tendran que hacerse responsables por sus vidas, y ademas, hacer cosas concretas por los necesitados y demas, en vez de rasparse las rodillas orando por
ellos. No te da pena?

Anónimo dijo...

Creer -en cualquier cosa- es un acto voluntario. Creo si me da la gana. Y si no me da la gana, no creo.
Como tú no quieres creer, no crees. Yo quiero creer, y creo. Lo demás es cuestión de respeto.
Yo no te impongo mis creencias, tu no me impones las tuyas. Así de facil.
Y como es una decisión privada, en la esfera de lo privado debe quedar.

José Antonio Peñas dijo...

Puedes ahorrarte la conmiseración: me encanta mi pellejo y vivo muy a gusto dentro de él. En cuanto a mi "necesidad", no es gratuita: respondo a una pregunta que me han hecho muchas veces. Así, la próxima vez que alguien me diga porque pienso como pienso, le pasaré el enlace a esta página y ahorraré saliva y aliento (todo ventajas, como puedes ver)

Irene dijo...

Para el anonimo: me parece que necesita un poco de congruencia: falta el respeto mientras hace publico algo que piensa que debe ser privado en un blog personal. Los de las rabias son otros, diria yo...

José Antonio Peñas dijo...

No vivimos en una sociedad donde se pueda ser neutral. La iglesia nos bombardea a diario con su intento de retroceder a las cavernas, ayudada en tan santa tarea por los imanes y con el apoyo indisimulado del gobierno (y no solo el actual) así que considero que mi actitud es más que válida. Cuando los religiosos se guarden su fe para ellos, yo haré lo mismo con mis ideas al respecto. Mientras pretendan adueñarse no ya de la moral, sino hasta del calendario, seguiré siendo activo.

Y no, no tengo dudas de ningún tipo al respecto. ¿Que te apetece verlas? Es tu problema, no el mío, así que hazte caso a ti mismo y guardate tus buenos sentimientos para ti, en privado.

flagellum dijo...

Hay que difundir las ideas ateas, si señor. Como ejemplo de ateismo antes de la revolución francesa, está el Varón D´hobach y su Coterie Holbachique (Diderot, el Barón von Grimm, Condillac, Condorcet, D'Alembert, Leclerc, Marmontel, Turgot, La Condamine, Raynal, Helvétius, Morellet y muchos más), pero cayeron en el olvido tras la revolución que abrazó el teísmo suave de Rosseau . Publicaron en secreto libros como el 'cristianismo desenmascarado' o 'Sistema de la naturaleza', etc (perseguidos por el estado francés y la Iglesia). La pena es que en la historia los Ateos hayamos sido constantemente silenciados y nuestra visibilidad sea casi nula, que no nuestro número. La religión solo es una forma de control más, no algo que sostenga la moral y haga personas buenas, como bien dices.

Saludos Ateos

Francisco Galván dijo...

El problema no es si hay o no hay Dios o creer en él o no. Como se ha dicho aquí, eso es algo que incumbe al ámbito privado.
El asunto son las religiones, que son intolerantes, en especial las monoteístas. Tratan de imponer su visión única de "Dios verdadero". Si generalmente aceptamos que una dictadura política puede y debe ser combatida, lo mismo hemos de aceptar que se combata la intolerancia religiosa y la formación de sociedades sobre la base de presupuestos religiosos impuestos. En ese sentido soy anticlerical (también ateo)
El monoteísmo, en contra de la creencia general de que es más "civilizado" que el politeísmo, por ser más evolucionado, ha sido más pernicioso para la Humanidad.
La anécdota de Hernán Cortés en México-Tenochtitlán es muy elocuente: cuando entró en la ciudad y les habló de la Virgen María (llevaba una imagen consigo) y de la religión cristiana, los sacerdotes aztecas lo llevaron a lo alto de la pirámide para que colocara la imagen en el altar entre sus ídolos. Estaban dispuestos a adorarla también. Pero Cortes dijo que nones, que solo cabía allí la imagen de la Virgen y arrasó con los ídolos de los mexicas.
Con esto quiero decir que el intríngulis es la intolerancia que lleva implícita la religión.
Aprovecho para recomendar dos libros muy inteligentes que gustarán a ateos y creyentes razonables: "El espejismo de Dios"(http://franciscogalvan.blogspot.com.es/2011/02/el-espejismo-de-dios.html)y "El catolicismo explicado a las ovejas" (http://franciscogalvan.blogspot.com.es/2009/04/el-catolicismo-explicado-las-ovejas.html).
Me permito la libertad de incluir estos enlaces en los que comenté ambas obras en mi blog.
Saludos y, por cierto, muy buen par de post.

José Antonio Peñas dijo...

Conocía muchos tipos de troll, pero el troll buenrollista era nuevo para mí. Y como me aburre lo mismo que los otros, hala, aire y a dar la vara donde te aguanten, majo.

Vimes dijo...

Pablo:

Decir que el ateísmo es una fe es como sostener que una televisión apagada es un canal, que un coche parado es una marcha o que estar en el paro es un empleo: simple y llanamente mentira.

Anónimo dijo...

Las religiones son como los nacionalismos: emocionales, irracionales, se buscan por la carencia de otras respuestas, el estado no debería entrar en ellas, se pueden usar para la demagogia, son peligrosas, intolerantes, se ha matado por ellas y hoy en día no se necesitan si estás un poco informado.

Tu Obispo Ateo © dijo...

Confucio y otros antes que el dejaron claro que el ateísmo tiene como mínimo 2700 años, aunque supongo que ya hubo un ateo dos segundos después de que un creyente manifestara su fe.
Respecto de que los ateos somos unos rabiosos por decir que somos ateos y hablar de ello... denota la rabia de los decadentes cristianos que nos ven avanzar sobre sus cenizas. Simplemente eso. Envidia.

sVeNz dijo...

Siento decirte que no sabes física.

En este ejemplo podemos encontrar el porqué otro personaje "parecido" sí existe.

http://9gag.com/gag/5305025?ref=t

Saludetes.

:)

Anónimo dijo...

Todo muy bien explicado, pero la ira con la que lo dices te quita toda la razón... Hay argumentos por ambas partes y toda esa lógica forzada no hace más que demostrar que dudas, porque tienes que gritar para que todo el mundo sepa que tú y sólo tu tienes razón. Replantéate que es lo que piensas.

Anónimo dijo...

cuanto tiempo y trabajo para demostrar que NO crees en algo que NO existe...no crees?

roy dijo...

Ateos y creyentes, las dos caras de la misma moneda: tener algo a lo que aferrarse, puedan o no demostrarlo.

Estoy con Pablo al 100%. Adoras a un Dios con gran fervor, solo que, al contrario que "los otros", desconoces su nombre.

Anónimo dijo...

Enhorabuena al autor del texto, y a quienes le pregunten que por qué tiene necesidad de demostrar su ateismo, yo por mi parte lo veo como una necesidad de erradicar de la tierra algo que sólo es perjudicial para el normal desarrollo de nuestra sociedad. Nos tiene encadenados mentalmente a chorradas de siglos pasados, a mentalidades arcaicas poco desarrolladas. Las religiones son un lastre que llevamos cargando sobre nuestras espaldas desde demasiado tiempo ya. Es hora de que la mente del hombre despierte y pase al siguiente nivel, y podamos centrarnos en lo verdaderamente importante, y no en adorar ilusiones o seres imaginarios.

Anónimo dijo...

Querido Pablo,
es posible que me pase lo mismo que a José sobre la expresión de nuestro ateísmo en público. Pero es que son tantas las ocasiones en las que se nos presenta como cierto un argumento falaz basado en la existencia de un Dios, o son tantas las ocasiones en las que las noticias nos obsequian con una nueva prebenda para los sectores más reaccionarios de la Iglesia que, salvo que tuviéramos la cara de cera, se nos ha de notar en nuestra expresión. Hartazgo, asco, desprecio (no tanto por las creencias, sino por los comportamientos y la infinita hipocresía) son difíciles de retener y evitar que nos trasciendan.

Juan

Nacho Alvarez dijo...

No soy creyente. Te doy la razón en casi todo lo que planteas, pero creo que te pierden las formas. No es necesario menospreciar e insultar finamente a los creyentes de cualquier religión o deidad por el simple hecho de creer. La Fé y las creencias es algo personal que para muchos explica su razón de Ser y es algo que debemos respetar.

Anónimo dijo...

"La idea de Dios es inculcada en la mente de los niños por los adultos, igual que la de los Reyes Magos, Santa Claus o el Ratón Pérez. Luego bastaría con no hacerlo para que la religión se extinga como una vela"

Entonces cómo se crearon las religiones? Y cómo explicas que se siguan creando religiones? Tu teoría de la extinción de la religión cojea bastante con ese argumento...

José Antonio Peñas dijo...

AL penúltimo anónimo: pensar no me parece un trabajo duro. De hecho es un placer, así que no veo donde ves tú el sobreesfuerzo.

Al último anónimo. COpio el párrafo que responde a tu pregunta: "La explicación religiosa pudo tener sentido hace cientos de años, cuando no había otra. Pero hoy por hoy no es válida porque tenemos otras que sí lo son"

Las religiones nacen en ausencia de respuestas válidas y agonizan cuando las respuestas dejan a la luz sus errores e inconsistencias.

Anónimo dijo...

Tienes toda la razon,asi, a secas.

Fer dijo...

