Mujer iroqués

lunes, 25 de abril de 2011

PEREZA Y PSEUDOCIENCIAS


Pensando en las pseudociencias y similares, comprendí ya hace tiempo que, hagamos lo que hagamos, van a estar muchos años entre nosotros. No porque ofrezcan algún atisbo de verosimilitud o eficacia, sino porque apelan a una de las lacras humanas más difíciles de erradicar: la pereza intelectual.

Antaño pecado capital, la pereza goza hoy de un notable prestigio. Éxitos como GoogleWikipedia, o los diversos iGadgets se basan en facilitar la vida a sus usuarios minimizando el esfuerzo mental requerido para su uso. No seré yo quien despotrique contra ellos, líbreme el monesvol: como ilustrador veterano he vivido la era pre-internet y soy muy consciente de las increíbles posibilidades que la red pone a mi disposición gracias a esas herramientas*. Pero la cuestión es que la pereza es un valor en alza.

Ahora bien, las pseudociencias se caracterizan, entre otras cosas, porque simplifican el trabajo intelectual hasta su mínima expresión. Entender cómo funcionan teorías sencillas, como la selección natural, o adquirir conocimientos básicos de Historia, por mencionar dos áreas del conocimiento al alcance de cualquier persona mínimamente capacitada, requieren al menos una cierta base intelectual, dedicación, comprensión lectora, espíritu crítico... pero ciertas características de las magufadas hacen que hasta el zoquete más limitado y holgazán está en condiciones de convertirse en un experto en apenas unos minutos y epatar a sus amigos con su erudición.

¿Qué características son esas? Citaré las más llamativas.

1. UNIVERSALIDAD

Un arqueólogo se ve obligado a plantearse un montón de preguntas cuando analiza los restos dejados por cualquier civilización desparecida. Los ufólogos no tienen ese problema: ¿Los moais de Pascua? ¡Extraterrestres! ¿Las pirámides de Egipto? ¡Extraterrestres! ¿Las líneas de Nazca? ¡Extraterrestres! ¿La iglesia de mi pueblo?¡Pues también extraterrestres! (como demostraré en una futura entrada).

Si hablamos de medicina, la cosa es aún más fácil. Un oncólogo requiere minuciosos análisis antes de determinar el tipo de tratamiento adecuado para cada una de las enfermedades tumorales. Un hidroterapauta no pierde su tiempo con menudencias como diagnósticos: ¡agüita de mar para todo, que es bien sana! Y no digamos los quiroprácticos: ¿Jaquecas, dispepsia, angustia, terrores nocturnos, asma...? Un buen estirón a la columna y ¡arreando!

El summun de la universalidad es la conspiranoia, porque ofrece la respuesta universal: cualquier prueba que demuestre que los humanos no volaban en pterosaurios, que la Atlántida sólo existió en la fantasía de Platón, que los humanos no descendemos de los delfines, que en Rokwell no se estrelló ninguna nave espacial o que la homeopatía vende azucarillos a precio de oro es una falacia urdida por ellos (el gobierno, los bancos, los masones, los illuminati, los hombres de negro, los pitufos...) y el que sostiene dichas pruebas es un vendido, un cómplice involuntario o un clon malvado. Fin del debate.

2. SOFISTICACIÓN

Otra cosa no, pero los alternativos gastan muchas palabras de las de a cien euros, y eso da mucha prestancia. Prueba a soltar en cualquier conversación términos como holístico, biosostenible, reduccionismo, bioenergético, prospectiva, semiótico, deconstructivo, postevolucionista...  Deberían vender una guía con los términos alternativos más usales y una breve introducción con los usos socialmente más favorables. ¡Sorprenda a sus amigos! ¡Conviértase en el alma de la fiesta! ¡Sea popular! Y si no recuerdas ningún palabro prometedor, invéntatelo ¿Qué mas da que no entiendas nada de lo que estás diciendo? Tus conocidos tampoco lo hacen, y tú quedas como un señor.

3. ESTABILIDAD

Una gran ventaja, sin duda, es que las pseudociencias no cambian. La medicina no deja de avanzar a medida que se aprende más sobre biología, genética, metabolismo... el darwinismo de síntesis no ha dejado de incorporar nuevos conocimientos y teorías, incluso la geología, aparentemente inamovible, puede cambiar sus paradigmas, como hizo con la tectónica de placas. Pero el psicoanálisis no ha modificado ni una coma desde que Freud soltó sus chorradas, la homeopatía sigue fielmente las directrices de su fundador, sin desviarse ni un sólo paso, más allá de reducir el número de sacudidas al frasco (se les cansaba el brazo y, claro, luego no te quedan fuerzas para hacerte pajas) y la acupuntura sigue usando los mismos mapas de alfilerazos desde hace muchos cienes y cienes de años. Y precisamente la acupuntura nos da paso a otra notable virtud de las pseudochorreces.

