Mujer iroqués

sábado, 20 de abril de 2013

TRES AÑOS YA (por culpa de Pampa y Moli)

Fue mi autoregalo de cumpleaños, ahora hace tres años.

Me dejé convencer por Pampa, ella opinaba que era una lástima dejar que mis chorradas se perdieran en el viento (creo que esas fueron sus palabras, o quizás empleó el témino salideces, no estoy seguro...) Me asesoró Moli, que me dio unas cuantas collejas hasta dejar mi blog pulidito de aspecto. Ellas fueron además las primeras que comentaron, así que a su manera me desvirgaron 2.0

Fondo negro y letras blancas... ¿de verdad se me ocurrió semejante majadería? ... pa matarme...

¿sabeis una cosa? Os debo mucho más de lo que creí entonces. Porque escribir aquí me ha cambiado la forma de ver las cosas, incluso me ha cambiado la vida. Y no esperaba nada parecido.

Pensé que me leerían algunos amigos, que se reirían con mis paridas, que sería un buen ejercicio intelectual darle forma escrita a mis ideas. Que me ayudaría a conocerme mejor.

No me equivoqué, pero la cosa fue mucho más allá. Resulta que lo que escribo, y cómo lo escribo, gusta a mucha gente. A mucha más de la que pensé jamás. Un cuarto de millón de visitas en tres años no es mucho en comparación con los blogs de primera, pero para mí es un puntazo.

Ha habido interés y polémica. Cuando escribí sobre mis vivencias en el colegio quería exorcizar viejos demonios, y en su lugar abrí la caja de los truenos. A día de hoy sigue entrando gente a comentar, parece que no soy el único que necesitaba liberar el veneno acumulado.

En ocasiones el interés ha ido mucho más allá de lo previsto. Mis textos dedicados a la sexualidad femenina han dado muchas vueltas, los han comentado en otros blogs, se han citado en alguna publicación feminista y han aparecido como fuente en la wikipedia (lo que no dice mucho sobre su fiabilidad, francamente). Hace un mes y medio, mientras preparaban en Muy Interesante la documentación para un artículo sobre el clítoris, hicieron la inevitable búsceda en google. La primera referencia de 6000 sobre termografías del clítoris es episcophagus. Acabo de hacer la búsqueda de "clítoris" a secas y sale la duodécima (varía rápido, he hecho tres búsquedas en dos días y oscila entre la décima y la decimosexta).

En tres ocasiones me he encontrado con mujeres que me consideraban un gurú sexual ¿habré equivocado mi carrera? ¿Se liga más rapado y con una túnica azafranada? ¿Es necesario comer chorradas vegetarianas para ser un buen gurú?...preguntas, preguntas...

Tengo el orgullo de ser el primer bloguero español que ha cobrado del huffintong post. Vieron mis follasaurios y compraron los derechos de uso en SPL. Pagaron por las versiones en baja resolución así que les salió tirado de precio, sólo cobré unos 60 euros de derechos ¡pero son míos, sólo míos! MUAHAHAHAHAHAHA!!!!!!...

Me han plagiado: alguién en Francia tuvo los cojonazos (les énormes boules?) de fusilar mi hipótesis sobre la imposibilidad del polvo natatorio de los sauropodos y olvidarse de la fuente de referencia. Como suele decirse, ladran, luego cabalgamos.

Pero eso no ha sido lo importante. Ojo, me agrada saber que lo que escribo gusta, y gusta a mucha gente. Leo mis primeros textos y veo que he mejorado día a día, y sé que aún me queda mucho por mejorar, lo que siempre mola un montón. Pero lo que me ha cambiado la vida no está en las redes, sino fuera.

Es la gente.

He conocido personas, personas geniales, personas con las que nunca me habría topado de no ser por este blog. La mayoría mujeres (también algún hombre), la mayoría de ellas maravillosas (ellos también). Algunas lejanas, como Irene, a quien aún no he podido conocer en persona, pero oye, la vida da muchas vueltas... o unos maestros rurales argentinos que me pidieron ayuda para sacar algunos temas didácticos para sus alumnos. A otras sí las he puesto cara y hemos intercambiado abrazos y risas, en quedadas, en manifas, o por puro azar...

... por puro azar, una tarde saludé a mi mejor amiga. Se llama Teresa, y algún día os hablaré de cómo nos encontramos. Hoy sólo os digo que nunca nos habriamos cruzado de no ser por esta bitácora.