Buenas,

Cuando los hombres en la prehistoria empezaron a hacer enterramientos y arte y rituales (sin que hubiese una biblia o un corán o un sacerdote) parece indicar que el hombre tiene una necesidad inherente a sí mismo de saber de dónde procede y cuál es su meta en el mundo.

Pensar que con el paso de unos miles de años ha perdido esa necesidad, o que va a quedar satisfecho pensando que no existe ni una causa ni un propósito, es como pensar que va a perder el instinto de supervivencia, el del hombre o el del sexo. Es decir, una gran estupidez.

Un saludo

Anónimo dijo...

Muy bueno...y esto mismo en ficción en una de mis pelis favoritas: El Hombre de la Tierra.

Anónimo dijo...

Yo me declaro Ignostico, y creo que todo el mundo debería serlo en algún momento de su vida.

No estoy en contra de los teístas, ni de los ateos, siempre y cuando lo tengan claro.

Tu lo tienes claro y me caes genial, la mayoría de gente no sabe contestar a la pregunta, porque eres ateo.

Kraven dijo...

Supongo que el ser ateo no se rige por ningún precepto, sólo una idea, que es la no creencia en la existencia de dios/es o ente, o lo que sea. Pero si se es creyente en una religión concreta, si se siguen unos postulados, y las personas afines a esa ideología han de conocerlos (de ahí que den el por culo que dan aireando sus ideas). Yo no sabría definirme sinceramente, si tuviera que hacerlo supongo que sería ateo o simplemente humanista de pensamiento crítico, porque no creo en dios como nos lo venden, pero algo habrá antes del Big Bang, no puedo creer en la generación espontánea... aunque es algo que no me quita el sueño. Un saludo.

Anónimo dijo...

Creer en Dios no va contra la razón, va contra tu razón, y es perfectamente compatible con la ciencia.

Y en ningún momento he hablado de religión porque creer en Dios no tiene por qué estar enmarcado en ninguna religión.

Así que me parece perfecta tu opinión porque es la tuya pero no es absolutamente cierta (ni absolutamente falsa).

No necesitas a Dios para nada pero eso no significa que no exista.

Con lo que tu creencia de que Dios no existe sigue siendo creencia e igual de válida que cualquier otra creencia.

Un abrazo

Bertín Osborne dijo...

Pues porque te crees más inteligente despreciando a los que creen en algo diferente a tí. Fin

Joan García dijo...

Si yo sugiriera que entre la Tierra y Marte hay una tetera de porcelana que gira alrededor del Sol en una órbita elíptica, nadie podría refutar mi aseveración, siempre que me cuidara de añadir que la tetera es demasiado pequeña como para ser vista aun por los telescopios más potentes. Pero si yo dijera que, puesto que mi aseveración no puede ser refutada, dudar de ella es de una presuntuosidad intolerable por parte de la razón humana, se pensaría con toda razón que estoy diciendo tonterías. Sin embargo, si la existencia de tal tetera se afirmara en libros antiguos, si se enseñara cada domingo como verdad sagrada, si se instalara en la mente de los niños en la escuela, la vacilación para creer en su existencia sería un signo de excentricidad, y quien dudara merecería la atención de un psiquiatra en un tiempo iluminado, o la del inquisidor en tiempos anteriores.
Bertrand Russell

chemicsc dijo...

El hecho de no conocer el origen de todas las cosas no significa que haya habido una "deidad" que las haya creado, simplemente que todavía no tenemos el conocimiento suficiente ni las matemáticas para explicarlo. Nada mejor que el monólogo del gran Neil de grasse sobre el diseño inteligente para entenderlo.

Joan García dijo...

«En mi garaje vive un dragón que escupe fuego por la boca». Supongamos que yo le hago a usted una aseveración como ésa. A lo mejor le gustaría comprobarlo, verlo usted mismo. A lo largo de los siglos ha habido innumerables historias de dragones, pero ninguna prueba real. ¡Qué oportunidad!
—Enséñemelo —me dice usted.
Yo le llevo a mi garaje. Usted mira y ve una escalera, latas de pintura vacías y un triciclo viejo, pero el dragón no está.
—¿Dónde está el dragón? —me pregunta.
—Oh, está aquí —contesto yo moviendo la mano vagamente—. Me olvidé de decir que es un dragón invisible.
Me propone que cubra de harina el suelo del garaje para que queden marcadas las huellas del dragón.
—Buena idea —replico—, pero este dragón flota en el aire.
Entonces propone usar un sensor infrarrojo para detectar el fuego invisible.
—Buena idea, pero el fuego invisible tampoco da calor.
Sugiere pintar con spray el dragón para hacerlo visible.
—Buena idea, sólo que es un dragón incorpóreo y la pintura no se le pegaría.
Y así sucesivamente. Yo contrarresto cualquier prueba física que usted me propone con una explicación especial de por qué no funcionará. Ahora bien, ¿cuál es la diferencia entre un dragón invisible, incorpóreo y flotante que escupe un fuego que no quema y un dragón inexistente? Si no hay manera de refutar mi opinión, si no hay ningún experimento concebible válido contra ella, ¿qué significa decir que mi dragón existe? Su incapacidad de invalidar mi hipótesis no equivale en absoluto a demostrar que es cierta. Las afirmaciones que no pueden probarse, las aseveraciones inmunes a la refutación son verdaderamente inútiles, por mucho valor que puedan tener para inspiramos o excitar nuestro sentido de maravilla. Lo que yo le he pedido que haga es acabar aceptando, en ausencia de pruebas, lo que yo digo.
Carl Sagan

DrJones dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Amador dijo...

Dices que no hubo ateos antes del s. XIX, pero creo que ahí has tenido un lapsus. Así, a bote pronto.
-Thomas Aikenhead, ejecutado por blasfemia.
-Michel de Montaigne, probablemente ateo.
-Lucrecio (cómo no).
-Marco Aurelio.
-Epicuro.

Por lo demás, interesante lectura. Me ha llamado mucho la atención cómo ante lo calmo de tus argumentos aparece un anónimo a pedir "respeto".

DrJones dijo...

¿Seguro que no estás mezclando las ideas de invención y descubrimiento? Ambas representan un momento en el tiempo antes del cual no se sabe nada acerca de un asunto, y después del cual se empiezan a tener noticias de ello.

Sobre que el Dios bíblico es una evolución del Dios de religiones anteriores, pues sí, pero no sirve para afirmar nada. En Astronomía, el modelo antiguo del sistema solar no incluía ciertos planetas, el modelo moderno incluía a Plutón, y el actual no lo incluye. ¿Refleja esto que esos modelos son falsos, o simplemente desactualizados? ¿el que los modelos sean invención de los hombres implica que lo que modelan (el sistema solar) no exista?

Yo a los ateos los veo muy ciegos, porque niegan la realidad teniéndola delante de sus narices. Supongo que ante lo que se rebelan es ante el modelo simplificado y personificado de Dios que pintan muchas religiones, sin haberse detenido a pensar que es el más indicado para introducir un concepto tan complejo a una población que es en su mayor parte analfabeta e inculta.

Heli Perez Sanchez dijo...

Yo no creo en los Anónimos, todo el mundo que entra a comentar como Anónimo debería sufrir una potente descarga eléctrica al enviar el comentario, porque al final hacen un lío en los hilos y casi siempre suelen aportar ocurrencias muy patateras, porque el que se despreocupa de poner un simple nick suele despreocuparse de sus opiniones. Muy buena entrada.

Eve dijo...

Muy bueno el articulo, solo una pega en tu razonamiento: tenía entendido que SI hubo una especie de "diluvio universal", me explico: En todas las religiones aparece un diluvio universal porque todas las culturas han sufrido bien una subida repentina del nivel del agua, bien un tsunami, o bien una inundación con muy mala leche que fue a destruir su asentamiento principal. Así que precisamente lo del diluvio sí ocurrió, que fuera o no del mundo entero es otra cosa XDD

Anónimo dijo...

Muy buena obra, si señor, para que luego digan q no tenemos buenos escritores de ciencia ficcion. En fin....

Franz Dwermann dijo...

Esta discusión es como un cuadro de Escher, no tiene sentido. Los creyentes no necesitan argumentos, se agarran a la fe como Xena al "lo hizo un mago" en los Simpsons (gran capítulo). Discutir con ellos es como discutir con los de Intereconomía sobre valores humanos, una pérdida de tiempo. Igualmente todos vamos a ir al infierno... Por cierto "cogemos" es con "g" de "gnosticismo"...

Unknown dijo...

Yo tengo una demostración de que no existe un ser omnipotente, omnisciente y que nos ame infinitamente.

es sencillo:

Si existe un ser omnisciente, sabe cuando sufres en todo momento, de hecho sabe "si sufrirás" en el futuro.

Si ese ser es omnipotente, por definición puede evitarlo.

Si ese ser te ama infinitamente, hará lo posible por evitarlo, si es omnipotente, por definición lo evitará.

Ergo si alguien sufre es que no existe ese ser.

Cuestiones que salen a raiz de esto: "pero los caminos de Dios son inexcrutables"

Punto uno: Yo no he mencionado a Dios para nada, yo he dicho que no hay un ser que cumpla esas características, si te das por aludido es tu problema.

Punto dos: no trato sobre entidades concretas quiero que te abstraigas de tu religión y te centres en el argumento.

