Mujer iroqués

sábado, 21 de febrero de 2015

REPASANDO 2014


2014 ha sido un año extraño, lleno de altibajos personales, laborales, anímicos... pero ha llegado a su fin y, como cada 12 meses, llega el momento de darle un repaso (con mucho retraso, enero y febrero han sido muy apretados) a mi trabajo. Y en ese aspecto, no puedo quejarme. Sí, vale, por los monises sí, trabajo el doble para ganar menos, y un par de clientes (exclientes, evidentemente) me han dejado un bonito agujero de impagados. Pero en lo que se refiere a mi propia valoración personal, como autor, ha sido un gran año, y he hecho cosas que antes no me hubiera atrevido a plantearme.

En el apartado de las infografías, mirando hacia atrás veo que estaba atascado en un cómodo sota-caballo-rey. Por suerte no trabajo solo y hay algunas personas (Santi, Óscar, Pampa...) que no dudan en espabilarme (y nada como una colleja a tiempo para desbloquear la cabeza) y ponerme a pensar.

Cuando has hecho, no sé, 600 mapamundis en los últimos 25 años, empiezas a sentirte un poco bloqueado. Sin embargo siempre hay un modo nuevo de representar las cosas, y jugar con tizas y pizarra fue una solución ligera y divertida para un tema que, a priori, era de lo más árido.


El despiece del Dreadnought no tuvo ningún elemento novedoso, sólo mi puntito de orgullo profesional, el decirme, no voy a hacer un buen trabajo, voy a hacer un trabajo aún mejor. Y, perdonadme la inmodestia, lo logré: mi imagen no tiene nada que envidiar a las mejores de las editoriales especializadas como Osprey. Dado que mis primeros trabajos, allá en los 80, fueron perfiles navales, esto ha sido rejuvenecedor.


También he mejorado a la hora de narrar. Sí, narrar, porque si tienes
que explicar un proceso, estás haciendo una narración con elementos gráficos. Ya sea buscando el realismo tridimensional (ficticio, porque en realidad esas imágenes de microorganismos son abstracciones) o reduciendo todos los elementos a lo más esquemático, incluyendo la gama de colores, como en el ciclo de la fasciolasis (aunque ahora, a toro pasado, veo que podría haberlo resuelto con sólo tres tonos, tengo que mejorar)

O en dos tonos, como en esta gráfica donde tuve que agrupar un montón de datos de su padre y de su madre sobre el crecimiento de la población, y salí bastante airoso, a mi (no) humilde entender. Y mira tú por donde, ahí tenemos otro mapamundi que no cansa la vista ¿el 601, ya? un día de estos tendría que hacer un recuento.

El trabajo puramente técnico también tiene su encanto, y siempre es un placer resolver un problema con un poco de creatividad. En este caso necesitábamos una composición con objetos de su padre y de su madre (recuerdos de las trincheras) y, decidido el fondo (adoro la arpillera), ya todo fue ajustar luces y sombras. No es perfecto pero da el pego ¿no?


Y en ocasiones un simple fotomontaje puede ser un trabajo de órdago. La imagen de Alcalá en ruinas es una de las mejores portadas que he hecho en años, De nuevo, un trabajo de equipo, apoyado por docenas de sugerencias útiles.

No obstante, por mucho que me guste el retoque o se me de bien organizar una infografía, ante todo soy ilustrador, y es ahí donde realmente disfruto, antes, durante y después del trabajo.


Sé que sueno creído y encantado de conocerme, pero si he sido capaz de reconstruir 9 especies de pingüinos extintos, incluyendo algunos cuyos restos se reducen a un par de huesos, creo que tengo derecho a estar un poquito pagado de mí mismo ¿no? y ojito, que los pingüinos son dinosaurios, precisamente los únicos dinosaurios marinos verdaderos (y son tan monos...)

He pintado mucho en estos doce meses, le estoy volviendo a coger el gusto a los pinceles (virtuales, pero pinceles al fin y al cabo). Esos pingüinos tienen detrás muchas horas de dibujo, y muchas muchas pinceladas Y aunque el Sketch ha resultado al final demasiado limitado, parece que he encontrado una app medio razonable, ArtRage, a ver qué tal.


También he jugado con los estilos, y he conseguido cosas muy interesantes, desde el dibujo medievalista del calendario del milenio (con un curioso descubrimiento relacionado con el Libro de Horas del D. de Berry) hasta el Nietzsche atormentado de la serie sobre migrañas. En ambos casos, las instrucciones fueron hazlo a tu aire, que puede sonar a No tenemos ni idea pero a mí me suena a Confiamos en tu criterio.


A eso me sonó cuando me pidieron una ilustración sobre osos y neandertales, y ahí eché el resto. Según leí el tema tuve clara la imagen y ya fue simple cuestión de técnica: 3D como base, y un fin de semana entero retocando el render en photoshop hasta conseguir ver en pantalla lo que tenía en la cabeza. Estoy especialmente orgulloso de esa escena, hasta el punto de haber contado su historia en otra entrada anterior.

Pero, de todo lo que he hecho en 2014, lo que más me enorgullece es mi recreación de un poblado iroqués. Me dijeron haz algo diferente y creo que, de lejos, es mi mejor trabajo en mucho tiempo, composición, luz, color... incluso verosimilitud, ya que José M. Mulet me hizo algunas interesantes apreciaciones sobre el maiz, y mi sobrina Yancy también añadió otras. 

Aunque, en realidad, lo que verdaderamente me enorgullece es el detalle de la mujer cosechando (cuyo desarrollo podéis ver al comienzo de esta entrada). Creo, sinceramente, que he logrado una imagen muy bella, y me va acostar superarla: esta vez, yo mismo me he puesto el listón muy alto.

* Imágenes
_ Mapamundi del crimen organizado: publicado en Muy Historia (número dedicado a la Mafia)
_ HMS Dreadnought: publicado en Muy Historia (número dedicado a la Primera Guerra Mundial)
_ Terapia inmune: publicado por la Agencia Sinc
_ Fasciolasis: publicado en Muy Interesante
_ Superpoblación: publicado en Muy Interesante
_ Recuerdos de las trincheras: publicado en Muy Historia (número dedicado a la Primera Guerra Mundial)
_ Alcalá: publicado en Muy Interesante
_ Evolución de los pingüinos: publicado en Muy Preguntas y Respuestas
_ Mes de Julio: publicado en Muy Historia (número dedicado al milenio)
_ Nietzsche: publicado en Muy Salud
_ Neandertal: publicado por la agencia Sinc
: Iroqueses: publicado por Muy Historia, número dedicado a ntaivos americanos

4 comentarios:

Sus dijo...

En cuanto a la verosimilitud de la última ilustración, ganaría, a mi entender, si los cazadores trajeran la pieza, al menos, destripada. Si cazas suficientemente lejos de casa es pura economía del esfuerzo.

José Antonio Peñas dijo...

Cierto. Ahí me dejé llevar por lo puramente estético

Anónimo dijo...

No creas, en esa ilustración estamos asistiendo (aunque el autor, por modestia, no lo diga) al nacimiento de los callos con chorizo, de ahí el no destripe.

C. Martín dijo...

Enhorabuena por tu trabajo, buen año, pardiez.