4. EXOTISMO

Porque da igual cuál sea la chorrada que quieras vender: lo primero es darle aires orientales. Los fanáticos de la magia, los ufos, la medicina alternativa, o el new age piensan de forma lineal: si es oriental, es BUEEEEEEENOOOOOO, si es occidental, es MAAAAALOOOOOO. Eso incluye a las culturas indígenas americanas, porque los mayas o los sioux están al oriente de oriente, lo que los hace aún más chupiguachis de la muerte. Pensemos en el Reiki: la imposición de manos era una práctica religiosa occidental, todavía viva en congregaciones como los adventistas y los evangelistas. Claro, eso no ayuda, porque suena mucho a misa occidental, pero si le cambiamos el nombre y fingimos que viene de China, voilá, ya tenemos otra pseudociencia vendible. Y dicho sea de paso, perfecta para perezosos, porque comparada con el Reiki, la acupuntura exige el ímprobo esfuerzo de cargar con las agujas.

5. TRADICIÓN

Eso sí, no vale con ser oriental, si así fuera todos los espiritistas usarían un mp3 sony para comunicarse con el más allá. No, además hay que estar avalado por siglos, o mejor milenios de antigüedad. Si los mayas anunciaron el fin del mundo, será que es cierto, no en vano eran señores muy añosos. Lo curioso es que hay otras personas que opinan que si la Biblia prohibió cosechar en las esquinas de los campos y vestir ropas mezclando lino y algodón, hay que apedrear a todo el que cometa esas atrocidades, porque la Biblia es antigua y hay que hacerla caso. Pero los alternativos parecen ser bastante puntillosos a la hora de evaluar cuál antigüedad es más adecuada, o será que la antigüedad judía es occidental, lo que nos devuelve al punto 4.

Excepto si hablamos del carro de fuego que arrebató a Elías o la Rueda de Dios, porque aquí la antigüedad de la Biblia la convierte en una prueba i-rre-fu-ta-ble de la existencia de OVNIS.

6. NATURAL

El santo grial particular de los ecomajaderos, pero también de todo tipo de freakies: Si es natural, es bueno. Rallar corteza de sauce es lo mejor del mundo para el dolor de cabeza, pero tomar una dosis de ácido acetil salicílico es un atentado contra el universo. Intentar explicarles que rallar sauce para aliviar el dolor de cabeza de 6000 millones de humanos acabaría con todos los sauces del mundo, no sirve de nada: se tapan las orejas y cantan lalalalalala eres unvendidoalasmultinacionalesynoteestoyoyendo lalalalalalalala. Otra cosa que no acaban de comprender es que la naturaleza es, principalmente, una gran cabrona. Lo natural es que de cada diez niños, nueve mueran antes de llegar a adultos. Lo natural es coger el cólera al beber agua. Lo natural es morir de malaria, porque los mosquitos son animalicos de lo más natural, como las garrapatas, los piojos, las tenias... lo natural es el hambre, porque los cereales o la soja son alimentos diseñados por el ser humano a lo largo de miles y miles de años de selección artificial, y no sobrevivirían más allá de una generación en la naturaleza, sin nuestros cuidados para reproducirse.

Seis premisas muy simples, pero son verdaderos ases en la manga. Coja cualquier absurdez y/omentira, pásela por el tamiz de las Seis, y ya puede montarse su propio chollete. Las brujas no eran nada fashion, viejas arrugadas y malolientes que echaban maldiciones, pero tenían el toque necesario de antigüedad. Le añadimos el aire naturalista, le pegamos a capón ritos místicos repletos de palabras ininteligibles, se le inventan lazos con la sabiduría de la India y el Tibet y como remate se descubren pruebas ocultas que demuestran que el secreto de la brujería pasa, inamovible, de madres a hijas desde hace miles de generaciones por todo el orbe. Voilá: ya tenemos la wicca, vayan pasando por caja, señores.