Segunda: "pero aveces para que salga algo "bueno" es necesario el sufrimiento"

Unico punto: esa frase solo tiene sentido en un ser que no es omnipotente, cualquier ser omnipotente puede obtener el mismo resultado haciendo sufrir que evitando el sufrimiento, es lo que tiene la omnipotencia.

y para rematar cuando ya está tocado del ala suelto: piénsalo de esta forma: yo quiero a mi pareja, si la viera sufrir haría todo lo que estuviera en mi mano para ayudarla, lo que quiere decir que en el supuesto de que haya un ser omnipotente y omnisciente yo amo más a mi pareja que él, por que yo estoy dispuesto a evitar su sufrimiento y él no. Ergo, yo soy más bondadoso que ese ser, como yo no soy infinitamente bondadoso, ese ser tampoco lo es.

Suelo concluir con un: si me dijeras que tu Dios es el de el antiguo testamento, el de "no me toques los cojones que te meto un diluvio por le culo" admitiría no existen evidencias de su no existencia, tampoco loa doraría (salvo por miedo) por que no me hace gracia adorar a un dios hijo puta, pero bueno. Ahora si me dices que tu Dios es todo amor, omnipotente y omnisciente... lo siento, ese ser no existe.

Anónimo dijo...

Que bien!

Puedo demostrar que el autor de este blog no existe! Este post es una remezcla de ideas de otros ateos y claramente el autor es una invencion de mi imaginacion para explicar la existencia de este texto. Y obviamente no necesito para nada la hipotesis de su existencia para demostrar nada relevante. Es mucho mas probable que sea fruto de infinitos monos borrachos aporreando un teclado al azar.

Te recomiendo que dejes de hacerte pajas con fotos de Richard Dawkins y que leas un poco de Aldous Huxley antes de escribir otro post como este.

Anónimo dijo...

es más fácil engañar a una persona, que convencerla de que la han engañado.

Dejar a los creyentes en paz, que suficiente tienen los probrecitos.

Alberto dijo...

Lo curioso y extraño es por que el ser humano tiene esa necesidad de creer en algo, parece que hay una especie de instinto para ello, si no no seria tan fácil convencer a tantos de las falacias que les presentan. Incluso quitando del medio el sistema de traumatizar a los niños con escenas de terror como el infierno, etc.(que por otra parte es casi la única forma que tienen las religiones de convencer a las masa de sus mentiras interesadas)parece que desde el principio de los tiempos hemos tenido que superar nuestra ignorancia con algún tipo de creencia en lo sobrenatural.

Alberto dijo...

Lo curioso y extraño es por que el ser humano tiene esa necesidad de creer en algo, parece que hay una especie de instinto para ello, si no no seria tan fácil convencer a tantos de las falacias que les presentan. Incluso quitando del medio el sistema de traumatizar a los niños con escenas de terror como el infierno, etc.(que por otra parte es casi la única forma que tienen las religiones de convencer a las masa de sus mentiras interesadas)parece que desde el principio de los tiempos hemos tenido que superar nuestra ignorancia con algún tipo de creencia en lo sobrenatural.

Anónimo dijo...

Seguiré siendo agnóstico.

Aunque he de reconocer que tengo cierto odio hacia la Iglesia como institución, pero no a la religión cristiana, ni a los cristianos.

Cynthia Partida Aguilar dijo...

Desde mi ignorancia completa, científicamente hablando, siempre me he declarado agnóstica. Igualmente pienso que aún no hemos llegado a un desarrollo científico adecuado para dar respuesta a si hay un "Dios" o no. Digamos que sí tengo fe en que eso se demuestre.

Respeto a los creyentes pero no puedo entenderlos como pueden tener esa "fe" incondicional. Bueno, algo sí... supongo que es su forma de dar respuestas y consolarse. Al fin y al cabo, en mi opinión, el ser humano no es más que un animal con un poco más de inteligencia que el resto y por lo que se ha visto a lo largo de nuestra historia, ha necesitado de alguien superior para ser "feliz".

Y esto me lleva a pensar.. para el tiempo que estamos vivos ¿lo más importante no es ser feliz el mayor tiempo posible? Aunque claro, para mí seria ser feliz sabiendo que estoy engañada. Este es el único motivo por el que a veces siento envidia de los creyentes.

Buena entrada de blog. Hay que aprovechar la libertad de expresión, que nunca se sabe cuando nos la van a volver a quitar...

Saludos.

Depequeapeque articulos infantiles seminuevos dijo...

Me ha encantado tu articulo

Anónimo dijo...

Se te ha escapado un "cojemos". Coger se escribe con g. Ya supongo que es un error, pero corrígelo que queda mal. Estoy bastante de acuerdo con tus argumentos, por eso te lo digo; seguro que alguien que no le guste lo que dices se agarra a eso para pensar chorradas del tipo "si es que no sabe ni escribir, no tiene ni idea". Un saludo.

Antonio dijo...

El agnosticismo es la doctrina más coherente con la ciencia. El problema es que solo es válida como teoría; en la práctica uno que no sabe, igual que uno que no sabe qué carretera tomar, debe elegir entre comportarse como un creyente e ir a misa o rezar o lo que sea, o comportarse como un ateo y no hacer lo anterior.

El problema es que no sabemos qué hubo antes del Big Bang, no sabemos quién colocó ahí esa singularidad. Si la materia fue eterna o la creó algún ser (Dios) y, por lo tanto, quién creó a ese ser. O si ese ser es eterno.

Imaginemos un universo que fuera del tamaño del cuerpo humano y estuviera poblado en una célula en concreto por seres microscópicos inteligentes para los que llegar a la célula de al lado fuera prácticamente imposible. Si estos seres hubieran desarrollado la ciencia adecuadamente, podrían haber llegado a la conclusión de que el universo se expandía (infancia y pubertad del cuerpo) e incluso podrían haber llegado a su Big Bang particular, cuando el espermatozoide y el óvulo se conocen. Pero con los datos que disponen, adivinar cómo llegan a unirse los espermatozoides y los óvulos, creo que es mucho pedir.

El problema es la falta de perspectiva y es posible que siempre la tengamos en relación a nuestro propio universo. En la imposiblidad (al menos, hasta ahora) de comprender ese principio de todo está el resquicio por el que se cuela la idea de Dios. Para muchos puede ser inconcebible, como lo fue para muchos que la Tierra girara alrededor del Sol, pero científicamente hablando no se puede descartar.

Pienso que del agnosticismo científico se pueden derivar dos opciones vitales: creer o no creer en Dios. Y cada una de esas opciones se puede dar en el doble escenario de que Dios exista o no.

Si estáis interesados en una aproximación científica al tema de Dios, podéis descargaros mi libro pinchando en mi nombre.

El Ateista dijo...

A los que dicen que el ateísmo es una creencia les vendría bien un mínimo de formación en Filosofía.

En cualquier caso, os lo aclaro.

Un teísta cree que es posible que exista un ente al que se le otorgan unas cualidades sobrehumanas. Además, el teísta le da un nombre: Alá, Yahve, Zeus... y una personalidad (vive en tal lugar imaginario, en el cielo, bajo una montaña o encarnado en un río, etc.)

El ateo no cree que tal dios no exista. Repito, no lo cree. LO SABE.

¿Y cómo lo sabe? Porque sabemos que no existe ningún ente con cualidades sobrehumanas.

Es decir, nosotros no creemos que no existe algo. Nosotros lo sabemos, que es muy distinto.

Si no entendéis la explicación anterior, es muy sencillo: sabemos que no existe algo como Dios por la misma razón que vosotros sabéis que no existen los reyes magos.

Por cierto, que el día que vuestros padres os contaron que los reyes magos eran mentira, se les olvidói deciros que el resto de seres míticos, también lo es.

Anónimo dijo...

el ateismo es una forma facil de revindicar que uno ha recibido una formacion y es inteligente, por desgracia no es esa la situacion que tiene el mundo. En el propio conflicto y revindicacion del ateismo como "verdad absoluta" esta el sometimiento de muchos pueblos, el trasfondo de falta de cultura, de escuelas y de desarrollo en general. Porque lo logico es que si todo te va mal, te agarres a la idea de que al menos, en otra vida, las cosas iran mejor "si te portas bien".

Otra cosa es nuestros culos gordos de paises desarrollados, donde no nos hacen falta esas cosas pq hacemos una vida bastante comoda aqui.

NeV3rKilL dijo...

Qué lástima me dan los que se encierran en su dogmatismo. Esa barrera les impide disfrutar de la variedad de la vida, la belleza y solemnidad que ésta impregna a cada paso que da.

No tiene lógica que se le demuestre con datos y evidencia a alguien que el AT es erróneo y aún y así se empeñe en llamarte mentiroso. Demasiado orgullo en esa gente autollamada "gente de bien" que no aceptan que las creencias que les inculcaron puedan ser erróneas. No hay mayor ciego que el que no quiere ver.

Yo soy ateo. Tráeme evidencia y tendrás a un aférrimo creyente. Pero si no tienes nada que ofrecerme prefiero la belleza del silencio.

Clap por el post. Muy bueno.

Luis M. dijo...

