Mujer iroqués

sábado, 26 de marzo de 2011

ELLA



Nos conocimos hace 26 años, en la Escuela Superior de Agrónomos. Llevaba media melena y un flequillo que le tapaba media cara. Luego le dio una vena rara y se tiró dos años con el pelo al uno.

Ella y su amiga C tenían serios problemas con el dibujo técnico y les di unas clases. Como profesor demostré ser una completa nulidad, porque no aprendieron nada de nada, pero nos cogimos confianza.

Era una compañera agradable, no muy habladora, pero vivaz  y muy suelta. Me pareció una chica muy interesante. Me encantaron sus pecas, sus enormes ojazos y su sonrisa. 

Yo le parecí un perfecto gilipollas, pero no me enteré hasta años después.

Fui con ellas dos veranos de acampada al Pirineo. Estaban de moda los bikinis de punto y los suyos les quedaban geniales. Quizás porque llevaban muy poco punto, poquísimo:, apenas unos escuetos triangulillos. El segundo verano tiraron la toalla: la carrera se les había atragantado y decidieron ponerse a trabajar. A mí también, pero fui tan cerril que insistí un año más  antes de pasarme a la Escuela Técnica.

Pensé que no nos veríamos más, pero dos años más tarde su amiga C me llamó por si me apuntaba a otra acampada en Semana Santa por las Calanques, cerca de Cassis. Al volver a España, charlando en el autobús, medio quedé con ella para ir al cine una semana más tarde.

Nunca le ha gustado hablar de temas personales, así que tardé seis meses en llegar a la conclusión de que no tenía pareja. Tonteamos un poco durante un año. Yo quedaba a veces con alguna otra chica, pero pronto dejé de hacerlo: estaba a gusto con ella, aunque no fueramos oficialmente nada. Y nunca lo fuimos, ni hablamos de ello.

Al cabo de un año empezó a soltarse más y a abrirse; pero sólo conmigo, como descubrí meses después cuando su hermana pequeña me llamó al trabajo. Divagó unos minutos y luego fue directa al grano...

-¡A ver! ¿Te estás follando a mi hermana?
- ...¿Perdón?...
- ¡Que si te la estás follando!
-....mm....¿No crees que eso deberías preguntárselo a ella?...
- ¡Ya lo hago! ¡Pero la jodía no suelta prenda! ¡Y no es justo, yo se lo cuento todo, pero ella a mí, nada de nada!

¿He mencionado ya que no gusta hablar de temas personales?

Llevábamos unos años juntos cuando me dijo que pensaba tener un hijo. Yo nunca me había preocupado por el tema, pero pensé: si es con ella, vale.

Cuando mi madre supo que dormíamos juntos cuando nos íbamos por ahí me cayó una soberana reprimenda.... A la media hora de oírla me fui a mi cuarto a trabajar y ella siguió sermoneándome desde el salón. Un par de veranos después, estando solo en Madrid, me llamó desde el pueblo para avisarme de que volvían unos días para resolver unos papeles de mi padre. Yo le dije que no se preocupara, que recogería la casa antes de que llegaran y  escondería la ropa interior que se hubieran podido dejar mis amigas. Mi madre se calló unos segundos...

- Mira, si te pillo con ella, no voy a decir nada ¡pero como te coja con otra te saco la piel a tiras!

Decidimos irnos a vivir juntos hace 14 años. Las primera semanas estuve solito, luego se vino ella, lo que le costó una bronca con su madre, que estuvo dos meses sin hablarla.

Cuando empezamos a convivir nos repartimos los armarios del dormitorio: ella el grande, yo el chico. Hoy mi ropa se comprime en dos balditas y un cajón; la suya ocupa el armario grande, el chico, la mitad del armario de mi cuarto de trabajo y la mitad del de nuestro hijo, más el sinfonier. Tiene un puntito Diógenes, pero toda le sienta de muerte.

Juntar nuestras bibliotecas fue un proceso largo, porque teníamos muchos libros repetidos. Al final decidimos quedarnos con el ejemplar que estuviera en mejor estado, salvo que hubiera uno con dedicatoria. La música, en cambio, es cosa de ella. Yo he recuperado desde hace unos años algunos discos que me gustaban antaño y he reunido algunas cosas más modernas, pero por cada uno de los míos ella tiene un centenar.