Da igual que razonemos pacientemente y aportemos todas las pruebas habidas y por haber. La pereza mental es una coraza impenetrable. Acostumbrémonos a la idea: las pseudociencias, los misticismos y las magufadas van a seguir aquí, porque son facilonas y no requieren esfuerzo alguno. Pensemos en los testigos de Jehová: su fundador C. T. Russell, anunció la Parusía y el Fin del Mundo para 1874, luego para 1914, después para 1918, más tarde para 1925 y finalmente para los años 40. Dado que estamos aquí, está claro que se equivocó, pero eso no parece importar demasiado a sus seguidores. ¿Porqué? Porque aceptar que lo que creen es erróneo requeriría pensar, y es más sencillo balar, seguir pastando y mirar para otro lado. Y eso hablando de algo tan aburrido y desustanciado como la fe de los Testigos ¿cómo vamos a esperar que alguien renuncie a ideas mucho más divertidas y exóticas, que ofrecen respuestas a prácticamente todas las preguntas imaginables?

Lincoln dijo que no es posible engañar a todo el mundo todo el tiempo, pero olvidó un detalle, y es que siempre podemos encontrar un cierto volumen de gente decidida a engañarse a sí misma de una u otra manera, por pura holgazanería. El espíritu crítico y el esfuerzo intelectual son armas muy poderosas contra la mentira, pero la pereza las anula por completo.

* Sí me permitiré despotricar contra Apple: a ver cuando los señores de Cupertino se dignan sacar un ordenador que además de hacer alegres cabriolas de colore sirva para hacer trabajo 3D de verdad. Las pijadas con manzanita son muy fashion, no lo pongo en duda, pero sucede que algunos curramos.

20 comentarios:

Elvira, el Cisne Negro dijo...

Muy de acuerdo en todo, aunque ha habido una cosa que me ha tocado un poco la fibra sensible: el punto 3.

No creo que debieras mezclar a Freud con gentuza tal como los homeópatas o los ufólogos.
Freud siempre pretendió hacer ciencia, aunque no llegase a conseguirlo. Freud dejó por escrito fases del desarrollo humano que, si bien no son científicas, sirvieron de base para otras ciencias como la Psicología Evolutiva.

Sólo quiero puntualizar que Freud no era un charlatán más, que algunas de las cosas que dijo tenían sentido y más tarde en la Psicología y la Psiquiatría encontraron su lugar. El Psicoanálisis es una técnica más y en algunos casos, sobretodo combinado con teorías cognitivas, da muy buenos resultados.

Si bien es más cosa de filosofía que de ciencia, el Psicoanálisis llega a ser un instrumento valioso que no creo que haya que menospreciar.

José Antonio Peñas dijo...

El problema, Elvira, es que al no ser una ciencia el psicoanálisis se limita a ser, como bien dices, una filosofía, pero sus practicantes lo presentan como una ciencia, y eso, por buenas que fuera las intenciones de Freud, lo convierte en campo abonado para la charlatanería y la estafa.

sonia dijo...

No te imaginas el poder de lobbies como el de la homeopatia. Hasta conseguir figurar en el catalogo de servicios del national health service por ejemplo o tener una asociacion amparada por el colegio de medicos de madrid. Venden ilusion...para ilusos... y cuela. Mueven; las mal llamadas " medicinas" alternativas miles de millones y son, sencillamente, un fraude. Claro que dicen que sarna con gusto no pica pero yo me enciendo.

K. Russell de Sade dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Elvira, el Cisne Negro dijo...

Pero entonces la culpa es de los charlatanes que tergiversan las cosas, no del Psicoanálisis. Como dije, bien empleado y llamando a las cosas por su nombre, es útil.

José Antonio Peñas dijo...

No tengo clara su utilidad o falta de ella, ya que no tengo demasiados conocimientos de psicología, pero si el método psicoanalítico no es validable de modo científico (y no lo es, ya que no supera el nivel básico, el criterio falsacionista de Popper). su validez como herramiento es como mínimo dudosa.

¿Podrías recomendarme alguna bibliografía al respecto, para poder formarme una opinión clara?

Paranoica empedernida dijo...

Yo he tenido profesores en la carrera que han recomendado acupuntura para tratar determinados dolores oncológicos y más tarde, ya ejerciendo, algún médico me ha recomendado acudir a homeópatas para tratar brotes de herpes simple.
No sé cuánto de real y cuánto de sugestión habrá, lo que está claro es que se llenan el bolsillo y eso huele a chamusquina.

José Antonio Peñas dijo...