Felicito al autor del blog por esta (y la anterior) entrada.
Yo también me declaro ateo, pero no por eso me creo perteneciente a un grupo de ateos, no-creyentes o como se les quiera llamar, porque no es más que eso, una denominación diferenciadora para una postura desgraciadamente distinta de la de la mayoría de la sociedad.
Soy ateo porque considero disponer de las razones suficientes, y de los medios para conseguirlas, como para tener que recurrir a la creencia de algo supremo que rellene cualquier hueco o vacío argumental. No hago daño a nadie por el simple hecho de serlo, al igual que ningún creyente en cualquier dios, ente o ser me hace daño por su postura, pero como comenta Francisco Galván, lo que sí considero dañino son las religiones, y yendo a lo concreto, la religión católica en España: mientras siga saliendo de su ámbito privado, queriendo influir en la organización política y social de un estado, no me vale el argumento recurrente que aparece por aquí de mantener mi postura en privado, de no demostrar mi ateísmo. Es en ese momento cuando mi ateísmo se vuelve activo, cuando considero necesario defender con argumentos mi postura y rebatir las falacias del creyente, cuando cobra la misma importancia que cualquier dios, ente o ser, y sitúo al mismo nivel que éstos, la tetera de Russell, el dragón de Sagan o la colonia de elfos que tengo asentada en las macetas de mi balcón.
El gran problema que subyace detrás de este tipo de discusiones es que, mientras unos nos piden respeto (a los ateos), y otros parecemos estar siempre a la defensiva (los ateos), la iglesia católica, empuñando sus falacias y utilizando su doctrina y a sus adoctrinados como herramienta, no ceja en extender su influencia en cualquier ámbito de la sociedad, llegando en último extremo hasta querer decidir sobre la vida de cada persona, hasta ese ámbito privado en el que quieren que mantengamos nuestra postura.
Y en ese punto, mi ateísmo activo se torna en ateísmo beligerante, porque es la única respuesta que cabe ante el allanamiento de mi ámbito más privado y mi capacidad de decisión sobre mi vida y mi forma de vivir, mi educación, mi cultura y la de los míos.
Un saludo a todos,
Luis M.

Morpheus dijo...

Me encantan los trolls/creyentes que se van a un blog, leen la entrada y se quejan de que el autor de su opinión y que no respeta a los demás.

Cuando las religiones se queden en sus templos y sea una cuestión personal esas quejas tendrán una mínima validez. Mientras se torture, mate, se involucren en política, educación e incluso en algo tan personal como la orientación sexual, harán falta más opiniones como ésta.

Anónimo dijo...

Hay una correlación entre IQ y ateismo. A mayor coeficiente de inteligencia mayor proporción de ateos.
No quiero decir que sólo los tontos creen en dios, sino que cuanto más capacidad de razonamiento hay más se llega a ese convencimiento. Por mi parte llegué hace muchos años al ateismo, al anticlericalismo hace unos pocos menos, pero cada vez estoy más convencido de que los clérigos de cuaalquier religión son un problema para la evolución de las sociedades.

Luis Tovar dijo...

Las explicaciones religiosas nunca tuvieron sentido. Ni ahora ni tampoco antes.

Tiene sentido especular sobre la existencia, el mundo, la naturaleza,... usando la razón(lógica & evidencias empíricas) tal y como hicieron, por ejemplo, los presocráticos (Tales, Parménides, Demócrito) pero no tiene sentido ninguno forjar fantasías que nada explican realmente.

Anónimo dijo...

A ver no es cierto que sea una cuestión de libertad , eso de yo elijo creer y tú elijes no creer no es válido , aunque los creyentes lo usan mucho, El día que como dice el autor se les deje de lavar el cerebro a los niños desde su mas tierna infancia, entonces a lo mejor si se puede plantear así, pero cuesta mucho lavarte el cerebro y desprogramarte , para que ahora nos igualemos como si las dos actitudes fueran iguales.

Barrena dijo...

La idea de bien y mal no tiene sentido sin un dios. Toda la configuración moral de cualquier sociedad parte de la idea de que hay cosas objetivamente buenas y objetivamente malas, sin embargo si así fuera no habría duda ante ellas y todo el mundo se comportaría de una forma correcta.
Sin embargo tú mismo esgrimes que cosas como matar son malas y eso no tiene sentido si no te sustentas en una moral que nos dice que matar está mal y que, dicho sea de paso, se ha traicionado a sí misma en varias ocasiones. Sin embargo siempre que se ha matado en nombre de dios se ha vestido de tal forma que se justificase por qué se hacía algo mal, pero sabiendo que estaba mal hecho.
Así que me gustaría que me aclarases tu idea de por qué crees que existe el bien y el mal si excluyes (muy legítimamente) a Dios de la ecuación.

Popi dijo...

Pareces ofendido, y la verdad, lo deja claro al final cuando dice "Por eso soy ateo" el esta dando a conocer su decision privada, no dice que tu debas hacer lo mismo, porque de hecho, el que sea privada o publica tambien es una decision de cada uno.
Tampoco te dice si creer o no creer, solamente el porque de que crea.

Lyon King dijo...

"Affirmatio non neganti, incumbit probatio"

Si hace unos siglos preguntásemos al más eminente científico la manera de llegar a la Luna nos diría que sería imposible y llegaríamos a la conclusión de que sólo Dios podría hacerlo…

¿Que la ciencia (teoría de la evolución de las especies, big Bang), presente lagunas prueba la existencia de Dios? Esto es un razonamiento trampa ya que la ciencia nunca llegará a "saberlo todo", por lo tanto los creyentes siempre tendrán un hueco para su dios.
Un saludo.

juan david pabon dijo...

Jamas habia apoyado un POST de este tema, tanto como apoyaré esté. Gracias por compartir los pensamientos al mundo, pensamientos que de verdad vale pa pena aportar para un desarrollo humanista :) Felicidades

juan david pabon dijo...

Jamas habia apoyado un POST de este tema, tanto como apoyaré esté. Gracias por compartir los pensamientos al mundo, pensamientos que de verdad vale pa pena aportar para un desarrollo humanista :) Felicidades

Anónimo dijo...

Aquí va otra demostración sencilla de que Dios NO existe:

1) Por definición, si Dios existe tiene que ser bueno y todopoderoso.
2) Su representante en la Tierra (el Papa) siempre viaja encerrado entre cristales blindados de 10 cm y rodeado de 20 guardaespaldas.
3) Dos posibilidades:
3.1) Dios no puede evitar que un humano mate al Papa. Por eso Dios NO es todopoderoso y por tanto, Dios NO existe.
3.2) Dios puede evitar que un humano mate al Papa, pero no quiere hacerlo. Por eso Dios NO es bueno y por tanto, Dios NO existe.

Ramón Ramos dijo...

Estoy de acuerdo, y yo también soy ateo, pero hay algo que no es verdad (por desgracia). Las religiones concretas se inculcan a los niños por los adultos pero no es cierto que desaparecerían en una generación si no se enseñaran. Está demostrado que hay algo en el ADN de los humanos que nos induce a creer en seres superiores, es decir, que está en nuestra naturaleza creer en deidades. Sólo la racionalidad y el conocimiento científico son capaces de ayudarnos a "desaprender" el proceso primitivo de creer en seres superiores.

Ramón Ramos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Yo en realidad si que he visto todo tipo de trolls en los comentarios, no solo el buenrollista...el que no había visto es el que escribe un blog completo

Hector 04 dijo...

¿Por que se desprende ira de las palabras del autor?¿ porque su proclama no es feliz si no se justifica primero asesinando a su enemigos y celebrando los olores que desprenden su putrefacciones? este tipo de lógica tiene nombre: argumentum ad lógicam

Anónimo dijo...

Para mi es como creer en el unicornio rosa, la tetera de Russel o como bien dices los reyes magos. Mitología y método de control, eso es para mi la religión.

Anónimo dijo...

Yo soy agnóstico y tus argumentos me parecen de un simple que asusta.

Uno no espera grandes alardes de inteligencia de un creyente, pero me esperaba algo un poquito más elaborado de un ateo pretencioso. Todos tus argumentos son rebatibles y no tienen más peso que los de un religioso.

Sinceramente, pienso que deberías seguir gastando saliva en discutir de este asunto con tus conocidos, pero con la mente abierta para poder mejorar tus razonamientos.

Así es posible que llegues a la conclusión de que la respuesta a la pregunta de por qué no crees en dios, no es un argumento, sino sencillamente que no crees porque no crees que exista.

Lo demás es tan absurdo como si un religioso pretendiese convencerte a ti de que dios existe.

El problema de muchos ateos y religiosos es no ser capaz de convivir con la idea de que otros crean algo diferente. Los unos y los otros sois unos intolerantes condenados a vivir enfadados por no poder convencer a los demás.

A tomar fanta, pringaos!

el chico de la consuelo dijo...

creo que no creo
pero no estoy seguro.

Pablo dijo...

Nadie tiene en cuenta además de la muy improbable situación de que solamente exista vida en nuestro planeta y de la improbable situación de que solamente exista vida inteligente en nuestro planeta.
Es pura estadística... Aunque sea una ciencia.

Fernando dijo...

Qué suerte tengo de ser creyente en Dios, por lo menos vivo con la esperanza de la salvación y la vida eterna. El Ateo piensa que uno es una computadora que se apaga y listo!

José Antonio Peñas dijo...

Para Eve. Lo de que todas las mitologías incluyen un diluvio es simplemente mentira. Una mentira repetida muchas veces, pero mentira.
Por mencionar sólo civilizaciones conocidas, no está en Egipto (donde las crecidas del Nilo son bendiciones, no amenazas), ni en Grecia, ni en Roma, ni lo tienen los mitos nórdico-germánicos, ni los hindúes. No me suena en CHina y los japoneses tienen mitos de grandes olas (normal, por otra parte) pero no de inundaciones.

