Mujer iroqués

sábado, 19 de junio de 2010

El clítoris y otros misterios (I)

Voy a hacer una afirmación que, a priori, puede resultar escabrosa: soy un gran entendido en coños.

Antes de que visualicéis a un obseso enfermizo al que evitar por las calles puntualizaré: debido a mi trabajo, mi estrecha relación con mis amigas, mi curiosidad y mi carácter obsesivo compulsivo conozco detalladamente la anatomía y funcionalidad de los genitales femeninos. Podría haberlo expresado así desde el principio, pero creo que he logrado atraer vuestra atención ¿verdad?

Un pelín rarito sí que lo soy, porque encuentro que el coño es una preciosidad anatómica y una prueba de la inexistencia de Dios ¿iba a crear nadie un órgano tan bonito para señalarlo como fuente de todo pecado? ergo Dios no existe (o existe y es un cabrón, otro día podemos debatirlo). Pero dejemos el tema general del coño y centrémonos en el elemento que da nombre a esta entrada: el clítoris.

En los comienzos de mi carrera profesional, allá en el pleistoceno, colaboré con una revista dedicada a salud y calidad de vida. Ahí realicé mis primeros trabajos de anatomía con la ayuda de mi amiga P, que me facilitó toda la documentación posible (hablamos de los tiempos anteriores a internet, así que su apoyo fue muy valioso) y en más de una ocasión me asesoró a la hora de desarrollar alguna ilustración.

Si lees esto, P, quiero que sepas que cuando pienso amiga siempre te veo a ti: eres un tesoro. Gracias por tu ayuda y por mil cosas más.

Dada mi naturaleza inquisitiva procuré aprender todo lo posible sobre el cuerpo humano y eso me fue de gran ayuda cuando empecé a trabajar con Geo y Muy Interesante. Entonces, hace seis años, me propusieron hacer una serie de ilustraciones sobre el cuerpo humano, cada una dedicada a un apartado funcional: la vista, el oído, la circulación de la sangre, el conjunto oseo muscular, la respiración… y el sexo.

Como base documental contaba con los  atlas anatómicos  Sobotta y Netter. Ya los había manejado en otras ocasiones y supuse que no tendría problemas para localizar la información necesaria. La ilustración debía combinar la anatomía externa e interna de los genitales y me pareció interesante ofrecer una imagen detallada de la estructura del clítoris. No recordaba exactamente como eran las láminas correspondientes en los atlas, pero pensé que sería sencillo interpretarlas. Entonces vino la sorpresa: no existían.

Para entendernos: el Netter y el Sobotta muestran en detalle TODO el cuerpo humano, masculino y femenino. No una ilustración por órgano, sino muchas, con cortes en diferentes direcciones y vistas desde ángulos dispares para apreciar los elementos más nimios. TODO el cuerpo humano salvo el clítoris.

Me dije, al ser un órgano pequeño bastará con las imágenes generales de la vagina, así que fui a ellas y me llevé otra sorpresa: de pequeño, nada. Estaba la imagen clásica con los labios mayores entreabiertos mostrando en la parte superior el glande del clítoris, la cabeza del conejito sin orejas ¿recordáis? luego un primer corte con el vestíbulo vaginal y, sobre él, un corte circular del clítoris. El siguiente mostraba dos estructuras cilíndricas. Otros cortes mostraban que éstas se dirigían hacia los laterales de la vagina y se ensanchaban muchísmo. Con esas secciones y alguna documentación que me facilitó un servicio de ayuda a la mujer de la Comunidad de Madrid, dibujé la estructura que podéis ver en la cabecera de la entrada. Su posición en el cuerpo es abierta, se curva hacia abajo a partir del punto donde muestro el corte y los cuerpos cavernosos quedan situados a ambos lados del canal vaginal, pero opté por representarlo así para compararlo con un corte del pene.

No tendría porqué haberme extrañado: entiendo un poquito de embriología y sabía que el clítoris y el pene son órganos homólogos y se estructuran a partir de la misma parte del embrión cuando éste inicia su diferenciación sexual. Era lógico que se parecieran muchísimo, pero me sorprendió porque jamás había visto una sola imagen de la anatomía del clítoris.

