Mujer iroqués

martes, 26 de noviembre de 2013

POR QUÉ SOY FEMINISTA (II)



Los últimos diez, doce años, me han llevado desde una postura, digamos, concienciada, a una actitud sobre el feminismo más comprometida y activa. ¿Porqué ha sido así?

Como ya he comentado en otras ocasiones, observo y analizo todo lo que me rodea, y lo que veo es que, en estos años, en vez de avanzar en pro de una igualdad real, nos hemos estancado en unas apariencias que le parecen bien a todo el mundo. O mejor dicho, a todo el que no tiene que sufrir la realidad.

Nos bombardean a diario con un ideal femenino. En los medios, en la publicidad, en el día a día... debes ser una gran profesional, mantener siempre tu aspecto impecable, estar en forma, vestir a la moda, tacones vertiginosos, la lencería más atrevida, depilarte, conseguir un peso optimo, ser la amante perfecta y, por supuesto, prohibidas las arrugas, canas, celulitis, ojeras... , envejecer esta vetado.

Claro que hay un modelo ideal masculino, pero sus costuras son mucho más holgadas. El madurito galán puede ligar con jovencitas porque sus canas le sientan bien, y en las comedias el gordo picarón se liga a la maciza. Pero nunca vemos a la chica gorda* conquistar al guapo, y la cincuentona que liga con jovencitos es presentada como una depredadora (¿no las llaman cougar?)

Las niñas no sólo reciben el mensaje de que su misión en la vida es hacer cocinitas, limpiar la casa e ir de compras  sino que además les indican que hay que agradar a los chicos. ¿Creéis que exagero? en el último carnaval pasé por la sección de disfraces INFANTILES del Corte Inglés.Los de niña eran de princesa-enfermera-hada-vampira, o de princesa-enfermera-hada aputonada (el de vampira es aputonado, sí o sí). Y en halloween se suma el de zombie aputonada. Por cierto, varios de esos disfraces incluían tacones altos y relleno en el pecho, al menos en las modelos fotografiadas (de 7 a 10 años)

Si salimos de las pantallas y bajamos a la calle, el panorama es desolador. Al comienzo de la crisis se despidió mayoritariamente a mujeres, y hubo políticos, empresarios y obispos justificandolo como lo normal, porque ese sueldo no era el importante, sino el que usaban las mujeres para sus caprichos, mientras el del marido era para vivir. Ergo lo normal es que la mujer dependa económicamente de otra persona.

La parte más dura es el maltrato. Tenemos a los que dicen que en realidad el maltrato de género no existe. Están los que dicen que sí, pero que antes no lo había**, luego el problema es que las mujeres se han independizado y por eso hay maltrato. Y luego los que afirman que en realidad los maltratados son los hombres y hay miles de muertos pero una conspiración del lobby feminazi con los medios ocultan los datos. Es más, esos miserables se presentan como víctimas y exigen la retirada de la ley al respecto porque hay denuncias falsas.

Sí, hay denuncias falsas, pero con las cifras reales en la mano (no las mentiras que difunden desde las asociaciones de maltratadores) no son más que las que hay en cualquier otro delito, y nadie exige la abolición de las leyes sobre la propiedad privada porque alguien denuncie en falso un robo. Por mucho que psicólogos, políticos o sociólogos busquen explicaciones alternativas, tras de la muerte de una mujer a manos de su pareja está su convencimiento de que esa mujer es de su propiedad.

En nuestra familia hemos vivido otra de las maniobras de ese hatajo de ratas, la exigencia de la custodia compartida. Sobre el papel, algo muy deseable. En la realidad, el modo de dejarle al maltratador un arma para seguir martirizando a su víctima: sus hijos. Como los puntos de encuentro o toda la parafernalia que rodea al falso SAP, la excusa favorita de los pederastas.

Y si señalas estas o cualquier otra injusticia, desigualdad o discriminación, enseguida salta el coro de lamentaciones, con tópicos como...

- La igualdad ya existe, luego el feminismo es innecesario.
- El rol femenino es natural y salirse de el es ir contra la naturaleza.
- Las feministas odian a los hombres y quieren esclavizarlos.
- Es mejor educar a las niñas por separado, porque son distintas a los niños.
Las feministas son.... (póngase feas, gordas, marimachos, malfolladas, tortilleras... cualquier apelativo relacionado con el aspecto físico o la sexualidad)
- Los hombres son tan víctimas como las mujeres porque el maltrato es recíproco.
- El  lobby de las feminazis-hembristas llena los noticiarios de mentiras.
- La culpa es de ellas por vestir como visten.

Traducción: si todo el mundo disfruta de mis mismos derechos y oportunidades, dejaré de ser un privilegiado, luego las cosas están muy bien como están***.