Hay mitos de inundaciones en pueblos relacionados con el creciente fertil, el más antiguo aparece en la epopeya de gilgamesh. De hecho el bíblico es una ala copia del de gilgamesh, que podría estar relacionado con una inmensa crecida del tigris y el éufrates de la que hay evidencia geológica (un gran estrato de sedimento)
Lo hay en la costa oeste de América, pero no en la este. Lo tienen los inuits (parece ser una explicación mítica del porqué de la presencia de conchas en las montañas) pero no los aztecas, para los que la amenaza es la muerte del sol, no las lluvias.

Anónimo dijo...

Tienes toda la razón si desde pequeños se enseñase la selección natural en vez de horas lectivas de religión, seguramente tendríamos jóvenes mas desarrollados y con menos dudas sobre la creación, evolución,etc... El que quiera religión para eso tiene catequesis..

José Antonio Peñas dijo...

Pues nada, como hay algún imbécil que no coge las indirectas, a la carpeta de spam. Y ahí iran todos sus comentarios sin molestarme en leerlos, porque para perder el tiempo, prefiero contar gamusinos.

Por cierto, si he sido educado incialmente contigo es porque entiendo que tienes alguna relación con mi hermano, pero mi paciencia tiene un límite y tu estupidez no.

Marvin dijo...

Hola, muy buen post, muchas gracias.

Como dice un anónimo por ahi arriba, son las cuestiones más sencillas las que desmontan cualquier idea de dios y las reducen a una expresión primitiva y pobre de las carencias humanas.
A modo de ejemplo: ¿Para qué necesita un dios todopoderoso que le adoren?
No encaja con la idea de ser superior, pero sí con la de humano primitivo que quiere someter a los demás a su voluntad, y que dicho sea de paso, es un ególatra o un acomplejado inseguro y en cualquier caso, muy inmaduro. Vaya birria de dios...

Una frase para los creyentes pensantes: las ideologías, como las creencias, se adquieren emocionalmente, desde la infancia, y luego se justifican racionalmente.
Es igual un equipo de futbol, que un partido político, que la religión.
A los creyentes no pensantes nada, no se puede razonar con ellos.

Mira, lo voy a intentar: la religión y el hecho de creer en un dios os hace sentir bien, porque le da un sentido a vuestra vida; hay que ser más fuerte de lo que parece para entender que es responsabilidad de cada uno el sentido que le dé a su vida, porque aparte del sentido estrictamente darwinista (pasar los genes a la siguiente generación), no tiene ninguno. Es màs cómodo pensar que hay un dios que tiene una misión para tí, pero sobre todo, te hace sentir especial... Entre todos los seres de este planeta tú eres especial para dios.... Eso es lo que hace la religión, se nutre de ese sentimiento ególatra innato en el ser humano, lo fomenta y lo aprovecha en su beneficio.
Por eso pienso que lamentablemente si ocurriera como dices, las religiones se volverían a inventar, no tanto por las explicaciones sobre la vida en sí, sino como una necesidad inherente al ser humano de sentirse especial, único. Creyentes, sois unos ególatras; lo siento, pero es así. Y se aprovechan de vosotros por ello.

Recientemente publicó el de theoatmeal.com un cómic brillante sobre religión, en el que muestra de forma sencilla cómo las religiones son una violación de la inocencia de los niños, siendo eso lo peor de todo y lo que graba a fuego emocionalmente las creencias.

No puedo dejar de mencionar al gran George Carlin, como otro de los plasmadores de lo absurdo de las religiones en nuestro tiempo, en especial el monólogo "religion is bullshit"
Un saludo y gracias de nuevo por el post.

Marvin dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
TKarlos dijo...

opino lo mismo 100%, la unica manera de combatir la lacra de las religiones es impedir que sigan labando los cerebros de los niños, si piensas que tiene que existir una vida eterna despues de esta es porque tienes labado el cerebro... y les tengo el mismo respeto a las religiones que ellas me tienen a mi y a mi familia: ninguno.

Ani Lopez dijo...

Mezclando churras con merinas y arreando que es jerundio. Hay nacionalismo de lo mas tolerante, informate un poco, majete.

Anónimo dijo...

Es curioso que tanto religioso que pide libertad de para creer en o que quiera luego obligue a la sociedad en la que vive a seguir sus normas. Que si mi dios dice que no al aborto, que si la mujer es inferior al hombre, ...

Pelos dijo...

A los "creyentes/trolls":
1.- ninguna religión, tradición o creencia que no respete los derechos humanos merece existireto. El catolicismo no lo hace por lo que debería desaparecer.
2.- Si Dios existe y es omnipotente es un ser tremendamente maligno, injusto y retorcido por permitir el sufrimiento de la inmensa mayoría de la población. Especialmente de los débiles y desamparados. Por lo tanto no merece adoración sino repulsa.
3.- El daño causado a la humanidad por las religiones y su utilización como método de adoctrinamiento y control de la sociedad las convierten en algo especialmente dañino y peligroso para las personas y la sociedad en su conjunto.

Las religiones y creencias sin fundamento científico deberían estar prohibidas a menores de edad.

Las que no respetan los derechos humanos sencillamente deben erradicarse.

José Antonio Peñas dijo...

errr... ¿dónde he mencionado yo el nacionalismo?

coazervado dijo...

Post alternativo más fácil aún. Se puede terminar en dos líneas, además, en latín para que lo entiendan quienes manejan esta extraordinaria lengua:

¡Pero no puedes demostrar que Dios no existe!

No necesito hacerlo, affirmanti incumbit probatio. Onus probandi.

Mosky2k dijo...

Yo solo os quiero decir que "Sois ateos gracias a Dios", y que desde esta verdad no hay otro punto final.

Me gusta ver como os revanais los sesos para buscar una pauta que cree una duda razonable para demostrar la no existencia de Dios.

Todo lo que expone en tu artículo es discutible "Todo".

José Antonio Peñas dijo...

Tras indagar un poco, corrijo mi respuesta a Eva. En la mitología hindú hay un diluvio, que por el parecido con el mito sumerio (gilgamesh) probablemente derive de la misma fuente. Y hay una referencia griega (Deucalion) que se considera relacionada con otro suceso: la apertura del bósforo hace unos 5000 años (la ruptura de ese paso, conectando el Negro con el Mediterráneo debió provocar un ascenso repentino del nivel del mar en varios metros en Asia Menor y Grecia.

Los mitos relacionados con el diluvio en la costa americana del pacífico, como los Mapuches, hacen referencia, efectivamente, a inundaciones desde el mar, no lluvias, lo que apunta a que se refieren a tsunamis.

No veo referencias romanas, egipcias, germánicas o celtas, tampoco Chinas ni Japonesas, aunque sería lógico que las hubiera en China (por la combinación de los monzones y grandes llanuras fluviales). La amyoría de alusiones en el Pacífico se refieren a culturas isleñas o costeras (de nuevo los tsunamis)

Ant dijo...

Yo también soy de la opinión de que Dios no es necesario para nada, pero nunca me había considerado "ateo" por eso. Aunque tal vez la pregunta debería ser qué es un ateo.

Según la RAE, ateo: "Que niega la existencia de Dios". Yo no niego la existencia de Dios, simplemente no veo ninguna razón por la que tenga que existir, y no tengo claro que sea lo mismo. Yo no digo "Dios no existe", digo "Dios no tiene una razón para existir", lo cual, de hecho, no descarta que exista, pero lo que no puede hacer es probarlo. Y, de hecho, si Dios no tiene ninguna razón para existir, no hay ninguna razón para adorarlo, vamos, que no hace falta negar la existencia de Dios para que su culto sea una incongruencia. Yo no niego nada, ni siquiera niego la existencia de Papá Noel, aunque creer que existe sería un poco ridículo.

¿Necesito un título para no creer en Dios? ¿Y qué pasa con el resto de cosas? ¿También soy aOVNI, aPapaNoel, aDuende, aVidente...? ¿No es más fácil que nos llamemos racionales o incrédulos o nada o yo qué sé?

PD: No, todo esto tampoco encaja en "agnóstico" :P

Anónimo dijo...

Dos puntos, el primero para el autor del blog:

Cuando dices: "Nadie nace creyendo en Dios. NADIE.  La idea de Dios es inculcada en la mente de los niños por los adultos, igual que la de los Reyes Magos, Santa Claus o el Ratón Pérez." únicamente decir que se ha demostrado fisiológicamente la parte del cerebro que necesita de esa creencia (que por lo demás yo debo tener atrofiada), así que aun sin historietas externas no es descartable que el niño acabe por creer en algo que él mismo se invente. La info al respecto y los estudios realizados se pueden consultar fácilmente gugleando

El segundo punto, al anónimo de "Yo no te impongo mis creencias, tu no me impones las tuyas. Así de facil." eso sería maravilloso si fuera cierto. A día de hoy, la iglesia cristiana en España sí se mete en tu vida. Te dice qué tienes que creer, qué tipo de familia es la correcta o hasta a qué partido tienes que votar. El problema es que parte de mis impuestos, y sin creer yo en ningún dios, van a engordar sus cepillos (y no, cáritas no se financia gracias a la iglesia). Así que no, no se puede decir que la iglesia no se inmiscuya en la vida de la gente y que cada cual crea lo que quiera y todos en paz y armonía

Por último, el affirmanti incumbit probatio. Onus probandi que tanto se repite, valdría tanto para explicar la existencia de dios, como la de los dragones, como la de los unicornios rosa invisibles

emedepan dijo...