Incluso hoy en día, si buscamos en Google, junto a imágenes anatómicamente correctas encontramos ilustraciones erróneas, en las que está representado como un cuerpo de apenas dos o tres centímetros de longitud. La causa de tanta inexactitud es, cómo no, el machismo. El clítoris no está relacionado con la reproducción o el aparato digestivo: su única actividad conocida es dar placer a su poseedora, y dado que hasta hace medio siglo nadie (nadie masculino) consideraba importante el placer de la mujer,  el clítoris no interesaba. Incluso algunas escuelas médicas consideraban el orgasmo femenino como una patología y aconsejaban la extirpación (cliteridectomía) como remedio contra la histeria y la consunción femenina. Bravo y hurra.

Ya en 1559 el hombre que hizo la primera descripción moderna del clítoris, el médico paduano Renaldo Columbus, se vio enfrentado a un juicio inquisitorial, siendo acusado con estos dos argumentos:

1.: Aristóteles no describía semejante órgano, luego no existía
2. Si existía, Aristóteles lo había descrito, luego él no había descubierto nada

(¿He mencionado ya que Aristóteles me cae muy, pero que muy mal?)

Renaldo, que logró salir airoso del juicio, quiso llamar a su descubrimiento Dulzura de Venus, ya que era el lugar del placer de la mujer. Por desgracia no lo logró y el anodino término clítoris entró en la literatura médica, sin menciones a su estructura o utilidad. Y así hasta nuestros días, cuando el orgasmo femenino ha dejado de ser un tabú, pero la anatomía del órgano que lo produce sigue siendo desconocida por la mayoría de la gente, incluyendo muchas mujeres.

Alguien dirá ¿y qué? sabemos que da placer así que ¿para qué más? Craso error, porque conociendo su estructura es posible mejorar su uso. Por ejemplo, al hacer un cunnilingus muchas personas se limitan a acariciarlo con la lengua de forma homogénea, o chuperretearlo como un chupachup, pero dada la estructura del glande la caricia es más eficaz si de cuando en cuando nos concentramos en la parte inferior, el frenillo, ya que al igual que en el pene la sensibilidad es ahí mucho mayor. Además las terminaciones nerviosas se concentran no sólo en la cabeza del glande, sino también en el tronco, la parte que va de la bifurcación a la punta, y es posible estimularlo desde abajo, acariciando la pared superior de la vagina, a unos cuatro-cinco centímetros tras la apertura de los labios, donde se nota un ligero abultamiento cuando aumenta la excitación y el clítoris entra en erección (el célebre punto G, que no es tal punto). Otra forma de actuar sobre ese tramo es situando los labios sobre el glande, formando un pequeño vacío y ejerciendo una suave succión rítmica, es decir, practicándole una felación con la presión justa como para que el glande y el capuchón del clítoris describan un pequeño vaivén en nuestros labios. He dicho suave: señores, no es la rueda del ratón ni un M&M, hay que tratarlo con cariño, no como si quisiéramos batir un record olímpico.

¿No dicen que en la variedad está la riqueza? Pues no hay dos clítoris iguales. Van desde diminutas cabecitas apenas perceptibles tras el capuchón hasta los asombrosos clítoris de algunas mujeres brasileñas, que en erección sobresalen hasta cinco o seis centímetros para pasmo de los ignorantes ¿que tendrá Brasil, que contiene tanto prodigio?

Un inciso: hace unos meses algunas diputadas de la oposición se burlaron agriamente de una iniciativa  de la Administración, destinada a elaborar un mapa del clítoris. Con ello demostraron su ignorancia, su mala fe o ambas cosas a la vez. No se trata de un plano para enseñar a las niñas a hacerse pajas, sino de un estudio sobre la inervación del glande del clítoris (que no está correctamente identificada) para ver la viabilidad de practicar una cirugía de reconstrucción a las mujeres que han sufrido una ablación. Se puede discutir la conveniencia de realizar ese estudio con prioridad a otros (personalmente lo veo conveniente ahora y debería haberse hecho mucho antes) , pero en ningún caso se trata de una frivolidad.

