Mujer iroqués

jueves, 6 de junio de 2013

BELLEZA





Un día, hace tanto que no recuerdo, volviendo del colegio, me quedé pasmado mirando una mancha de grasa en un charco. La luz y el aire le sacaban reflejos irisados.

Desde entonces encuentro belleza en los sitios más insospechados, en los momentos más imprevistos. En un revoloteo, una piedra, una sombra, en el ir y venir del agua.

Pero no logro que otros la vean. Intento explicarles, señalarla. A lo sumo me dicen, sí, es bonito, o más a menudo, oye, pues es curioso. Normalmente me miran raro. Yo lo siento por ellos

Sólo una vez, una noche, logré que una mujer mirara a través de mis ojos.

Así que, si alguna vez me quedo pasmado delante de ti, como si me hubiera desconectado... tranquila, no me estará dando un ictus. Es sólo que estaré contemplando en ti algo que nadie más puede ver.

O tal vez sí, tal vez un día otra persona te mire igual.

Si sucediera, por favor, sonríele de mi parte, y si te sientes bien, regálale un beso

Que sepa que no está solo.

8 comentarios:

anasegovia dijo...

A mi me pasa algo parecido con las nubes...pero no ves que tiene forma de dragon,mujer,coche,payaso...si esta ahi...tan claro!

y tambien me siento rara y sola.

precioso,como todo.

un beso.

Anónimo dijo...

Muy bonito. Pero no me gustas cuando te pones zen. Además, por más que intentes lavar tu imagen, después de lo de anteayer tu madre no volverá a mirarte con los mismos ojos. Es inutil.

Un beso, Fuckingmaster.

S.

Luzmarina Balmont dijo...

Precioso. (Por cierto, soy "Elvira", por si me has perdido la pista ;))

Besos!

José Antonio Peñas dijo...

¡ELvira! ¡QUé alegría, sí, te tenía despistada! Un besazo. Cuando se me jodió la plantilla del blog (bueno, no "se" jodió, la jodí trasteando) perdí los enlaces. Este perfil tuyo es nuevo ¿no?

Libelia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Libelia dijo...

Yo siempre busco la belleza en cualquier cosa porque creo que eso da sentido a mi vida. A veces la comparto, con el único interés de abrir una sonrisa, otras la guardo para mí. La belleza se puede encontrar -como has dicho tú- en el más mínimo detalle que altere de algún modo nuestros sentidos, cualquiera de ellos, o en el más grande. Cuando la felicidad es algo tan ubicuo y fugaz, la belleza es un buen sustituto.

La entrada era zen, pero me gustó. Será porque la siento igual.

José Antonio Peñas dijo...

Y casualmente tú también hablabas hoy de belleza. O al menos es lo que yo encontré.

Irene dijo...

Yo encuentro belleza en los olores: la grama recien cortada, la lluvia que comienza, el mar, el pan recien horneado, la esencia de mi hijo... Tambein en los sonidos: una corriente de agua, las olas del mar, las ramas de los arboles acariciadas por una brisa suave, una pieza de Bach, la risa de mi hijo.