El problema no es dios. Tanto da creer o no creer. Y por si misma, una cosa no es más inteligente que otra. Los ateos tendemos a pensar que somos más inteligentes por no creer en un dios, pero porqué estamos pensando en el dios cristiano o musulmán y sus estúpidas normas. Pero puedes tener fe en algo totalmente distinto.

El único problema son las religiones y que intenten imponer sus normas a la sociedad. Creer o no creer en algo es como que te guste más el color rojo que el azul. Cuestión de personalidad, no de inteligencia.

Cynthia Partida Aguilar dijo...

¿Creer o no creer es una cuestión de personalidad, no de inteligencia? No digo que los creyentes sean tontos, sólo que necesitan aferrarse a algo por diversas necesidades.

Pero eso de que es cuestión de personalidad... ¿el que sigue creyendo en el Ratón Pérez es xq sigue siendo un niño o xq nadie le ha dicho que eran los padres?...

Saludos

coazervado dijo...

emedepan da bastante en el clavo, el problema no es la explicación que cada cual pueda dar a la existencia de uno mismo y de lo que le rodea, sino darle forma de religión e imponer normas morales y comportamientos sociales con violencia (física o "estructural" que diría Gallardón).

coazervado dijo...

p.d. y, para evitar malentendidos, el affirmanti incumbit probatio. Onus probandi que dije más arriba lo aplicaba a quien afirma la existencia, no a quien afirma la no existencia. Es imposible a la par que absurdo pedirle a alguien que demuestre la no existencia de algo.

emedepan dijo...

Comparar el Ratóncito Pérez con el sentimiento religioso es una boutade como un piano.

Repito, no hablo de un señor con barba blanca que vive en las nubes y te prohíbe fornicar sin condón. Sino que puedes tener fe en muchísimas cosas que no están demostradas y eso no implica que seas menos inteligente. Entre otras cosas, todo descubrimiento científico parte de tener fe en que hay algo que descubrir.

Si hablamos de las religiones oficiales, vale, todas son basura.

Si hablamos de ser ateo, agnóstico o creyente partiendo de creer en un algo "XXXX", casi cualquier cosa es respetable y razonable por igual.

Repito, dejando a un lado temas de moralidad y de conducta. Simplemente el hecho de creer en algo, sea demostrable o no lo sea, no puede ser tomado como un signo de mayor o menor racionalidad o de inteligencia.

coazervado dijo...

Por otro lado, emedepan, sí que hay cierto sesgo de inteligencia demostrable incluso estadísticamente.

De hecho, esto se ve reforzado por la estructura social pues en el mundo en el que vivimos, como bien ilustra también este y el anterior post, la forma más habitual de llegar al ateismo es mediante una profunda reflexión individual que debe incluso luchar contra los propios prejuicios inducidos y la norma social establecida.

Paradójicamente, al ateismo se llega planteándose seriamente las "grandes preguntas" y encontrando tus propias respuestas en lugar de tomar las respuestas que te dan otros y en este proceso la inteligencia juega un papel clave.

coazervado dijo...

(las grandes preguntas, aquello del "quiénes somos, de dónde...")

emedepan, creo que lo que tú planteas es una pura cuestión de nomenclatura.

Puedes llamar "Dios" al conjunto de leyes físicas y propiedades químicas que rigen el Universo apoyadas sobre un amplio aparato matemático. En ese caso, este "Dios" sí tiene su existencia altamente probada y alguien así podría encuadrarse en una corriente Panteista. Yo comparto esta visión, de ahí que pienso que cuando se habla de "ateo" hay que contextualizar porque, en el fondo, la existencia tiene una explicación y ser o no ateo consistiría en si a esa explicación le pones el nombre de "Dios".

emedepan dijo...

coazervado, un poco por ahí van mis tiros.

El tema es que viendo un poco la argumentación de algunos "ateos", da la sensación de que están diciendo "Ya está todo demostrado. Dios no existe. El sentido de la vida es tal y tal." Y me hace pensar en los que decían: "El sol gira alrededor de la tierra. No lo ves?. No hay nada que discutir".

Y no. Si algo nos han enseñado siglos y siglos de ciencia es que todo está por demostrar. Que nuestro conocimiento de la vida es aún ínfimo. Y que plantearse las preguntas (quienes somos, de donde venimos,etc) y llegar a conclusiones propias, sigue siendo algo legítimo, razonable e inteligente.

Y yo creo que son preguntas que te llevan al agnosticismo, no al ateísmo. Porqué con estas preguntas siempre encuentras un callejón sin salida, algo que no puedes ni demostrar ni no demostrar. Es decir, que no tenemos ni puñetera idea.

Creyente y ateo son dos caras de una misma moneda. Ninguna de ambas cosas son demostrables ni lo serán.

Tu prima P. dijo...

De pequeña hacía pitufos de plastilina y los colocaba encima del cabecero de mi cama. Luego apagaba la luz y le pedía a Dios que al despertarme hubieran cobrado vida. Si llega a ocurrir me cago de miedo...pero estaba bien creer que alguien taaan bueno pudiera hacer ese "milagro". Hasta ahí todo bien.

Después flipé con la astronomía, la física, la filosofía, el cerebro humano y la psicología. Y tuve que empezar a reprogramar mi cerebro para que todo encajara. He terminado hace poco...

Ahora soy madre y tengo la responsabilidad de que mis hijos crezcan con total libertad de pensamiento. Y si no ejerzo mi papel activamente, la sociedad los hace creyentes.

Así que cuando K. empezó con -"Mamá, en el cole dicen que el Ratón Pérez, Papá Noel y los Reyes Magos no existen", yo le contesté -"Es verdad, no existen. Ni las hadas, solo en los cuentos. Y Dios tampoco existe, lo inventaron los hombres para explicar las cosas que no entendían, para no tener miedo de morirse y para que los que mandaban pudieran amenazar a los demás si no hacían lo que ellos querían" Y ella dijo -"Entonces...¿por qué vamos a catequesis". Y yo -"Para que el yayo esté contento y deje de molestarme. En cuanto hagáis tu hermana y tú la primera comunión ya no tendréis que ir más. Te habrá servido para saber en qué creen los niños del cole que van a Religión"

Después con M. ocurrió lo mismo, pero ya sabía que Dios no existía porque lo había hablado con su hermana.

Cuando V. pregunte, que será pronto, lo de Dios ya no hará falta decirlo. A él lo bauticé porque todavía no había terminado de reprogramarme y cedí ante la presión familiar (el yayo no dormía porque si, Dios no lo quiera, al pobre crío le pasaba algo iría al limbo...) Pero siempre ha sabido que Dios no existía como lo más natural del mundo.

Y así somos felices y comemos perdices.

Tu prima P.

José Antonio Peñas dijo...

P, eres mi héroa, que lo sepas

Tu prima P. dijo...

Gracias por el piropo. Un beso, P

Deivota dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Deivota dijo...

Que no sepamos lo que pasó antes del Big Bang no quiere decir que no lo vayamos a saber nunca. Actualmente están surgiendo teorías que intentan explicar qué había antes de la singularidad.
Hace unos pocos días pusieron uno en TV que formulaba la hipótesis de que el Big Bang ocurriese cada X tiempo y fuese una especie de ciclo infinito de expansión-contracción del espacio, el tiempo y la materia.

Veo que muchos creyentes que entran a trollear hablan de los ateos como gente sin ninguna espiritualidad que pasa por la vida sin emociones, sin ilusiones... en definitiva, sin vida.

Y nada más lejos de la realidad. Yo no soy creyente y pienso que la Humanidad si tiene un carácter finalista, la verdad revelada, el Apocalipsis. Que me corrijan si me equivoco pero Apocalipsis significa etimologicamente "verdad revelada".
Creo que estamos aquí, desde las bacterias hasta el propio ser humano, como simples eslabones de una cadena casi infinita que conduce hacia formas de vida superiores, en inteligencia y en bondad.

Habrá épocas oscuras que abarquen incluso varias generaciones en las que esta visión se distorsione por completo y se llegue a perder, pero acabaremos siempre volviendo al camino correcto o a la destrucción total y con ella de vuelta a la casilla de salida.

Creo que la razón final de que estemos aquí es engendrar a los padres de los padres de los padres......... de los seres que alcancen con su inteligencia a descubrir la VERDAD del Universo, la energía, la materia, el tiempo.... A lo mejor es dentro de 50, de 500 o de 50.000 años, eso da igual. Desde la primera bacteria al último de nosotros habremos sido necesarios, o al menos espectadores, de algún pequeño paso para llegar hasta ese punto.
Luego hay otra razón no finalista, que es lo que venimos llamando felicidad. Yo prefiero centrarme en esta última. Aunque a veces piense y escriba estos desvaríos.

asturies dijo...

al comentario nº 4
si quieres religion te la pagas tu,
y no te voy a llamar lo que realmente eres...

Aragornita dijo...

...primera hora de la clase de ampliación de microbiología de 4º de Biología (hace la torta de años)..."señores voy a demostrarles que Dios no existe y no es necesario para el ejercicio diario de sus vidas"...guardo los dos archivadores como oro en paño (por si hay que tirar de datos empíricos).