Bueno, a estas alturas mi fama de depravado psicótico estará ya firmemente establecida, luego no merece la pena seguir insistiendo en el tema. En alguna próxima entrada trataré otro interesante misterio, el de la eyaculación femenina, pero dejaré pasar un tiempo a ver si entretanto recupero alguno de los lectores/as que habré espantado con esta entrada, quizás con algún texto lleno de salves a María.

O puede que no me merezca la pena recuperar a quien se espanta con demasiada felicidad. Total, mi imagen ya no puede empeorar mucho más …

43 comentarios:

Caótica dijo...

Pues no sé a cuántos lectores habrás perdido con esta entrada. Pero has ganado una fan.

Aun existe gente que se piensa que una es rara por que no tiene orgasmos con penetración.

Lo dicho, esta entrada ha hecho que te conviertas, ante mis ojos, en una especie de semidios.

Guillermo Navalón dijo...

Bravo!!

pampa dijo...

En tu próximo cumpleaños te vas a llevar este regalo para decorar tu despacho:
http://losplaceresdelola.com/product_info.php?products_id=1848

Anónimo dijo...

Peñas, eres lo más!
Tu artículo de hoy es grande, grande!
Un besazo

Loreto

Teresa, la de la ventana dijo...

Si pierdes un lector por un post como éste, es que no lo merecías, así que no sufras.

Estoy impaciente por una segunda y/o tercera parte...

molinos dijo...

Genial!!! ...muchos recuerdos desde la fiesta infantil en la que voy a matarme con gintonics conMaria que esta aqui a mi lado.

molinos dijo...

Genial!!! ...muchos recuerdos desde la fiesta infantil en la que voy a matarme con gintonics conMaria que esta aqui a mi lado.

José Antonio Peñas dijo...

Caray, qué éxito. Voy a tener que replantearme mi línea editorial.

Pero no, me sentiría raro si no hablara de dinosaurios. Por cierto, este mes mis follasaurios salen a kiosko en Muy Interesante.

Ahora que lo mencionas, Caótica, el coño demuestra la inexistencia de DIos, pero no tengo las cosas tan claras con los semidioses.

Pampa, pongo a DIos por testgo que lo pondré en la estantería fente a mi silla, entre el muñeco Mr. Increíble y Rita (la de Flushed Away)

Lore, estoy impaciente por ver tu rediseño: ayer estuve por suplicar que me lo enseñaran

Teresa, de momento habrá segunda parte. Pero ants tengo que liarme la manta a la cabeza con otros textos (cosas de frikies)

Lo de los gintonics me suena, Moli. Me he tenido que tragar un montón de fiestas de peques y acabas por entender que tanta madre se de a la bebida. Si ves a María hoy dala un besazo, a ver si logro quedar a comer y se lo doy en analógico

Caótica dijo...

El coño puede demostrar la inexistencia del Dios cristiano, ese que se inventaron quienes construyeron la iglesia para oprimirnos, pero no demuestra la inexistencia de un dios pagano y hedonista.

VIVA EL COÑO! El origen del mundo!

José Antonio Peñas dijo...

Guillermo ¿eres tú el Guillesaurus que he visto en algún blog de paleo? Es que he visto que tienes un nick willysaurus de hace un par de años

José Antonio Peñas dijo...

Bien, dicho, Caótica. Un hurra por la Morrigan, la triple señora, y otro por Afrodita, Dionisos y Príapo.

Romperé una lanza por la penetración: es la caricia más cercana e íntima que puedo imaginar, y si te frenas un momento mientras tu chica se corre, notar el movimiento de su orgasmo a tu alrededor es una sensación alucinante

Anónimo dijo...

Caótica, diosa!

Loreto

De Argentina dijo...

Wow! Porqué algo tan feo (de aparencia) es tan hermoso...
El clítoris también influye en la eyaculación femenina, no sólo está para dar placer....
Al parecer el clítoris y el pene grande tienen que ver con el color de la piel... malditos negros suertudos:P
será porque al no estar en una región donde no hace frío , y por tanto hay mucho sol (que oscurece la piel) no hay necesidad del "achicharramiento" de los miembros... como pasó con la cola del mamut ?