A mi amiga E su ginecóloga le prescribió un tratamiento homeopático para una serie de quistes ováricos bastante molestos. Ella es de letras (abogada) pero cuando la expliqué qué era la homeopatía y en qué se basaban sus supuestos principios sanadores, y le pasé enlaces y bibliografía para que se informara al respecto, se quedó blanca. Me dijo, pero me lo ha prescrito una doctora en medicina, a loq ue le respondí que se puede ser doctor y aún así desear forrarse. En ese momento me dijo que en efecto, le estaba cobrando un dineral por el tratamiento, y añadió que tras varios meses sin ningún alivio ya pensaba en ir a otro médico, pero que tras lo que le había explicado no lo dudaba más.

Por contra su amiga M, que estaba con nosotros esa tarde, de profesión nada (la última vez que supe de ella trabajaba en un tour operator, de eso ya hace años), se limitó a meter todo el rato comentarios del tipo "pues yo creo que lo que dices es mentira" eso sí, sin aportar ni un sólo dato válido, y soltando de cuando en cuando la coletilla esa de "porque yo de esto no entiendo, pero opino que..."

Ignoro cual es la formación académica de M, pero sea cual sea resulta un ejemplo perfecto de pereza intelectual.

Elvira, el Cisne Negro dijo...

Uuff... es que yo me he empapado directamente de los autores. Aún así buscaré, a ver si hay algo que más o menos resuma los fundamentos.

Un saludo!

Guillermo Navalón dijo...

Yo creo que de todos esos puntos que han señalado, interrealcionados por otra parte todos ellos, es el de la conspiranoia. Este en particular es especialmente efectivo incluso con gente muy inteligente, y solo hay que ver el deterioro de la credibilidad de los medios y fuentes de comunicación.

El razonamiento es el siguiente, si el 90% de la información que nos llega por el 90% de los canales de información está manipulada por los de las multinacionales, hasta niveles pasmosos por cierto, ¿porqué no va a estarlo la información científica que nos llegue no va a estarlo? ¿Si al fin y al cabo, dependen de una financiación directa?

Puedes pensar que por qué le interesaría a una multinacional venderte que se han recuperado cromatóforos de hace más de 125 m.a.a que indican cual fue la coloración de tal dinosaurio, pero cuando hablamos del tema médico, la cosa cambia mucho.

Con este panorama es muuy fácil ver a los homeópatas y demás casposos, como científicos que se revelan contra el establecimiento de una alopatía agresiva y perpetuada por los intereses de los lobbies.

Yo, lo tengo muy claro, pero gente muy cercana a mi no. Y como no tienen grandes conocimientos de biología médica, el postre está servido.

Aún así respecto a la homeopatía, hay una pregunta que no soy capaz de responder y es:
¿Qué motivación puede mover a profesionales que llevan practicando ciencia tropecientos años a ponerse a defender esto como locos ?

Guillermo Navalón dijo...

Quería decir incapaz de responder XD

José Antonio Peñas dijo...

Respuesta sencilla: la pasta. Respuesta compleja: la pasta.

José Antonio Peñas dijo...

Autorespuesta que se darán la mayoría de esos profesionales: En el fondo le estoy haciendo un favor, porque total, lo que tiene se va a curar solo, y así se va a casa más a gustito con sus pastillitas de colores y eso es bueno para su estabilidad emocional. Y qué coño, que me encanta ganarme una pasta.

Guillermo Navalón dijo...

Hombre ya, vender humo siempre ha sido es y será rentabble, pero a determinados investigadores médicos, coño, tan poco les importará su prestigio científico? Por qué ciertos personajes lo salen defendiendo a bombo y platillo, y van de mártires por los medios que les dan acogida.

José Antonio Peñas dijo...

Creo sinceramente que buena parte de la gente que se dedica a la medicina no cometerá un fraude conscientemente, pero queda un amplio porcentaje que sí lo haría, por puro benficio personal.

¿Aspectos éticos? Si tenemos en cuenta que hay científicos que se juegan su prestigio y su carrera apostando por algo que saben perfectamente que es un fraude, y sabiendo además que les van a pillar a la primera revisión (me estoy acordando de cierto coreano) ¿Porqué no mentir cuando no te juegas nada a título personal si hay dinero por medio, y si te dicen algo siempre puedes decir que lo hacías por el bienestar emocional del paciente, o que el efecto placebo es muiy poderoso, o que las pruebas en contra no te parecen concluyentes, o.... 1001 excusas??

Paty C. Marin dijo...