Anónimo dijo...

Jeje he leído "bien explicado por ahí". Lo único que haces es explicar porque tú no crees en Dios pero el texto y tu falta fe, aceptable para mí para mí por muchas razones, son tan pueriles como la fe ciega.

Entiendo y acepto el ateísmo pero no deja de ser una sobrereacción cultural contra el dominio cultural religioso y que a la larga se basa más en las cosas que no se quieren saber, que en las que se saben. Lo que lleva a la intolerancia y la ingenua percepción de que la no-religión propia te hace mejor que los demás.

En fin, es tu bitácora y sí, la puedes usar para echarte flores. Merecidas o no.

José Luis dijo...

He leído sus argumentaciones que me parecen poco originales, a veces contradictorias, y que muestran un grado de ignorancia histórica bastante elevado. Pero paso a responderle párrafo por párrafo, pero por cuestiones de espacio deberé hacerlo en cinco trozos:

1/5


¡Pero no puedes demostrar que Dios no existe!

He oído ese argumento mil veces, y me sigue pareciendo tan vacío ahora como la primera vez. Claro que puedo demostrarlo. Basta con demostrar que ese dios concreto es obra de los hombres, porque, por propia definición, un dios no puede ser una creación de sus seguidores. Y eso es fácil de hacer.

De esto lo único que le discuto es que sea fácil de hacer. En lo demás, de acuerdo.

Yahvé, deidad de las tres grandes religiones monoteistas actuales. La evidencia de su existencia y, según los fanáticos, su grandeza, es la palabra revelada, es decir, el Libro. Pues si cojemos ese libro, sin más, no necesitamos mucho esfuerzo para entender que la palabra es falsa. Ni la Tierra tiene 4000 años, ni los humanos surgen de la nada, ni la Tierra es el centro del Universo, ni hubo un diluvio que anegara el planeta por encima de las montañas, ni... es más, el texto, por si mismo, evidencia diversas etapas en su redacción y recopilación, y es posible seguir el origen de sus mitos y verificar que son préstamos relativamente modernos de religiones más antiguas y totalmente ajenas al dios de los judíos. Es decir, la Biblia es obra de los hombres, y ni siquiera es una obra demasiado sólida.

Caballero, Yahvé no es la deidad de las tres grandes religiones monoteístas actuales. A mi me da la impresión que lo que ocurre es que como para usted cualquier religión es lo mismo, lo mete todo en el mismo saco. Pero las tres religiones, además de grandes parecidos tienen también grandes diferencias. Por de pronto, Alá no es Yahvé. Después nos habla del Libro, como si solo hubiese uno. Imagino que se refiere usted a la Biblia. El Corán, caballero, es algo muy distinto, aunque, repito, usted esté empeñado en meter a todas las religiones en el mismo saco.
Efectivamente, entender el Antiguo Testamento en sentido literal es meterse en un problema. Pero las iglesias oficiales, tan hábiles siempre en su subsistencia, han reaccionado estableciendo que el antiguo testamento no debe ser entendido en sentido literal, sino alegórico. Y se arrogan el derecho a hacerlo. Desde luego, eso es hacer trampas. Pero no demuestra en sí mismo la falsedad del contenido que podríamos llamar doctrinal, y del que usted no dice ni una palabra.
Que el texto es obra de varios autores y de diversas épocas es algo conocido y aceptado desde siempre. No se que cree usted que es lo que eso pueda demostrar con respecto a su ateísmo.
Y si es usted capaz de seguir el origen de los mitos y verificar que son préstamos de otras religiones, ¡enhorabuena, es usted el único en hacerlo! Ya nos explicará como lo ha hecho. Todos los especialistas bíblicos se pierden en el laberinto religioso que era la antigüedad. Que hubo préstamos es indudable. Todas las religiones del antiguo oriente están muy relacionadas, pero aclarar la dirección y la naturaleza de esas relaciones es misión casi imposible. Quizá se refiera usted a eso cuando dice que los dioses son invento de los hombres. Es posible. Pero también sería posible lo contrario, que las religiones fuesen interpretaciones diferentes de un mismo dios, o como quiera usted llamarle. Si no lo ha leído, le recomiendo el libro titulado 101 mitos de la Biblia. Le agradará y dará una cierta solidez a un argumento tan débilmente expuesto por usted.
Y la frase en que dice usted que la Biblia es obra de los hombres me parece fantástica. ¿Quién ha dicho nunca lo contrario? Usted está empeñado en hablar, pero no en escuchar.

José Luis dijo...

2/5

Podemos repetir el mismo proceso con cualquier deidad concreta, y llegamos al mismo punto: los dioses son obra de los hombres, ergo, son falsos. Del mismo modo que puedo afirmar que no existen Thor, Zeus o Anubis, puedo demostrar que no existen Aláh, Yahvé o Shiva

Ajajá, el viejo truco de dar por hecho algo que no se ha hecho. Si repetimos el proceso…. Caballero, para repetir el proceso tendrá usted antes que haberlo hecho por primera vez. No nos quiera engañar con semejante cuento para bobos. Usted pretende presentarnos como conclusión (los dioses son obra de los hombres, ergo son falsos) lo que usted ya nos ha presentado anteriormente como una premisa. Y cuidado con el lenguaje: afirmar que no existen unos dioses es muy distinto de demostrar que no existen otros. Afirmar lo puede hacer cualquiera. Demostrar es más difícil.

Bueno, pero es que los cristianos no creemos en el Dios del Antiguo Testamento sino en Jesus.

No, queridos, no. Sin el Dios bíblico, Jesús sólo es un hombre. Muy majete y buenrollista, pero sólo un hombre. Luego si el AT no es más que un montón de cuentos mal escritos, el cristianismo es un cascarón vacío.

Ahí demuestra usted su negativa a entender la religión. Adolf Eichmann, antes de perseguir a los judíos, se dedicó a estudiar el judaísmo. Usted ataca a las religiones, pero no se ha informado sobre ellas. Ningún cristiano le diría eso, pues el cristianismo admite el antiguo y el nuevo testamento. Usted no responde a las objeciones que le haría un creyente, sino que usted mismo elabora las objeciones en base a las respuestas que cree tener. Usted no debate, hace un monólogo.

Pero no puedes demostrar la inexistencia de una deidad no concreta, un poder benéfico del universo, una energía, un llámalo X, un algo...

Ahí os estaba esperando. Ese es el argumento más estúpido de todos. No, no puedo, porque no lo necesito. Para que la respuesta a una pregunta sea X, ésta debe ser igual de valida al menos que el resto de las respuestas posibles.

Ahí le estaba esperando yo a usted. Ese es el argumento más estúpido de todos. No, no puedo demostrar la existencia de una deidad no concreta porque no lo necesito. ¿O que se piensa usted, que sus necesidades o no necesidades son más importantes y valiosas que las de cualquier otro?

José Luis dijo...

3/5

La reina Cretina de Grecia (perdón, Sofía de Grecia) dijo Se ha de enseñar religión en los colegios, al menos hasta cierta edad: los niños necesitan una explicación del origen del mundo y de la vida. No dudo que la necesiten, pero no necesito el concepto Dios para explicar esas cosas. El origen de la humanidad (y de las especies vivas modernas y extintas) se explica mediante la teoría de la selección natural. La inteligencia no requiere ninguna intervención milagrosa, sólo un crecimiento suficiente del cerebro y cientos de miles de años de evolución cultural. El origen de la vida se puede explicar mediante simple bioquímica. El de la Tierra es una cuestión de polvo estelar, masa y gravedad, y en cuanto al universo, los físicos han logrado llegar en sus cálculos al instante mismo de su inicio, hace 14000 millones de años. Sabemos qué ocasiona la luz. Sabemos qué son los colores. Estamos empezando a entender qué es la masa.

Ahí me voy a repetir. Ya le digo que las iglesias llevan ya muchos años existiendo y se las saben todas. Usted está empeñado en creer que las iglesias por igual sostienen que la Biblia ha de interpretarse en un sentido literal. Pero eso solo lo hacen algunas sectas minoritarias. Es posible, y yo desde luego no lo creo, que hubiese un dios que crease al hombre tal como dice la Biblia. Pero también es posible que a ese dios le diese por hacer las cosas algo más complejas y prefiriese recurrir a la selección natural. La inteligencia no requiere ninguna intervención milagrosa (aunque sí un cúmulo de casualidades tal que la hace casi milagrosa), pero eso no anula que haya una posible intervención divina. Ni lo demuestra, claro está. En conclusión, las religiones cristianas actuales están redefiniendo al creador como un dios que actúa científicamente. ¿Por qué no? No lo se. ¿Por qué sí? –me preguntará usted. Tampoco lo se.

Nadie nace creyendo en Dios. NADIE. La idea de Dios es inculcada en la mente de los niños por los adultos, igual que la de los Reyes Magos, Santa Claus o el Ratón Pérez. Luego bastaría con no hacerlo para que la religión se extinga como una vela, del mismo modo que si dejamos de hacer el paripé con los dientes y las almohadas el Ratón Pérez y el Hada de los Dientes se borraran de nuestra imaginación sin dejar rastro. Y ambas cosas sucederían en una única generación.