No sé cuanto tiempo seguiré escribiendo, mi idea inicial era hacerlo todas las semanas pero al final suele ser un par de veces al mes. Podría escribir más a menudo, pero no me gusta ponerme al teclado si no me lo pide el cuerpo. Una vez lo hice y el resultado sigue sin gustarme...

¡Pero a vosotros si os gustó, cabrones, que ésa ha tenido varios miles de visitas! ¡Obsesos, que se os van a caer los ojos y la pilila a cachos! (porque tengo muy claro que esos miles sois tíos, a mí no me engañáis)

...pero creo que tengo cuerda para rato, aunque sea a pequeñas dosis me encanta escribir, y me gusta especialmente cuando, por lo que escribo, alguien me manda una sonrisa o un comentario sincero, o ambos, que no son excluyentes.

Así que, sí, Episcophagus me ha cambiado la vida para mejor, y todo empezó porque dos señoritas ni muy altas ni muy rubias se tomaron un poco de interés conmigo.

Gracias, no sé si era vuestra intención, pero el resultado ha superado mucho mis expectativas.

p.d.: Y como ya han pasado tres años, voy a darle una vuelta al diseño, a ver si no me lo cargo y queda más chulo

13 comentarios:

phaskyy dijo...

Felicidades por partida doble.
Que cumplas muchos más y que escribas mucho mas

molinos dijo...

Feliz tercer aniversario Peñas.


Cuando uno abre un blog no tiene ni idea de lo que va a suponer en su vida. A veces además creo que los que lo tenemos no sabemos transmitir bien la experiencia tan increible que es porque si lo hiciéramos bien todo el mundo tendría uno.

Enhorabuena Peñas y a seguir en la brecha.

Un beso

molinos dijo...

ah y tus bichos son los mejores sin dudar....

Miss Honky dijo...

Tres años ya, madre mía. La de cosas que han pasado desde entonces. Quién me lo iba a decir a mí el día en que puse mi primer comentario aquí. Aquel en el que llamaba "afortunada" a tu mujer. Por cierto, lo sigo pensando, y ahora con mucho más conocimiento de causa... ;-)

Ahora viene la parte crítica (no todo iba a ser incienso, querido...) Creo que deberías actualizar más a menudo (dijo la sartén al cazo...), y dar más cancha a los posts más personales.

Sea como sea, dobles felicidades, por los tres del blog y tus 47.

Anónimo dijo...

Me encanta leerte! Feliz cumpleaños, Peñas
María

Tu prima P. dijo...

A mí me has ayudado a curarme...
¡¡Dichosos genes!!
Gracias. A ti y a Moli, que me llevó hasta aquí.
Un beso, Paloma.

José Antonio Peñas dijo...

Pero ¿de qué te he curado?

el chico de la consuelo dijo...

sere sincero, entre por tus coitusaurius en rebote desde casa teresa, luego continue con tu serie docente sobre la vida sexual y ahora ya eres de mis clasicos.

eL KoProFagO dijo...

Felicidades por el aniversaurio!!! Episcophagus es solo un mes más joven que Koprolitos...

Saludos

Tu prima P. dijo...

"Trastorno de personalidad obsesivo compulsiva". Ese es mi diagnóstico. Este tipo de personalidad es hereditaria: obsesión por la perfección, el orden, el completismo, el control. Cuando a uno le supera deriva en un trastorno psiquiátrico que produce ansiedad, depresión, TOC...
Además de la inteligencia racional que traes de serie en tus genes, vienes con extras como una inusual sensibilidad, una gran inteligencia emocional y por supuesto tu increíble capacidad de empatizar con los sentimientos de las mujeres.
Descubrir tu mundo interior a través del blog ha sido terapeútico.
Me has ayudado a sentirme mejor.
Por eso, muchas gracias de nuevo.
Tu prima P.

Irene dijo...

Indeed... la vida da muuuuuuuchas vueltas. En una de esas nos vamos a encontrar sin duda.

Anónimo dijo...

Soy Trancos. ¿De verdad han pasado ya tres años? Dicen que el tiempo pasa rápido cuando se disfruta, y yo he disfrutado mucho leyendo este blog. Y para el futuro, una pequeña sugerencia: aún no has hablado de tus preferencias musicales, ese podría ser un buen tema para futuros post. Un saludo, tovarich...

José Antonio Peñas dijo...

Pues P, cuando nos veamos nos debemos un monton de besos, que además tengo unas ganas locas, hace mucho que no coincidimos.

Eso espero Irene, quien sabe.

Jo, es cierto, Trancos, a mí se me ha pasado volando. Pero la música... mis gustos son un tanto asín, van y vienen. La música nunca me ha acompañado como la lectura.