Yo leo historia, tebeos y ciencia ficción, a ella le gusta mucho la narrativa japonesa y se pirra por las novelas de vampiros. No son esas ñoñeces que están ahora de moda: sus vampiros no tienen complejos, muerden con saña y follan un montón. Yo tengo mis quedadas escépticas y mis frikadas de dinosaurios, ella ha montado una web de complementos con su amiga C.

Es la hermana mayor, pero para su familia es la matriarca. La consultan para todo, la solicitan para todo, lo organiza todo. A veces la agobian y necesita desahogarse: creo que soy el único que la ha visto llorar.

Llevo 14 años durmiendo a su lado. Las pocas veces que he estado fuera, sin ella, me cuesta conciliar el sueño: echo en falta el calor de su cuerpo, el sonido de su respiración y el jaleillo de su dormir. Yo cojo la postura y tiro millas hasta que me despierto, ella da vueltas como una peonza.

Cualcuier cosa que se ponga le queda genial. Cualquier cosa que se quite le queda aún mejor: cuando se desnuda, me arrebata. Su cuerpo, de talla petit, es abrazable, suave,  redondeado y muy cálido. A veces, cuando follamos, me quedo un ratito más dentro de ella, y siento ganas de hacerme pequeñito y acurrucarme para siempre en su interior, protegido, calentito y a salvo.

No sé si seguiremos juntos el año que viene, o el mes que viene o la semana que viene. Hoy está conmigo, esta noche dormiré a su lado, y cuando abra los ojos por la mañana la veré ahí: sentiré el perfume de su piel y el sabor de su boca. Probablemente pasado mañana también seguirá ahí. Ya son dos días más que estaré con ella. No necesito saber más.

20 comentarios:

Teresa, la de la ventana dijo...

Sólo puedo dar la enhorabuena a la Sra. Peñas por tener a un tío como tú a su lado.

Es muy afortunada.

José Antonio Peñas dijo...

El afortunado soy yo, Teresa. Podría enamorarme de muchas personas (lo estoy de casi todas mis amigas) pero no sé con cuantas me duraría el enamoramiento veinte años.

Irene dijo...

:_)

América Valenzuela dijo...

Pero qué bonito Peñas, jopé!

Anónimo dijo...

Enhorabuena a ambos.

Bello texto, para felicitarte a ti por ella, que es muy difícil hablar de quien quieres.

Qué tenía agrónomos que fomentó unas vivencias tan intensas cuando nos_no_nos conocimos tantos. Un medio hostil, y una de las primeras entradas masivas de mujeres en ese engendro que llamaron escuela. Y muchos desplazados. De hecho yo coincidí con el eslabón perdido, que era evangelista y de Palencia, cualquier día lo encuentra Arsuaga.

Susana

el chico de la consuelo dijo...

Joder Peñas, aunque te suelo leer no te comento, pero hoy te ha quedado esto niquelao. Un abrazo de dinosaurio para ti y tu protagonista!!!

Anónimo dijo...

Preciosa forma de sentir la vida.

Paty C. Marin dijo...

Que bonico :3

Paranoica empedernida dijo...

"A veces, cuando follamos, me quedo un ratito más dentro de ella, y siento ganas de hacerme pequeñito y acurrucarme para siempre en su interior, protegido, calentito y a salvo"

Toda la entrada es preciosa pero esa frase es hermosísima... felicidades por vuestro amor y que os dure toda una vida. Un besazo a los tres.

José Antonio Peñas dijo...

¿Puedes creer que ella aún no lo ha leído?

Gener dijo...

Jo, me ha encantado!

Itzi dijo...

Queridísimo y estimadísimo Peñas,
Es usted un verdadero cabrón.
Se me han saltado las lágrimas de lo bonito de tus letras.
Hale, pues eso, que siga, que siga.
Oceanísimos.

ascen dijo...

Esta declaración de amor es todo un tratado de igualdad. Se nota que pasáis del tópico de la media naranja, lo cual es positivo para la relación de pareja.