Muy buena entrada :D

Tengo una amiga que nos ataca con sus agujas de acupuntura. Te hablaré de mi caso partícular: un día acabamos accediendo a que nos tratara, solo para ver si dejaba de darnos la lata. Mis demás colegas eran fans (más bien eran un poco simples) y tras el tratamiento, quedar hiper satisfechos. Yo, que soy MUY escéptica respecto a ese tipo de tratamientos (me considero bastante científica, me gusta la ciencia), tras la sesión, tuve exactamente el efecto contrario. En vez de quitarme el dolor de cabeza, me lo agudizó; en vez de quitarme ese pequeño dolor en los riñones, me provocó uno más fuerte; y en lugar de quitarme el insomnio, estuve una semana entera sin dormir...

Por cierto, existe una sola palabra para definir a los alternativos que se creen super guays: los gafapastas. Búscalo en Google, ya verás, ya :P

Un saludete ^^

Paquicéfala dijo...

¡Nunca mejor dicho, sí señor!

A mí me está tocando vivir en primera persona estos argumentos, siendo mi madre gran devota de todas esas supercherías, y mi padre, seguidor ignorante que se fía del inamovible (y militante) criterio de su mujer.

Uno de los argumentos que también se podría destacar de las pseudomedicinas es la INFALIBILIDAD (presunta, claro).

A mi padre le ha tocado vivir una enfermedad grave, ante la cual poco podía hacer el homeópata-macrobiótico que le estaba tratando hasta entonces. Por suerte, le remitieron al médico "convencional", y todavía hemos de dar las gracias, que casos desgraciados hay de curanderos chiflados que encima no reconocen sus limitaciones y se empeñan de dejarte morir tratándote con sus patrañas.

Sin embargo, esta es una de las cosas que me fascina... En el caso de mi padre, el homeópata reconoció su limitación, pero, claro, con una buena excusa. Y es que ellos atribuyen tus enfermedades a tu mal hacer y mal vivir, y su medicina, como es natural y NO INVASORA, es preventiva, por lo que, si la sigues a rajatabla, NO ENFERMARÁS, pero, si enfermas, es debido a que estás LIBERANDO TOXINAS o acusando los excesos de tu pasado de "vividor" (véase que has fumado, bebido o comido las terribles toxinas que hay en todo lo que no sea comida macrobiótica).

Así pues, mi padre se ha visto obligado a tratarse con la "nefanda" medicina convencional, pero, claro, está que trina. Y eso es porque, aunque los médicos han conseguido estabilizar su enfermedad con éxito, aún se encuentra bajo observación, y, además, todavía no le han garantizado al cien por cien que esté curado.
Y eso, por desgracia, es lo que mucha gente no quiere aceptar... que los que no son charlatanes no te garantizan que puedan curarlo todo. "Para más inri", los médicos le han dado diversidad de opiniones sobre su caso (que es complicado), cosa que mi padre no acepta... Está acostumbrado a que le den UNA opinión sólo, y además CATEGÓRICA ("esto es así porque el ying y el yang en tu cuerpo está descompensado...") ¿Qué es eso de que cada uno te dé una opinión que difiere en algunos puntos? Conclusión suya: una tomadura de pelo.

Dado que el homeópata macrobiótico reconoció su impotencia, y los médicos no son categóricos, ahora se van a buscar a otro matasanos de ésos que anuncian en Discovery D Salud (revista que consultan con asiduidad) y que ASEGURAN (sin vacilación moral alguna) que pueden curar el cáncer.

Y yo, claro, por más que intento dialogar con ellos, como si digo misa. Incluso me acusan de "estar de parte de toda esa parafernalia oficial del sistema" -el rollo conspiranoico-.

Monesvol, dame santa paciencia...

el chico de la consuelo dijo...

El inicio de este post me parece enmarcable...un profesor que tuve decía "que el saber si que ocupa lugar lo que no lo ocupa es la idiotez" y "estudiar es algo incómodo que sirve para aprender".

¿Nos damos cuenta que hablamos de navegar por internet y no profundizar por internet?

Lanzo otro nombre para el debate ¿punset hace divulgación o surfea por la ciencia?

José Antonio Peñas dijo...

Ni una cosa ni otra. Se limita a interpretar un personaje (el del profesor Siesta) sin profundizar lo más mínimo.

Phaskyy dijo...

La comparativa de punset con el profesor siesta ha sido.. jajjaja muy bueno ,si. En un principio me gustaba, pero ahora veo que si yo quisiera podría decir lo mismo (eso si, manejando mejor mi lenguaje). Lo comparo como esos libros de autoayuda que cuando los lees piensas.. oh sii, es verdad.. y te convence..pero solo dura lo que dura el libro.Poco mas.
Un saludo