Mujer iroqués

miércoles, 30 de septiembre de 2015

VIEJOS AMIGOS

El sol es abrasador. Como siempre.

Los pasos del anciano levantan polvo. Arrastra los pies y ellos arrastran su corpachón. Una vez fue robusto pero ahora no lo parece, hasta tal punto camina vencido. Por los años, por el cansancio. Por las burlas.

_ Madre ¿qué sucede?
_ ¡Tu padre! ¡Otra vez se ha ido de la casa! ¡y andará como siempre, deambulando a pleno sol, sin su sombrero!
_ Tranquilícese, madre, enseguida salgo a buscarle.
_ ¡No puedo más, hija, no puedo más! ¡Ese hombre está intratable! Ya lo estaba antes, pero desde que murió su maldito burro ya sólo balbucea y murmura.

La mujer sale al sol, camina por las calles, pregunta. Sí, algún vecino le ha visto pasar. Sí, murmurando y mirando al suelo, como siempre.

Murmura cada vez que se cruza con alguien, cada vez que se cruza un perro. Murmura cuando les escucha reírse, murmura cuando le señalan. En realidad hace años que ya no le señalan, pero el anciano piensa que las burlas continúan, y murmura su rabia entre dientes.

_ Reid ¡sí, reíd! Burlaos, burlaos de mí... si él estuviera aquí no reiríais. Él acallaría vuestras burlas, él nunca dejó que nadie se riera de nosotros. Con la espada a veces, y vive Dios que nunca vi a nadie tirar de la espada como él. Pero sobre todo con su palabra. Si alguna vez le hubierais escuchado, si una sóla vez le hubierais prestado oídos, lo entenderíais. Me entenderíais

El sol martillea el pueblo, implacable. La mujer apresura el paso, un labrador le ha dicho que el anciano iba camino de los campos, y ahí no hay demasiada sombra.

Hace mucho que el anciano dejó de apresurarse. La vida le fue frenando, y ahora le pesa tanto... le pesa la vida, le pesa el hastío, le pesa la tristeza, esa tristeza que vive con él desde hace demasiados años, que no se mitigó ni cuando llegaron sus nietos... y el calor, el calor que golpea su cabeza ...

Se acerca a la encina, y bajo ella apenas hay sombra, pero es mejor que nada... se deja caer pesadamente, le cuesta respirar. Demasiado calor... descansará un poco, y cuando se sienta mejor volverá a casa.

Cansado... tan cansado... los ojos se le cierran... no ve, a lo lejos, a la mujer que grita, le señala, ni a los vecinos que acuden al oir sus gritos...

Descansar...

_ ¿Otra vez descansando, holgazán? ¡Levanta de una vez, que el alba quedó atrás hace mucho!
_ ¿...mi... mi señor?
_ ¿Pues a quién esperabas, tunante? ¿A algún obispo, a su Majestad? ¿Con tan altos te codeas que ya ni respondes cuando se te llama?

Se levanta, incrédulo, con esa agilidad que creía olvidada, más ligero de lo que ha sido en décadas. Sus piernas, cortas pero fuertes, le sostienen sin dudas. Y ahí está su fiel rucio, con las alforjas, esperando...

...y al mirar atrás le ve, echado a la sombra de la encina, los ojos cerrados, el cuerpo más pesado que nunca...

_ Mi señor ¿y él?
_ Déjale que descanse, su jornada ha sido larga, bien ha merecido su reposo. Y no pierdas más tiempo, partamos ya

Marchan, ajenos al llanto de la mujer, que se agarra al cuello del anciano, intentando en vano que abra los ojos, y a los murmullos de los vecinos, que llegan y se frenan a pocos metros, respetando su dolor. Algunos se quitan el sombrero. Ni ellos, ni ella, son conscientes de las figuras que se alejan hacia el horizonte, una alta y espigada, otra más rechoncha, trotando sin prisa sobre sus desgarbadas monturas. Y tampoco son conscientes de sus voces, que sólo escucha el viento.

_ ¡Vamos, Sancho, con buen ánimo, que aún quedan muchos entuertos por desfacer, y el camino nos aguarda, hospitalario y lleno de encrucijadas!
_ ¡Sí, mi señor!
_ No, Sancho, no más mi señor, no más amo, no más criado. Solos tú y yo, viejo amigo, solos tú y yo.
_ Como deseéis, mi se... como deseéis, amigo Alonso.

El sol se pone, el día llega a su fin. El camino nunca lo hace.

Hice este dibujo hace muchos años, como pareja de uno sobre Don Quijote. No salió como esperaba, pero le tengo especial cariño, el mismo cariño que siento por el pobre y leal Sancho, a su modo tan soñador como su señor, y al rucio, ese burrito sin nombre, tan fiel y paciente con su dueño como con la vida y el camino.

10 comentarios:

Ricardo Galindo Belenes dijo...

Soy Trancos. ENORME, amigo Japa, ENORME.

Eso sí, debo decirte que adiviné la identidad del protagonista mucho antes de lo que a tí te hubiera gustado. Con la mención al "compañero de burlas"...

Pd. Me está gustando mucho el libro de los pantera. El primero, el segundo aún no lo he adquirido.

José Antonio Peñas dijo...

Gracias, Trancos, llevo con este fragmento en la cabeza tanto tiempo que ya no sabía si lo escribiría algún día.

Antena Historia dijo...

La ficción se te da tan bien como la no ficción amigo Japa

Anónimo dijo...

Hola, te escribo desde Argentina para decirte que me dibujaste exactamente a mi en una ilustracion que realizaste en el 2006. Estoy sorprendida, es mi rostro.
Saludos desde Buenos Aires

Agustina

Agustina dijo...

Volvere a entrar al blog por si queres dejar algun comentario.

José Antonio Peñas dijo...

Me dejas muy sorprendido y lleno de curiosidad ¿qué ilustración era? ¿podrías mandarme una foto para comparar?

Un besazo desde Alcobendas :-)

Agustina dijo...

Hola, es una ilustracion que habla de como funciona el sistema nerviosos durante el sexo, señala 3 niveles distintos. Mi hermana lo encontro compartido en una pagina de salud de Brasil y me lo paso. Decime por donde puedo pasarte la imagen y una foto mia y sacas tus propias conclusiones.

Saludos

José Antonio Peñas dijo...

Hola, Agustina, ya sé qué imagen es y me dejas alucinando incluso más, por favor, si puedes mandarme la foto a mi correo (al de este blog, solaris1966@gmail.com ) te estaré agradecidísimo, porque ya me estoy comiendo las uñas con la curiosidad

Toy folloso dijo...

El burro tiene los mismos ojos que Messi cuando va a lanzar un penalty.
Esa es la impresión que me ha dado....

José Antonio Peñas dijo...

No sé si eso es bueno o malo