Tenemos varias cosas en común , yo tmabién analicé a fondo las características del clítoris ( aunque por práctica, mas que por lectura jiji) :)
Y también me crié entre mujeres (4 hnas), y no sólo eso puedo asegurar que soy de los pocos hombres que tienen amigas femeninas sin que haya atracción sexual:)
Aunque no por esto quiere decir que sea medio "amariconado" Soy bien machote :P

José Antonio Peñas dijo...

Pues estoy pasando lista a mis amigas y me temo que todas me atraen sexualmente.

Algunas de ellas, muchísimo. Es un sinvivir

José Antonio Peñas dijo...

Y algún hombre, también. Muy pocos, pero a veces se me cruza algún varón que me hace pensar quién fuera mujer.

Hoy por hoy, pues no, pero si algún día me animo y lo pruebo prometo una entrada con todo lujo de detalles

Anónimo dijo...

Deberían publicar parte de tu artículo en el dorso de las cajas de condones... Tere

De Argentina dijo...

jejeje muy buena tere....

Yo le digo "amiga" a mis 2 amigas que con una me crié desde pequeño y otra no me atrae físicamente.
Luego tengo a las "amigas" que yo les digo mis "novias" jejeje, que con ellas, nos saludamos con un beso en la boca e imaginate el resto :)
(Aunque no lo creas este chaval freaky tiene mucho "levante" (atractivo))
Cielos! Sí eres un tano "mariposón"
Para contar las incursiones homosexuales, por cierto yo dos veces nomás vi un hombre que me pareció guapo, a mi ídolo,
(un cantante), por lo demás soy bien bien machote....
Yo charlé contigo en facebook, ahi puedes ver mi apariencia, cuando te pregunté acerca de tu foto de perfil "asusté a varios niños ese día" jejeje tu sabrás :)

Anónimo dijo...

Realmente interesante... gracias.

Mónica Quesada Juan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mónica Quesada Juan dijo...

Madre mía, el sonido de mis aplausos no me permitían concentrarme al final! Podría coger tu imagen para futuras entradas?

No me ha gustado la entrada...ME HA ENCANTADO!

José Antonio Peñas dijo...

Gracias, Mónica, y sí, puedes usar la imagen

Miguelón dijo...

"Para contar las incursiones homosexuales, por cierto yo dos veces nomás vi un hombre que me pareció guapo, a mi ídolo,
(un cantante), por lo demás soy bien bien machote...."

Bueno, De Argentina, si lo piensas bien nadie es tan heterosexual como para no saber evaluar la belleza de un miembro del propio sexo. Aunque sólo sea para sopesar nuestras posibilidades frente a un posible competidor por la atención de las damas...:P


"Hoy por hoy, pues no, pero si algún día me animo y lo pruebo prometo una entrada con todo lujo de detalles"

De momento sólo te pido que la segunda parte no se haga esperar demasiado ;). Genial la entrada.

Irene dijo...

Este artículo me ha venido muy bien, justo cuando estaba considerando unirme a las filas de los asexuales... Me has dado material de exploración. Por cierto, ¿tú crees que la asexualidad es una tendencia sexual como la homo y la hetero?

Anónimo dijo...

Para ser sincera me parece interesente y constructivo o mejor dicho satisfactorio todo lo que dices, opinas y dejas entrever...pero me parece escaso. Creo que podrías decir mucho más, matices, similitudes entre'puntos' G u otros... Estoy segura de ello, y dar luz a mucho oscurantismo y vergüenza retrograda especialmente por cultura familiar y social... ¡espero más, maestro! Beso LM

José Antonio Peñas dijo...

No lo tengo claro, Irene. Yo veo la asexualidad como una opción de otro tipo, más bien defensiva.

Sufrimos un bombardeo continuo de mensajes que nos exigen ser semidioses de cuerpoperfecto, piel eternamente joven, sexualmente hiperactivos y exitosos profesional y socialmente. Un bombardeo que, casualmente, machaca mucho más a las mujeres.