Felicidades a los dos.

Irene dijo...

Peñas: tú crees que la práctica de un sano poliamori es posible?

José Antonio Peñas dijo...

Pues a ciencia cierta no lo sé, dado que llevo 24 años con una pareja, pero reo que el sexo y el amor son cosas diferentes, y desde ese punto de vista cualquier relación, a priori, es factible.

Antes de estar con M mantuve una relación muy agradable con una chica que a su vez estaba enrollada con otros dos tíos, y no me supuso un problema de celos o malos rollos, pero sé que en mi caso puede ser por empatía, porque a veces me da la impresión de que tengo demasiadas neuronas espejo. Entiendo desde esa limitada experiencia que una relación abierta o una serie de amistades con folleteo pueden funcionar siempre y cuando las personas implicadas eviten la posesión.

En los 70 y 80 la excusa del amor abierto era la justificación para "yo follo con todas las mujeres que quiero, pero si tú te quejas es que eres una reprimida y si vas con otros tíos una guarra".

Hoy en día se ha desarrollado un individualismo más fuerte, más saludable: estar solo ya no es un estigma o un problema (recomiendo a todo el mundo el magnífico ensayo Solas de Carmen Alborch) más allá de lo difícil que es adquirir una vivienda en solitario y eso favorece este tipo de cosas, siempre y cuando todo el mundo esté en la misma onda.

Creo que si yo no tuviera pareja y conociera gente en la misma situación, es decir, no desesperados-por-formar-una-pareja la opción me parecería razonable, pero como digo, sé que no soy un caso medio.

(Por cierto que encuentro el término poliamor un poco cursilón. A mí me gusta más el que usaba Arthur de Pins en el cuarto album de Péchés mignons: serial fucker)

José Antonio Peñas dijo...

Ya si hablamos de las parejas que practican el swinging, la cosa puede ser más problemática. Si ambos están de acuerdo y no hay malentendidos, estupendo, no veo problema en que una cosa así funcione, pero hay muchas posibilidades de que no sea así.

Una muy real es que lo que esté vivendo esa pareja es una relación que no merece la pena sostener, pero no sean capaces de dar el paso de separarse y con la fachada de la relación abierta estén simplemente huyendo hacia adelante. Otra es que uno de ellos dependa económicamente del otro y acepte la situación por miedo a perder su nivel de vida. Y otra que se trate de personas que romperían con su pareja de buena gana, pero prefieren mantenerla como una especie de seguro, por si las cosas no salen bien.

Anónimo dijo...

Guau, amigo... esta entrada es tan sincera que me ha puesto la piel de gallina!
Peñas, que sepas que molas un montón!

Loreto P.

Irene dijo...

En mi experiencia, si es posible amar (no solo tener sexo con, sino amar) a dos personas a la vez. Lo dificil es la administracion del tiempo, y los limites naturales que esto implica... Pero como tu dices, si todos estan de acuerdo, las cosas fluyen maravillosamente :)

Phaskyy dijo...

¿Cómo puedes expresar la cotidianeidad de esta manera? Me das envidia(de la buena, si esta existe). Soy nueva en la lectura de tus entradas.Comencé con "Mimarse" y me hiciste reir. A partir de ahí sigo con las demás entradas(¿donde estabas metido que no te encontré?) Nunca he comentado nada en un blog. O sea, soy virgen en esto.Me he decidido a hacerlo con esta entrada porque me ha parecido SUBLIME.

Sé que te dará igual que te lo pida o no, pero lo hago. NO DEJES DE ESCRIBIR.

José Antonio Peñas dijo...

Oye, que me has sonrojado y todo... No te preocupes, no pienso dejar de hacerlo, aunque ahora tocan temas menos personales, quiero escribir sobre cómo Aristóteles, 15 siglos después de su muerte, arruinó la vida de las mujeres occidentales.

En cuanto a esta entrada, me costó mucho decidirme a escribirla, pero una vez empecé todo fluyó: una de las cosas buenas de amar es que hace que algunas dificultades desaparezcan .

Muchas gracias por tu comentario, en serio. Me has alegrado la tarde.