Sí. Me he radicalizado. Y no creo que vaya a atemperarme. Con la excusa de la crisis algunos sectores políticos (y no siempre de derechas, muchos izquierdistas prefieren a las mujeres en su sitio) intentan volver a los tiempos anteriores a Clara Campoamor, empezando por recortar la libertad sexual. Con la impunidad otorgada bajo mano por el gobierno, y el apoyo descarado de las facciones más rancias de la Iglesia española (Hazte Oir, Foro de la Familia, Camino Neocatecumenal...) los machitos rebuznan más y más. Y día a día, el hecho de ser mujer supone tener que luchar y soportar el doble para conseguir la mitad.

No, la igualdad no existe, y nos queda aún muchísimo por andar.

Me han llamado feminazi, hembrista, sometido, lametacones, marica, y algunas cosas más. Me resbala. Sé quien soy y sé además que cualquiera que use esos términos no merece ni un instante de mi atención.

Soy feminista. Y sólo dejaré de serlo el día en que, de verdad, ser feminista sea innecesario.

* Si es gorda, adelgazará y sorprenderá al guapo, que descubrirá que era una persona mucho más maravillosa que la rubia tetona. Pero antes adelgazará. Si es fea, se operará. Y en ambos casos, si tiene gafas, se las quitará.

** Lo que no había era denuncias, porque no era delito apalear a la mujer o a las hijas. De hecho, hasta primeros de los 70 matar a la esposa sólo era falta (no delito) si se aducían sospechas (que no evidencias) de infidelidad

*** Esto se aplica igualmente a los derechos de los homosexuales, y en los EEUU se usaron esos mismos argumentos en defensa de las leyes segregacionistas. Como si la igualdad de derechos mermara el valor de los mismos.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bien Joseantonio, pero no me asustes con esto de que te has vuelto radical y feminazi. Ya te imagino con las tetas al aire y francamente...me costaría varios años de terapia superarlo.
Por otra parte ayer fue un día que deberá quedar marcado en los anales de la lucha feminista: tras 15 años de encarnizada cruzada casera contra la educación materna ( que te voy a contar que tu no sepas) J me anunció orgulloso que Se ha planchado 2 camisas y un pantalón. Tal vez sea debido a los aires andinos, o el soroche, pero puedo afirmar que es un pequeño paso para la humanidad, pero un gran salto para mi hombre.

José Antonio Peñas dijo...

¿Perdona? que sepas que desde que corro mis desnudos han ganado en firmeza y pellizcabilidad, querida.

¿Planchó ropa? ¿Y el universo no colapsó? Lo que demuestra que Dios no existe (aun no sé como lo demuestra, pero tú dame tiempo)

lyuti dijo...

Varios: Siempre hay insultos muy ocurrentes, el de feminazi me tiene deleitada.
Lo peor es la cantidad de cultureta machista basura que tenemos interiorizadas y repetimos sin darnos cuenta. Lo hacemos tod@s.
El patrón oro rosa-niña-casa-guapa, con su variante zorrilla es el filón de los jugueteros. Da pena, cuando por fin se repara en las niñas es para venderles esto.
Otro filón publicitario lo ha encontrado la iglesia con el aborto. Publicitario, se limitan a lanzar eslóganes.
Y sí, a más crisis, más presión sobre nosostras.

Irene dijo...

Es gracioso cuando critican a las feministas porque igual quieren que le cedan el puesto en el bus o que les abran la puerta. Si yo colectara una moneda por cada rechazo a cada puerta que he abierto a un hombre, o cada "pasa tu primero" o cualquiero otro "acto de caballero", no tendria que preocuparme por el fondo de pensiones. Asi que ni lavan ni prestan la batea.

KatieSony dijo...

Lo más duro de esta situación es que a nosotras se nos inculca culturalmente desde el nacimiento. La mayoría de cosas de bebé se venden en formatos rosa y azul, hasta la industria de juguetes te dice que tienes que maquillarte y para colmo McDonald's hace menús para niño o niña en los que sólo cambia el juguete.

Cuando intentas salirte de los esquemas, las mujeres que los aceptan y aprueban te miran mal y se sienten "ofendidas" porque no te comportas/vistes como una mujer. Por ejemplo, mi abuela:
ABUELA: Una señorita no dice esas cosas tan feas.
KATIESONY: Entonces mi hermano no pasa nada porque diga tacos, ¿no?
ABUELA: ¡Pues claro que no! Pero en una chica queda peor.

Y así constantemente. Eso sí, es divertido cuando aprendes a trollearlas, se contradicen solas =)

David dijo...

Buena recopilación de buenos argumentos, te lo robo. Aparte, yo añadiría el mío: puro egoísmo. Quien quiere decirle a las mujeres qué hacer con su vida y cuerpo también quiere decírmelo a mí, por mucho que me permita más que a ella los cojones me va a decir dónde puedo meterla un cura.

David dijo...

Se me olvidaba, lo de los niños es flipante, lo curioso es que el tema se planteaba hace tiempo y de repente dejó de interesar, como si se hubiera solucionado solito, o algo. El rosa es algo así como la lepra, pero en Kish.