Es normal que haya personas que se hartan de esa presión y deciden dejar el campo de juego, y hay quien pese a todo sigue adelante para descubrir que la supuesta felicidad y perfección que le prometen no es más que un globo de aire caliente, y hacen lo mismo: abandonan la partida.

Dado que el sexo se nos vende como una de las metas a batir, casi una obligación (debes ser incansable como amante, estar siempre disponible, estimular la fantasía de tu pareja, aprender los mejores trucos, probar las posturas más arriesgadas, experimentar con la chorrada de moda ya sea el swinger o el fetichismo, mantener un cuerpo entonado… es lógico que la gente decepcionada opte por dejar a un lado su sexualidad y busque otro tipo de cosas. Eso convierte la asexualidad en una opción ajena a los gustos sexuales: se rechaza algo que ha dejado de ser un placer para convertirse en una carga

José Antonio Peñas dijo...

Por cierto, gracias por tu comentario, casi me has sacado los colores

José Antonio Peñas dijo...

Todo se andará, LM, y gracias por tu interés, porque viniendo de ti resulta aún más gratificante. Esta noche viene la segunda entrada, y en una tercera hablaremos de alguno de los asuntos que mencionas, así que espero no decepcionarte.

Irene dijo...

Me has sacado las lágrimas... porque sí que ha sido pesada esta carga. Lo que no estoy segura es si ha sido por la presión de las parejas a favor, o la de mi padre ya fallecido en contra... Pero eso ya es para el loquero. Cariños

José Antonio Peñas dijo...

Epicuro de Samos, el único filósofo griego decente, decía que el objetivo de la vida es el placer (porque el placer aleja el dolor) pero también decía que si el placer se convierte en una servidumbre, deja de ser placer. Por desgracia eso pasa más de lo que la gente cree.

La opción más sensata es no renunciar a nada, pero si follar agobia, no es mala opción dejarlo un tiempo aparcado y luego decidir si te apetece, y cuándo, cómo y con quién te apetece. Y al que no le guste, aire, sea médico, amigo, ligue o lo que sea, que esto no es una olimpiada ni una palestra, es nuestra vida.

Paranoica empedernida dijo...

Sabio el post y sabios los comentarios.

Muchos de mis amantes deberían leerte (y Dios también).

Paranoica empedernida dijo...

Gracias por la visita y por los coment, cacho carne. ;)

Akane Miyano dijo...

Wow, me encantó la entrada :D
Mis felicitaciones, espero ver la siguiente pronto ^^

José Antonio Peñas dijo...

Gracias, Akane. Tienes otras dos entradas más que siguieron a esta pero de momento no escribiré más sobre el tema para centrarme un poco en dinos y otras tareas (tengo en marcha un par de entradas sobre racionalismo que sospecho aburrirán a medio mundo, pero me apetece rascar esa heridilla)

He seguido tu enlace y veo que eres del gremio, e indagando un poco más he visto tu cara. Sólo puedo decir una cosa: ¡ADORO LAS PECAS! y las tuyas te quedan geniales

Yamiela dijo...

interesante ddivertido ... y con muchar razon gracias por enseñarme algo mas sobre... mi cuerpo de a poquito te seguire leyendo ... una mas para oirte.. si no será para leerte. Exitos y más inspiración

Sex Shop dijo...

Muy buenooo!!!!!!!!!

Madamer dijo...

Muy bueno!!

Y como dice Caótica y yo añado: "Todavía hay gente que niega la existencia del punto G"

José Antonio Peñas dijo...

Bueno, de eso hablo en la parte tres.

grotesque dijo...

MUY BIEN, DONDE PUEDO LEER MAS DE TUS ENTRADAS ??

José Antonio Peñas dijo...

errr... en este blog. A la derecha de la entrada está el archivo

Cio dijo...

Oh! por favor más hombres como tú,
excelente artículo, es el primero que leo tuyo. De los lectores que hayas perdido, bueno ganaste una :D

Cesar Becerra dijo...

Seré breve y concreto. Simplemente, excelente articulo.

LIBE LI dijo...

Jose Antonio, muy pero que muy buena entrada!!! Gracias por dejarla en mi blgo. Abrazo!

paoo dijo...

Muy buen articulo, me voy a buscar las siguientes partes.