Por Dios, perdón por la expresión, pero al parecer si que había un argumento más estúpido que el de antes, y es el que acaba usted de exponer.
Nadie nace creyendo en la ciencia. NADIE. La idea de ciencia es inculcada en la mente de los niños por lo adultos, igual que la del big bang, la teoría de la evolución o el ateísmo. Luego bastaría con no hacerlo para que la ciencia se extinga como una vela, del mismo modo que si dejamos de hacer el paripé con las explosiones y los monos, la teoría del bing bang y la de la evolución se borrarán de nuestra imaginación sin dejar rastro. Y ambas cosas sucederían en una única generación.

La explicación religiosa pudo tener sentido hace cientos de años, cuando no había otra. Pero hoy por hoy no es válida porque tenemos otras que sí lo son. Y, lo que es mejor, no es necesaria tragárselas ciegamente, porque podemos poner a prueba su validez. Y si nuevos datos reales invalidan una respuesta, a su vez el estudio de esos datos darán nuevas respuestas, del mismo modo que cada descubrimiento, en vez de fosilizarse y calcificarse como la religión, abre nuevas puertas y plantea nuevas preguntas que ni siquiera existirían si aceptáramos la validez de la respuesta Dios.

Piense usted que a la ciencia se llegó precisamente intentando validar la explicación religiosa. Con eso quiero decir que la religión no es una cosa que se tragase ciegamente, ni ahora, ni antes. Veo que tampoco ha leído usted a los filósofos antiguos. El estudio de la religión, pues, llevó a nuevas preguntas que llevaron a la ciencia. ¿O cree usted que la ciencia se creó de la nada?

José Luis dijo...

4/5

Todas y cada una de las explicaciones religiosas sobre el mundo han sido refutadas por la ciencia. Actualmente los teístas, los agnósticos perezosos y los fanáticos bíblicos se aferran no ya a sus creencias, sino a los puntos aún no explicados, en la idea de que si la ciencia no ha aclarado algún detalle de algo, por nimio que sea, ese detalle demostrará la existencia de Dios. Hace años presentaron ante un juez el flagelo de las bacterias como la prueba irreductible de la necesidad de un creador. Los científicos, en vez de aceptar ciegamente su explicación, se limitaron a explicar, paso por paso, cómo surge el flagelo bacteriano. Ahora dicen que no podemos saber que pasó antes del Big Bang luego tiene que haber un Dios. No sé si lo llegaremos a saber alguna vez, pero sí sé cómo no llegaremos a saberlo jamás: aceptando su respuesta y dejando de buscar la correcta.

Que todas y cada una de las explicaciones religiosas sobre el mundo han sido refutadas por la ciencia es algo que se acaba de inventar usted. Además, no se si creerme que usted conoce todas y cada una de las explicaciones religiosas sobre el mundo que existen en el ídem. Y vuelve a equivocarse usted cuando le da por insinuar que la religión pretende que se acepte su respuesta y que por tanto deje de buscarse otra. Eso lo harán aquellas sectas minoritarias que comenté antes. Pero ya le digo que las iglesias son más inteligentes de lo que parecen. Ellas afirman que buscando respuestas se acabará llegando a dios. Y eso es un argumento algo tramposo, pero que les sirve mientras la ciencia no encuentre todas las respuestas a todas las preguntas y entre ellas no se encuentre a dios. Y eso, si llega a ocurrir, tardará aún muchos siglos.

La última trinchera de los religiosos es que el temor de Dios es necesario para sostener la moral y la honradez, pues sin su mirada amorosa (y la amenaza del sufrimiento eterno, ya de paso) el hombre cae en el barro. No voy a dar ejemplos de la moral y honradez de los ateos. Ni siquiera de la mía. Me basta con ser consciente de que hasta el siglo XIX no hubo ateos, luego todos y cada uno de los crímenes cometidos en los últimos cuatro milenios, desde el nacimiento de las civilizaciones hasta los comienzos del siglo XIX fueron cometidos por gente religiosa, que creía firmemente en un dios, o incluso en muchos, y los más atroces de esos crímenes contaron con el beneplácito (teórico) de esos dioses. Luego la idea de la deidad tampoco sirve de mucho como garante del bien.

Yo sí creo que es necesaria una moral más o menos universal para que el mundo pueda funcionar razonablemente bien. Hasta ahora, las únicas que han sido capaces de crear un sistema moral bien establecido han sido las religiones, pues el ateísmo y el agnosticismo, pese a que lo van intentando, aún no lo han conseguido. Decir que el hecho que haya ateos honrados demuestra la falsedad de mi afirmación anterior es como decir que el hecho que haya religiosos honrados demuestra la verdad de la misma afirmación. Pero no le quepa duda que los valores que usted tiene –o tenemos en el mundo occidental-, provienen todos de las viejas religiones. No hay concepto moral actual que no existiese ya en las religiones antiguas.
Pero me obliga usted a llamarle ignorante cuando afirma que hasta el siglo XIX no hubo ateos. Yo les aseguro que ya los había en el siglo XIX antes de Cristo, y antes también. Por tanto, decir que los crímenes cometidos antes del siglo XIX lo fueron por gente religiosa que creía firmemente en al menos un dios es una solemne tontería. Y también es una tontería decir que si los crímenes fueron cometidos por gente que creía firmemente en un dios eso significa que esos crímenes contaban con el beneplácito (teórico) de ese dios. ¿O me está diciendo usted que si un ateo comete un crimen eso demuestra que el ateísmo es criminal?

José Luis dijo...

5/5

Resumiendo, no necesito demostrar la inexistencia de llámalo X, porque no necesito a llámalo X para nada. No hay espacio para él: no explica nada, no aporta nada. Lo dijo Laplace, cuando Napoleón le preguntó porqué no nombraba a DIos al exponer su estudio sobre la gravedad y los movimeintos planetarios: Sire, nunca he necesitado esa hipótesis.

Nosotros tampoco la necesitamos. Y no necesitamos explicar algo innecesario. Si tu respuesta es Dios, tu pregunta simplemente está mal planteada.

Por eso soy ateo.

Resumiendo, no necesito demostrar la existencia de llámalo X, porque no necesito hacerlo.
Explicar, la verdad es que explica pocas cosas, al menos a mi también me lo parece así. Pero aportar, a mucha gente le aporta muchas cosas. Y me encanta la cita de Laplace, a quien estoy seguro usted tampoco ha leído. Pero Laplace se refería a mecánica celeste, caballero, había superado a Newton, que no había tenido más remedio que recurrir a dios cuando no le cuadraron sus teorías. Laplace no se refería ni a la biblia, ni a la espiritualidad, ni a la moral. Él era un determinista causal, que tampoco es una teoría muy científica.
Y acaba usted queriéndonos engañar una vez más. Empezaba usted diciendo que podía demostrar que dios no existe. Y ahora nos sale con que no necesita explicar algo que según usted es innecesario ¡Haber empezado por ahí y nos hubiésemos ahorrado todo el rollo! Y le advierto que su argumento es muy parecido al religioso, que afirma no necesitar demostrar aquello en lo que simplemente cree.
Y la frase de ‘Si tu respuesta es Dios, tu pregunta está mal planteada’ revela en usted un carácter poco científico. Así pues, usted recomienda cambiar la pregunta si no le gusta la respuesta, lo cual dicho sea de paso atenta contra el principio científico del falseamiento de las teorías. Al contrario, caballero, a cada pregunta hay que buscarle una respuesta. Y si la respuesta que se encuentra a usted no le gusta, tendrá usted que aguantarse, caballero, de la misma manera que nos aguantamos los demás cuando nos pasa lo mismo en todos los aspectos de la vida.
Le recomiendo que lea un poco más. Hay argumentos a favor del ateísmo mucho más sólidos que los suyos.

Tu prima P. dijo...

José Luis, la Ciencia no se creó de la nada porque la Ciencia no se inventó, se descubrió. Efectivamente fue a través del estudio de las religiones como se llegó al descubrimiento de la Ciencia. Pero las religiones eran un invento del hombre. Y dada la educación que recibimos muchos de los que tenemos ya más de 40, los pasos lógicos para volver a ser ateo bien podrían ser los que ya cité en el comentario anterior:
1-Me hacen católica y me lo creo porque me lo dicen mis padres.
2-Descubro la Ciencia porque en el cole de monjas también tienen que dar las asignaturas curriculares.
3-Mi cerebro se desarrolla y soy el Pitufo Filósofo. Me cuestiono todo porque sí, porque soy adolescente, por llevar la contraria.
4-La lógica y el razonamiento me llevan a ser atea.
5-Los que no han llegado a este punto, me preguntan constantemente porqué soy atea.Harta de dar explicaciones escupo una entrada en mi blog.
6-Lucho activamente para que mis hijos no tengan que pasar por este proceso.
Porque las religiones son dañinas, fundamentalistas, intolerantes, represivas, arcaicas y aprovechadas.
Un saludo,

Martín Pescador dijo...

En fin ,permíteme recordarte que todos tus argumentos y veinte mil más que evidenciaran la inexistencia de un ser invisible, todopoderoso, creador del cielo y del infierno y que algún día nos juzgará tras resucitarnos de entre los muertos (y todas las demás chorradas sin sentido que a cualquier iluminado se le ocurriese añadir) todo eso no vale de nada para convencer a los que dicen que tienen fe, es como darse con una pared, al resto del personal creo que nos basta con utilizar el sentido común y en todo caso aplicarnos en evitar que nuestros hijos puedan ser abducidos por cualquier secta de creyentes subvencionada con nuestros impuestos.